Resolución de contrato por cumplimiento tardío del mismo

Por

Todo contrato bilateral lleva implícito la condición resolutoria del mismo por incumplimiento de una de las partes, según lo dispone el artículo 1546 del código civil.

Se entiende que las partes incumplen cuando llegado el momento o la fecha acordada para satisfacer la obligación adquirida, no se cumple, pero ¿qué sucede si se cumple luego de esa fecha, es decir, tardíamente?

El simple hecho de incumplir habilita a la otra parte para que  pueda exigir la resolución del contrato con indemnización si esta procediere, pero si la otra parte cumpliere tardíamente, la posibilidad de resolver el contrato depende de si la contraparte aceptó o toleró el cumplimiento tardío.

Así lo recuerda la sala civil de la Corte suprema de justicia en sentencia 4844 del 21 de septiembre de 1998:

«En consecuencia, (…) lo cierto es que imperativos de justicia y de repulsión al abuso del derecho, llevarían de cualquier modo a considerar que cuando el plazo pactado es esencial al negocio, o cuando su infracción acarrea la decadencia del fin práctico perseguido por las partes, o, en general, cuando surja para el afectado un razonable interés en la resolución del mismo, el cumplimiento retardado no puede enervar la acción resolutoria, a menos claro está, que éste lo hubiese consentido o tolerado.»

Es claro que si el afectado tolera o acepta el retardo, no puede luego solicitar la resolución del contrato.

Luego, la corte en sentencia SC1209 del 20 de abril de 2018 con ponencia del magistrado Aroldo Wilson Quiroz Monsalvo dijo:

«La razón que de ser de dicha mutación, esto es, poseer potestad resolutoria con base en el incumplimiento de su contraparte a estar desprovisto de ella, deriva del consentimiento que expresaron para que fuera acatada la promesa de permuta de forma atrasada, al punto que actuaron activamente para alcanzar este resultado.

Por ende, la resolución deprecada en la primera pretensión del libelo genitor del litigio era inviable, puesto que la infracción en que incurrieron los demandados fue subsanada con posterioridad y con el consentimiento de los reclamantes, mas no porque hubiera existido incumplimiento mutuo como desacertadamente lo consideró el juez ad-quem.»

Se puede afirmar que la legitimación para solicitar la resolución del contrato se mantiene mientras exista incumplimiento, pues una vez se cumpla, así sea tarde, y la parte acepte ese incumplimiento, se pierde legitimación.

Ejemplo:

Supongamos que el típico caso del contrato de promesa de compraventa donde se pacta firmar la escritura de compraventa respectiva el 20 de agosto.

Si llega esa fecha y el vendedor no cumple con su parte, ya hay incumplimiento, pero si el comprador acepta que la escritura se firme el 30 de agosto del mismo año, hay cumplimiento retardado, pero como hubo tolerancia a ese incumplimiento, ya no puede exigirse resolución de contrato pues obviamente la contraparte aceptó que se cumpliera tardíamente.

Si la parte afectada por el incumplimiento ya no tiene interés en el negocio, debe exigir la resolución del contrato de inmediato, o puede otorgar un plazo cualquiera, pero en todo caso tendrá que demandar antes de que se concrete el cumplimiento tardío, pues de lo contrario implica que se está de acuerdo con ese cumplimiento extemporáneo.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.