Riesgo soberano

En los tiempos que corren se habla casi a diario de deuda soberana y prima de riesgo, pero en pocas ocasiones se explica correctamente su significado, su forma de medirla y su relación con el conjunto de la economía.

La deuda soberana está constituida por los pasivos de la Administración estatal en sus diferentes subdivisiones territoriales. La deuda soberana o pública (también denominada "riesgo-país" en la literatura económica anglosajona) es aquella que el Estado utiliza como forma de captar recursos financieros, tanto de inversores extranjeros como nacionales. La deuda soberana se compone de títulos de diferentes tipos necesarios para que las instituciones del Estado puedan financiarse.

El mecanismo por el que el Sector Público emite deuda soberana es el siguiente. Ya sea mediante subasta  libre o con potenciales compradores ya seleccionados, el Tesoro del Estado emite documentos públicos que equivalen a una determinada cantidad monetaria, mediante los cuales el Sector Público (emisor de los títulos) recibe una cantidad de dinero acordada (que varía dependiendo de las necesidades de financiación) por parte de los compradores o tenedores de la deuda pública. A cambio, el Sector Público se compromete a pagar, en un periodo de tiempo determinado, el principal del capital prestado más los intereses fijados por los tenedores de la deuda. Los títulos de deuda pública tienen una tipología diferente (en cuanto a plazos y obligaciones de devolución del capital más los intereses), que en el caso de España se agrupan en Letras del Tesoro (con plazos de devolución de 3 a 18 meses), Bonos del Estado (cuyo plazo de amortización varía de 3 a 5 años) y, por último, Obligaciones del Estado (cuyo plazo de amortización oscila entre los 10 y los 30 años).

En cuanto a los intereses a pagar por la deuda pública, si son altos (en comparación con los de los países más solventes del mundo), se dice que el riesgo-país es alto o que la prima de riesgo ha subido. En concreto, la prima de riesgo es el diferencial entre el tipo de interés del país con mayor solvencia financiera (en el caso de la Unión Europea el bono de referencia es el alemán) y el resto de países.

La deuda soberana suele utilizarse para financiar el persistente déficit público de la mayoría de los Estados. Ahora bien, no debe confundirse el déficit público con la deuda soberana: el déficit público es la diferencia entre los ingresos y gastos de las Administraciones Públicas, mientras que la deuda pública es el conjunto de pasivos del Estado necesarios para captar recursos financieros en los mercados primarios y secundarios. El indicador más importante para cuantificar los efectos de la deuda pública es la relación deuda / Producto Interior Bruto, de tal forma que un aumento porcentual de la deuda soberana mayor que el incremento del Producto Interior Bruto puede provocar, a largo plazo, un aumento explosivo e insostenible de la deuda pública y de la prima de riesgo.

En este sentido, una deuda soberana relativamente alta en un contexto de estancamiento económico prolongado puede provocar que un país entre en "default". Por último, mientras más desconfianza genera un determinado país, más alta es su prima de riesgo-país y más elevada es la cuantía total de la deuda soberana.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.