Respeto y colaboración entre colegas no puede ser sinónimo de “complicidad”

El artículo 37 de nuestro código de ética, en su numeral 9, contempla que en las relaciones del contador público debe siempre observare el respeto entre colegas, lo cual, por ser un código de comportamiento, debe ser de obligatorio seguimiento.

El respeto y colaboración entre colegas, no puede llevar a que en la eventualidad que un colega cometa una infracción grave al código de ética, no sea informado a la Junta central de contadores.

Lamentablemente, algunos colegas actúan de forma irresponsable, antiética y ni siquiera el cliente afectado por su comportamiento, decide realizar la respectiva denuncia.

Nos corresponde a nosotros el denunciar a los colegas que presentan comportamientos graves en contra de la dignidad de nuestra profesión, pues este tipo de hechos aislados, son los que golpean la imagen y prestigio de la profesión, algo que no se debe permitir.

En cierta forma, el permanecer en silencio frente a comportamientos antiéticos de nuestros colegas, es complicidad, puesto que estamos permitiendo que estos casos, además de suceder, permanezcan impunes y sigan sucediendo.

No debemos dejar de lado, que nuestra principal responsabilidad está con la sociedad, con nuestros clientes, y si permitimos la degeneración de nuestra profesión, estamos permitiendo que se afecten los intereses de la sociedad y clientes a quienes les debemos un gran compromiso.

Entre colegas siempre debe existir respeto, colaboración, apoyo desinteresado e incondicional, pero nada de esto debe evitar denunciar actos antiéticos, o al menos un llamado de atención, que también se puede hacer.

Debemos ser conscientes que cualquier acto negativo de algún colega nuestro, es un acto que nos afecta a todos y por ende nos compete a todos.

Si bien podemos o debemos apoyar a un colega que ha cometido una grave equivocación, el apoyo no puede ser callar  este tipo de hechos. En primer lugar debe estar nuestra responsabilidad de poner en conocimiento de la Junta central de contadores estos hechos, y luego si apoyar al colega o compañero para que afronte esa situación de la mejor forma posible.

El contador mas que nadie, por la connotación que tiene ese gran privilegio y responsabilidad de dar fe pública, tiene que ser honorable, y dentro de los hechos honorables está el denunciar hechos irregulares que afecten gravemente nuestra profesión.

No se trata claro está, de convertirnos en unos adictos de las denuncias, sino que se debe tener responsabilidad también a la hora de denunciar a un colega, lo que quiere decir que debemos denunciar sólo aquellos hechos que sean considerados graves por nuestro código de ética, y estar seguros del hecho que se pretende denunciar, puesto que no debemos correr el riesgo de equivocarnos en una denuncia y afectar injustamente a un colega.

Lo aquí expuesto, es válido para todos las profesiones y gremios. Si cada uno actuara de forma responsable, no se presentarían los problemas que aquejan a muchas profesiones y de paso a la sociedad.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.