Si no sabe qué hacer, lo mejor es que no haga nada

Sin no sabe qué hacer, lo mejor será que no haga nada hasta tanto sepa qué es lo que desea hacer, qué es lo que se ajusta a su perfil, necesidades o aspiraciones, de lo contrario es posible que pierda su dinero y lo más valioso: el tiempo.

Si no sabe qué hacer, lo primero que debería ponerse hacer, es averiguar para qué es que usted sirve, qué es lo que más se podría ajustar su forma de ser, a lo que espera usted de la vida, etc.

Uno de los errores más comunes de emprendedores que apenas se inician, es iniciar proyectos o negocios sobre los que no tiene ni idea, o lo que es peor, sobre aspectos o áreas que no les gusta, que no les apasiona, que no entienden.

Cuando un emprendedor intenta un negocio que no es de su agrado, seguramente fracasará, puesto que a la hora de enfrentar problemas, no tendrá la aptitud ni la actitud para enfrentarlos.

Hacer algo por qué no hay nada más que hacer, puede ser un grave error en el mundo el emprendimiento, o inclusive en la vida personal.

Si el emprendedor crea un negocio del que no está convencido, lo más probable es que lo deje tirado a mitad de camino, y luego inicie otro proyecto con el que también hará lo mismo, y así se la irá la vida probando aquí y allá sin llevar a feliz término nada.

No es extraño por ejemplo, encontrar personas que han cursado dos o tres carreras, personas que muchos admiran, pero que en realidad lo que sucedió fue que algunos fracasaron en una carrera e intentaron otra en la que también fracasaron. ¿Por qué? Porque decidieron iniciar una carrera que no les gustaba, que no la entendían. La hicieron porque no querían perder el tiempo, porque tenían que hacer algo, por cualquier cosa menos porque les apasionara. Luego, cuando se da cuenta que no es lo suyo, o la dejan a tirada en la mitad, o terminan y luego inician otra para probar suerte con esa y así acumulan unos cuantos títulos…

Cuando se inicia un proyecto, cualquiera que sea, se ha de estar convencido de ello, debe ser un proyecto que nos apasione, que nos guste intensamente, que comprendamos, de lo contrario iremos al fracaso inevitable al que se conduce cuando se camina con pasos inseguros, cuando se anda al azar, cuando se prueba para ver si de pronto tenemos suerte.

El emprendimiento y la vida misma es un camino difícil y no es prudente hacer cosas que de las que no estamos convencidos.

La suerte suele ser el resultado de un buen trabajo, así que no es bueno hacer las cosas por si tenemos suerte, porque no si no hay un buen trabajo, es posible que esa suerte pase con la frente en alto y de largo frente a nosotros.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.