Ser acusado de académico y teórico, una acusación honrosa

La realidad del ejercicio diario de vivir y consumir muestra que cuando las cosas se necesitan (la gente las demanda) y estas escasean (la oferta se contrae), la gente está dispuesta a pagar más por ellas, es decir, su precio sube.

La realidad del trabajo nos indica que si somos bien tratados, justamente desde el punto de vista de salario y con humanidad desde el punto de vista personal, trabajamos con más entusiasmo y dedicación, y que si por un pequeño esfuerzo adicional al corriente obtenemos una retribución que nos signifique incremento del bienestar propio o familiar (se llama incentivo)

La realidad empresarial muestra que el gerente que está pendiente de qué pasa en el exterior de su empresa, que la puede afectar (cambios en tecnología, en comportamiento de los compradores en cuanto a su forma de vivir) puede ajustar su empresa a ellos y sobrevivir y crecer, por encima del que se enconcha en ella, y simplemente recibe las noticias del exterior cuando ya no puede hacer nada.

Pues bien, hay unos señores y señoras, (los académicos y teóricos), que se han dedicado a observar esos fenómenos de la realidad de la vida, a observar que variables influencian los resultados que se aprecian, a conceptualizarlos, a sintetizarlos y a construir a partir de ellos, DE LA EXPERIENCIA, modelos operativos y funciones matemáticas que permitan, predecir o explicar hechos por parte de cualquiera, ganando un tiempo sustancias a si tuvieran que seguir el mismo proceso.

Esas personas escriben libros, artículos, etc., para comunicar, entregar a la sociedad los resultados de su observación, sus conclusiones, sus “teorías” en forma organizada, clara, sistemática, relacionada,  utilizable, para que los use quien quiera, y entonces por tener la capacidad, la paciencia, el interés de realizar ese aporte, son tildados, por quienes no tienen esa capacidad, de cometer el pecado de ser “Académicos y Teóricos”

Que gratificante acusación.

Que se pueden equivocar, claro. Hay entonces que, en vez de criticarlos, aportarles más análisis a la situación real y al modelo o teoría que surgió de la observación, estudio, conceptualización y síntesis.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.