Si el contrato de trabajo terminó por mutuo acuerdo, puede entenderse válidamente que terminó por retiro voluntario

De acuerdo con la ley, el contrato de trabajo puede terminar por varias causas o modos, entre ellos, por mutuo acuerdo y por decisión unilateral de las partes bien sea con o sin justa causa.

Presentadas así las cosas, podría concluirse, en principio,  que esas dos modalidades son excluyentes entre sí, pues es claro que en el mutuo acuerdo concurren dos voluntades (la del empleador y la del trabajador) y en el retiro voluntario solamente una (la del trabajador).

Si ello es así, ¿cómo entender entonces que un contrato de trabajo que terminó por mutuo disenso pueda derivar los mismos efectos que generaría una terminación por retiro voluntario?

Pongámosle colores al dibujo y veamos la siguiente situación hipotética:

En una convención colectiva de trabajo  se establece que si el trabajador se retira voluntariamente de la empresa después de laborar 15 o más años, tendrá derecho a una pensión de jubilación al cumplir los 60 años de edad.

Estando vigente dicha norma convencional el representante legal de la empresa y un trabajador de la misma acuden a la Inspección de Trabajo  y le manifiestan al Inspector su deseo de terminar por mutuo acuerdo el contrato de trabajo que los vincula, advirtiendo que por tal causa la empresa le entregará al trabajador una determinada suma de dinero a título de bonificación, sin carácter salarial.

Por encontrar la situación ajustada a derecho el inspector levanta el acta correspondiente, aprueba el acuerdo conciliatorio y advierte a las partes  que el mismo hace tránsito a cosa juzgada y que el acta una vez firmada  presta mérito ejecutivo.

Las partes cumplen lo convenido. La empresa cancela la bonificación acordada y el trabajador abandona la empresa.

Años después al cumplir los 60 años de edad el trabajador demanda a la empresa reclamando el reconocimiento y pago de la pensión convencional, aduciendo que tiene derecho a ésta toda vez que laboró para la misma más de 15 años y el  contrato de trabajo terminó por mutuo acuerdo.

La empresa se defiende argumentando que no hay lugar al reconocimiento de la pensión pretendida por el demandante, habida cuenta que para su otorgamiento se requiere que el contrato de trabajo hubiese terminado por retiro voluntario, circunstancia que no se dio en el caso de marras dado que el mismo, como bien lo reconoce el demandante, terminó por mutuo acuerdo.

El juez de primera instancia falla a favor del trabajador y condena a la empresa a reconocer y pagar la pensión. La empresa apela y el Tribunal confirma.

Inconforme con la decisión del Tribunal, la empresa interpone el recurso de casación y la Corte no casa la Sentencia (o sea que la deja en firme).

Pues bien, guardadas las proporciones, el ejemplo que venimos de plantear cobra vida en el asunto resuelto por la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia en Sentencia SL4617-2017 - Radicación No. 50314 del 29 de marzo de 2017 – (M. P. Dr. Luis Gabriel Miranda Buelvas), al ocuparse del caso de un trabajador de Álcalis de Colombia quien a pesar de haber aceptado  terminar por mutuo acuerdo el contrato de trabajo que lo vinculaba con la empresa, mediante conciliación celebrada ante autoridad competente y a cambio de una bonificación, años más tarde al cumplir los 60 años de edad demandó a la entidad en procura de que fuera condenada a reconocerle y pagarle la pensión sanción que según su dicho le correspondía por haber labrado para ella por espacio de 17 años y  4 meses y haber concluido su contrato por mutuo acuerdo.

La demandada se opuso a las pretensiones del trabajador alegando que para el reconocimiento de la pensión sanción era menester que el trabajador hubiese sido despedido sin justa causa, condición que en este evento no se cumplía pues el contrato había terminado por mutuo acuerdo.

Tanto los jueces de las instancias como la Corte al resolver el recurso de casación fallaron a favor del trabajador tras considerar que aunque en la demanda éste había hablado de  la pensión sanción, era necesario entender que lo que realmente pretendía ”era la pensión restringida por retiro voluntario regulada por el artículo 8º de la Ley 171 de 1961, en atención a que en los fundamentos de derecho se alude a la citada normativa y que el actor acreditó un tiempo de servicios de 17 años y 4 meses, y demostró que la terminación de la relación se dio por mutuo acuerdo, modalidad que el tribunal equiparó al retiro voluntario de que habla la norma, lo cual tampoco luce desacertado, cuando en ese sentido, esta Sala de Casación, en sentencia del 16 de julio de 2001, rad. 15555, precisó que el mutuo acuerdo plasmado en una conciliación con el cual se da por terminado el contrato de trabajo, como en esta ocasión acontece, puede entenderse como un retiro voluntario, en cuanto hay un acto de voluntad del trabajador tendiente a finalizar el vínculo jurídico, criterio que ha sido reiterado entre otras, en las sentencias CSJSL, 6 sep. 2011, rad. 45545 y CSJSL, 859 -2013, 4 dic. 2013, rad. 43701. Esto dijo la Corte: (…)”

Y puntualizó:

“Lo anterior para significar que en casos como el sub examine, cuando trabajador y empleador deciden a través de un acta de conciliación celebrada ante el funcionario competente, terminar la relación laboral por mutuo consentimiento, es acertado afirmar que en esta decisión, no obstante presentarse una oferta económica por parte del empleador, medió la voluntad del asalariado para finiquitar ese vínculo contractual, circunstancia que no desdibuja el retiro voluntario a que se refiere el artículo 8 de la Ley 171 de 1961, al exigirlo para la configuración de la pensión de jubilación restringida después de quince años de servicio.”(Texto original sin negrillas).

Conozca nuestra Guía Laboral 2017

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.