¿Existe una sanción para el empleador que no entrega la dotación a sus empleados?

El empleador tiene la obligación de entregar la dotación a los empleados que tienen derecho a ella, ¿y en caso de incumplir con esa sanción hay alguna sanción para el empleador?

La ley no contempla de forma expresa una sanción por no entregar la dotación a los empleados, sin embargo, al ser una obligación legal que tiene el empleador para con el trabajador, el incumplimiento de esta puede conllevar a que el empleador debe asumir las consecuencias por incumplir con sus obligaciones laborales, cualquiera que ella sea.

Recordemos que por disposición del artículo 55 del trabajo, el contrato debe ejecutarse de buena fe, y para el empleador ello significa que debe cumplir con lo que ley ordena, de manera que si aún conociendo de su obligación no la cumple, no se puede decir que actúa de buena fe, y actuar de mala fe en una relación laboral puede que tenga consecuencias en caso de un alegato judicial.

Respecto a las sanciones específicas que pudieran derivarse de la no entrega de la dotación tenemos  la que se origina en el numeral 6 del literal B del artículo 62 del código sustantivo del trabajo, el cual expone las razones por las que un trabajador puede renunciar con justa causa,  y según este numeral puede hacerlo cuando:

El incumplimiento sistemático sin razones válidas por parte del {empleador}, de sus obligaciones convencionales o legales.

Evidentemente si el empleador se niega sistemáticamente a entregar la dotación, perfectamente se configura esta causa, y ello implica que el trabajador puede renunciar alegando una justa causa (debe motivar la renuncia), lo que se deriva en un despido indirecto, que  de ser “avalado” por el juez laboral, habrá lugar al pago de la indemnización por despido injustificado.

Por supuesto que el trabajador tendrá que demandar y le corresponderá al juez valorar si en efecto la no entrega de la dotación justificaba la renuncia del trabajador, pero a decir verdad esto es poco más que letra muerta ya que es poco probable que un trabajador se embarque en un proceso judicial por unas dotaciones, y más difícil aún es que un abogado se ocupe de un proceso donde el monto de la reclamación es poco estimulante. Ello se justificaría si hay otros conceptos a reclamar, pues con la suma de todos sí que valdría la pena una demanda.

Otra sanción que podría derivarse del incumplimiento de la entrega de la dotación, es la que se causaría si a la terminación del contrato de trabajo no se le compensa en dinero al trabajador el valor de la dotación, cosa que se puede hacer (aunque la corte suprema de justicia ha dicho que procede la indemnización más no la compensación), de suerte que si ello no sucede puede darse aplicación a la sanción o indemnización contemplada en el artículo 65 del código sustantivo del trabajo, pero vuelve y juega: para que ello sea posible es necesario interponer una demanda para que el juez decida si procede o no el pago de esa indemnización, y allí es donde entra en juego la mala fe del empleador de la que hablamos al principio, puesto que esa indemnización procede sólo si se prueba la mala fe del empleador.

Otra posible consecuencia para el empleador puede ser una sanción administrativa que imponga el ministerio del trabajo, para lo cual debe existir la respectiva denuncia, aunque es poco probable que prospere debido a la poca operatividad que tiene el ministerio para encargarse de estos incumplimientos, pero la opción está ahí.

Adquiera la Guía Laboral 2017 con el 40% de descuento.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.