¿Seguro que necesitamos ahorrar para que los bancos puedan otorgar créditos?

Nos han dicho y hemos creído que el ahorro es necesario para impulsar la inversión o el consumo, puesto que el dinero que una persona ahorra en un banco, es el dinero que el banco le presta a otra que invierte o que consume, lo cual puede ser cierto, pero no es esa toda la historia.

El motor del crédito, actualmente no es precisamente el ahorro, es decir, no ha hecho falta un alto nivel de ahorro para que el crédito se haya impulsado a tal punto que todos los países y toda las sociedades deben más de lo que producen en todo un año, luego, por ningún lado cuadra aquello de que un peso ahorrado es un peso prestado, puesto que hoy lo prestado supera lo ahorrado.

La realidad de hoy, es que el crédito no está en función del nivel de ahorro sino en función del nivel de consumo; se presta tanto como se quiera consumir.

Es por esta razón que todo el sistema, incluyendo bancos y gobiernos, impulsan más el consumo que el ahorro, pues es el consumo y no el ahorro el que está impulsando la economía actual, y por supuesto, es el consumo excesivo el que nos tiene a más de uno en crisis.

Esta realidad, hace que el ahorro como requisito para el posterior otorgamiento de crédito, sea cuestionable hoy en día, puesto que los bancos no han necesitado que los ahorradores lleven a sus cuentas su dinero, y en su lugar, han recurrido también a la deuda, una razón más por la que algunos de los grandes bancos estadounidenses y europeos hayan quebrado. Los bancos se han convertido en  otorgadores de crédito sin límite, y también en acreedores sin límite, hasta casi el colapso, lo cual no hubiera sucedido si el requisito del previo ahorro para el otorgamiento del crédito se hubiera mantenido.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.