Ser emprendedor, ser empresario

Cuando nosotros tenemos una idea y la comunicamos, la mayoría de las personas nos dicen que esa no va a funcionar, nuestros mejores amigos nos desaconsejan.  Sin embargo iniciamos la marcha de nuestra idea y nos rodeamos de gente que a veces no sabemos si nos están apoyando realmente porque creen en el proyecto, o si es porque nos percibieron tan “locos” que no les quedó de otra.

El emprendedor más que demostrar a los demás de que puede hacer eso que le dicen “imposible”, debe demostrarse así mismo que puede llevar a cabo su plan por muy difícil que parezca y sentir la satisfacción de que “empezó”.

Cuando se empezamos un proyecto vamos con ilusión, lo disfrutamos, lo sufrimos, si resulta bien es magnífico, pero si resulta mal, la ilusión del haber empezado no nos la quitan nunca.

Las cosas una vez hechas parecen fáciles, pero una vez realizadas el riesgo que se asume es bastante alto.

El emprendedor debe saber contagiar a las personas que lo rodean, transmitir la ilusión de la idea fundamental del negocio, porque él trabajando solo sería casi imposible crear una próspera empresa.

Lo mejor que hacen los creadores de empresas es formar una en la que a ellos mismos les hubiera gustado trabajar como empleados; los trabajadores contratados deben tomar su labor en la entidad como parte de su proyecto de vida.  El empresario que no quiera a sus empleados, no puede serlo.  Las personas son lo mas importante que tiene una organización, sino se cuida esto no hay empresa.  Al comienzo es una lucha, constancia sin parar, los empleados deben trabajar para pasarla bien, se debe retrasmitir dentro de la organización el espíritu de mejora continua para desembocar en éxito.

Lo mejor que puede hacer cualquier emprendedor es pensar que todavía no ha conseguido nada, y nunca tener miedo, siempre demostrar inconformidad, porque el día que él crea que ha hecho algo no sigue avanzando.  Hay que frenar el miedo y especialmente el miedo a la incertidumbre porque la incertidumbre en el fondo es buena, al final de ésta se dan las oportunidades; las oportunidades son las que vienen disfrazadas, no se ven por sí solas, hay que tener visión, ilusión de que detrás de “todo eso” que nos coloca borroso el panorama hay algo importante para nosotros.

Para los emprendedores, ser empresario se convierte en “vicio”, no en un logro, ellos siempre quieren estar en el negocio y por eso debemos decir que hay que “enviciar” a las personas para que se transformen en empresarias, para traer más progreso al país.  Ser empresario es una opción de vida y es una opción personal.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.