Si el trabajador daña las herramientas de trabajo no puede ser obligado a pagar esos daños, pero sí puede ser despedido sin derecho a indemnización

Por

Algunos empleadores no tienen claro cómo deben obrar ante  la situación que se  les presenta cuando el  trabajador daña o extravía herramientas o instrumentos de trabajo puestas a su servicio para la ejecución de las tareas asignadas.

En esos casos son muchos los empleadores que siguiendo su criterio personal no vacilan en obligar al trabajador a responder con su salario y prestaciones sociales por las pérdidas o daños ocasionados a las herramientas de trabajo. A prima facie la medida parece razonable, pues siguiendo la regla general de que quien causa un perjuicio a otro está obligado a reparar ese perjuicio, no parece arbitrario que si el trabajador negligente y descuidado incurre en dichas conductas deba resarcir esos daños.

Pues bien, eso que parece tan lógico y tan sencillo, no es aceptado por la ley.  En efecto, el empleador no está autorizado por ésta para exigirle al trabajador reparar esos daños. El caso es que no existe norma alguna que derive para el empresario esa facultad, en cambio sí existe el artículo 28 del Código Sustantivo del Trabajo que prevé que: El trabajador puede participar de las utilidades o beneficios de su empleador, pero nunca asumir sus riesgos o pérdidas.

La finalidad de la norma es evitar que el empleador valiéndose de su poder dominante traslade al trabajador riesgos y pérdidas que son propias de la actividad económica de la empresa, bajo la consideración de que dichas pérdidas ocurrieron por culpa del trabajador.

Sin embargo, el hecho de que el empresario no pueda forzar al trabajador a resarcirle esos perjuicios no significa que la conducta deba quedar impune, pues si el empleador recauda pruebas suficientes de que el operario obró con manifiesta negligencia e incuria en los hechos que dieron lugar a la producción de esos perjuicios, puede sancionar disciplinariamente al trabajador e incluso proceder a despedirlo de la empresa aduciendo justa causa, de conformidad con lo establecido en los numerales 4 y 6 del literal A) del artículo 62 del C.S.T., el cual establece que:

«Son justas causas para dar por terminado unilateralmente el contrato de trabajo:

A). Por parte del empleador:

(...)

4. Todo daño material causado intencionalmente a los edificios, obras, maquinarias y materias primas, instrumentos y demás objetos relacionados con el trabajo, y toda grave negligencia que ponga en peligro la seguridad de las personas o de las cosas.

(...)

6. Cualquier violación grave de las obligaciones o prohibiciones especiales que incumben al trabajador de acuerdo con los artículos 58 y 60 del Código Sustantivo del Trabajo, o cualquier falta grave calificada como tal en pactos o convenciones colectivas, fallos arbitrales, contratos individuales o reglamentos.

(...)»

 Así se expresó el Ministerio de Trabajo en su concepto No. ID 10647 del 16 de junio de 2014, al responder una consulta que le hizo un ciudadano sobre si le asistía la obligación de  pagar los daños “sobre un vehículo que le entrego la empresa para el desempeño de sus funciones laborales como conductor”: 

Dijo el Ministerio:

«… el empleador no puede exigir al trabajador el pago o la reparación de cualquier pérdida ocasionada o no por éste, ya que esta prohibición se encuentra contemplada de forma taxativa en el Código Sustantivo del Trabajo, sin embargo el empleador, haciendo uso de sus facultades subordinantes y disciplinarias sí puede exigir del trabajador el cumplimiento de sus obligaciones y/o prohibiciones, pudiendo aplicar el proceso interno disciplinario respectivo y hasta la terminación del contrato de trabajo por justa causa comprobada cuando considere que existió una falta grave por parte del trabajador, conforme a lo establecido por los numerales 4 y 6 del literal A) del artículo 62 del C.S.T.,»

Conozca nuestra Guía Laboral 2018

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

4 Opiniones
  1. DIANA ALEXANDRA SUAREZ Dice:

    Buenos días
    Laboro en una empresa donde mis labores son Servicios Generales, donde mis funciones son hacer aseo en las dependencias. Una funcionaria de una marca de neveras me pidio el favor de remover el pegamento de un sticker, que se encontraba pegado en la puerta de una nevera, cuyo costo es de $ 2,300.000. al tratar de quitar este pegante la nevera se me rayo o quedo unos rayoncitos la cual, mis jefes se dieron por enterados.
    El inconveniente es que pasaron un memorando donde me informa que debo asumir los daños; eso implica que debo pagarle a la empresa la nevera, la cual me descuentan del sueldo .me he dado cuenta que la nevera presenta unos golpes en la puerta la cual desconozco, el por que tiene estas averidas, de la cual exigen el pago total de este electrodoméstico como nuevo.

    ¿por este motivo, me pueden despedir de la empresa?

    Agradezco muchisimo su ayuda y pronta respuesta.

    Responder
  2. lopez yenedy rubi Dice:

    Hola buenos días mi caso es q mi jefe directo me facilito un cronometro valorado en 50$ este no estaba nuevo pues era utilizado anterior mente por otra compañera de trabajo y me lo facilitaron a mi para ejercer mi trabajo el caso es q me lo robaron y ahora q me han cancelado me lo están cobrando y quieren deducirlo de mi liquidación es permitido esto según el código del trabaj0?

    Responder
  3. Natalia Dice:

    mi papa tuvo un accidente con el vehiculo de la empresa y la empresa le esta reteniendo la liquidacion eso es legal

    Responder
  4. Arturo Sanchez Dice:

    Buenas tardes, estaba en la empresa donde laboro, instalando un televisor nuevo de 32 pulgadas, y accidentalmente se me resbalo y el televisor se rompió, se paso el informe verbal mente en gerencia. procedieron a descontármelo en un 90%. es esto legal? muchas gracias.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.