¿Se pueden rechazar costos y deducciones por irregularidades en la contabilidad?

¿Se le pueden rechazar los costos y deducciones a un contribuyente que no lleva contabilidad o que no la lleva en debida forma?

El artículo 655 del estatuto tributario contempla una sanción cuando el contribuyente no lleva contabilidad o la lleva pero sin el lleno de los requisitos de ley (ver artículo 654 del estatuto tributario), y dicha sanción es independiente a cualquier otro cuestionamiento que se realice a una declaración de renta.

La pregunta es que, si adicional a la sanción por libros de contabilidad, procede también el desconocimiento de los costos y deducciones al contribuyente.

La redacción del artículo 655 del estatuto tributario permite en principio interpretar que en efecto es posible el desconocimiento de los costos y deducciones por irregularidades en la contabilidad. Veamos:

Sin perjuicio del rechazo de los costos, deducciones, impuestos descontables, exenciones, descuentos tributarios y demás conceptos que carezcan de soporte en la contabilidad, o que no sean plenamente probados de conformidad con las normas vigentes, la sanción por libros de contabilidad será del medio por ciento (0.5%) del mayor valor entre el patrimonio líquido y los ingresos netos del año anterior al de su imposición, sin exceder de 20.000 UVT.

(…)

Claramente la norma señala que la sanción por libros de contabilidad aplica sin perjuicio del desconocimiento de costos y deducciones, pero a su vez brinda la alternativa que los costos y deducciones procedan si  son probados de conformidad con las normas vigentes, pues así permite concluir la conjunción disyuntiva “o” que denota alternativa contenida en la redacción del artículo 655 del estatuto tributario, parte resaltada en negrilla en la trascripción del párrafo anterior.

En consecuencia, mientras que los costos y deducciones se prueben conforme a la ley, esto es que los documentos que los soportan cumplan con los requisitos establecidos por el artículo 771-2 del estatuto tributario, procederán fiscalmente aunque la contabilidad no se lleve en debida forma. Por supuesto que los costos y deducciones deben cumplir con los demás requisitos como causalidad, proporcionalidad, necesidad, etc.

De tal suerte que la sanción por irregularidades en la contabilidad no implica necesariamente un desconocimiento de los costos y deducciones, aunque sin duda será un indicio en contra del contribuyente, y además hará que el contribuyente no pueda utilizar la contabilidad como prueba, algo que en ciertos casos puede ser necesario.

En resumen, una contabilidad no llevada o mal llevada, no tiene por sí sola la capacidad de hacer improcedentes los costos y deducciones, pues estos procederán en la medida en que se prueben de la forma como la lay lo ha exigido de forma específica, tal como el mismo artículo 655 del estatuto tributario lo prevé, y máxime cuando el artículo 776 del estatuto tributario le da un valor probatorio superior a los soportes que a la contabilidad misma.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.