Reservas internacionales

La reserva internacional es el depósito de divisa extranjera que tiene un país y que es controlado por el banco central de dicho país. Las monedas típicas de reserva son el dólar y el euro, seguidas por los yenes, los francos suizos y también la libra esterlina. En ocasiones también se reserva una cantidad de oro.

La reserva es el recurso con el que cuenta el país para afrontar los pagos tanto de los bienes importados en el extranjero, como de la deuda externa o el abono de intereses. Por tanto, una cantidad importante de divisas en las reservas internacionales garantiza la capacidad de pago, mantiene la estabilidad de la moneda nacional y disminuye los riesgos ante posibles crisis o ataques especulativos. Por ejemplo, en caso de crisis económica o aumento alarmante del desempleo, puede emplearse la reserva para paliarlo.

El banco central puede usar las reservas internacionales también para intervenir en el mercado de cambio de divisas. Por ejemplo, si se desea evitar que la moneda nacional pierda valor en comparación con monedas extranjeras. Para ello el banco central debe definir unos parámetros en el precio de la moneda extranjera para que, en caso de sobrepasarlos, el banco pueda vender las divisas de la reserva y estabilizar su valor. Así que cuantas más reservas internacionales posea un país, más seguridad tiene para defender el precio de la moneda propia y evitar su devaluación.

A la inversa, para evitar que el valor de la moneda local sea demasiado alto, se puede comprar más moneda extranjera y así garantizar la competitividad de los productos nacionales que se venden en el exterior.

Poseer importantes reservas internacionales da al país más opciones a la hora de influir en el mercado monetario internacional. Ahora bien, esto también provoca unos gastos de oportunidad por la diferencia existente entre los rendimientos de la deuda del país y los de los activos en forma de deuda de los países que emiten la moneda de reserva.

Los expertos en economía no se ponen de acuerdo en cuanto a la cantidad concreta que debe destinarse a reservas. Unos consideran que es más útil invertir ese capital en la economía real del país en lugar de mantenerlo reservado, mientras que otros postulan que merece la pena mantener las reservas por el riesgo que supone para la economía verse expuesto a una crisis por no tener reservas con las que afrontar, por ejemplo, el pago de deuda.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.