Retención en la fuente por comisiones

Por

Los pagos por comisiones están sujetos a retención en la fuente por concepto de comisiones, como no podría ser de otra forma, y se aplica una tarifa del 10% o del 11% según la calidad del sujeto pasivo que luego aclararemos.

Las comisiones es una forma de remunerar un trabajo o un servicio, sin importar que exista un contrato civil o comercial de por medio.

Es decir que para la procedencia de la retención en la fuente por concepto de comisiones no es requisito que exista un contrato de comisión en los términos del código de comercio, puesto que lo relevante aquí es la naturaleza del pago, que es la remuneración por la prestación de un servicio o a ejecución de una actividad, negocio o encargo.

Frente  a este tema se pronunció la sección cuarta del consejo de estado en sentencia 19524 del 12 de octubre de 2017, con ponencia del magistrado Jorge Octavio Ramírez:

«La Sala advierte que para efectos de la retención en la fuente, el concepto “comisiones”, debe entenderse como una remuneración, y no como un contrato. Todo, porque la norma sujeta a retención a todos los pagos por comisiones, sin aludir al derivado de un contrato en específico. Dada la forma general en que el artículo 392 ibídem se refiere a los pagos por comisión, estos deben entenderse en su sentido más amplio, natural y obvio, esto es, como “aquel porcentaje que percibe un agente sobre el producto de una venta o negocio”, independientemente de que este se derive de un contrato de comisión, de prestación de servicios, o de cualquier otro convenio, siempre que no sea un contrato laboral.»

Luego señala la sala:

«De ahí que no pueda considerarse que el pago por comisión de que trata el artículo 392 ibídem se limite al “contrato de comisión” regulado en el artículo 1287 del Código de Comercio. Más todavía, cuando la ley de forma expresa somete a retención al pago por comisión, y no al contrato de comisión. No puede perderse de vista que la retención se practica sobre los pagos o abonos en cuenta que son la fuente del ingreso gravado, de donde se sigue que, cuando la ley sujeta a retención las “comisiones”, no alude a que este precedido de un contrato, sino a cualquier remuneración que constituya una comisión para el beneficiario. En tal sentido, lo determinante para identificar el concepto sujeto a retención por “comisiones” es que corresponda al porcentaje pagado sobre el resultado de un negocio. Es por eso que las comisiones recibidas por ventas de productos o servicios, a excepción de las derivadas de un contrato laboral, están sometidas a retención en la fuente bajo el concepto de “pagos por comisiones”»

Es claro que no es requisito que existe un contrato de comisión, sino que es suficiente con que el beneficiario reciba una remuneración por hacer algo en favor del agente retenedor.

Así, se debe aplicar retención en la fuente cuando se encarga a un tercero para que venda o arriende un inmueble a cambio de una comisión sobre el valor de la venta o del canon. En tal caso no existe un contrato de comisión sino un contrato de corretaje inmobiliario, y aun así la naturaleza del pago prima sobre la forma del contrato.

Distinto es cuando las comisiones se pagan en el marco de una relación laboral, caso en el cual el concepto de retención será del de ingresos laborales o retención por salarios.

En cuanto a la tarifa, si el beneficiario del pago es una persona natural que no está obligada a declarar, será del 10%, y para las personas jurídicas y las personas naturales que declaran renta, la tarifa es del 11%.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.