¿Si se disuelve el sindicato desaparece la convención colectiva?

Por

En ese caso la convención colectiva que se hallaba vigente termina, pero se incorpora a los contratos de trabajo vigentes en ese  momento, motivo por el cual no se aplica a los trabajadores nuevos.

Un ciudadano le solicitó al Ministerio del Trabajo conceptuar sobre si es posible que una organización sindical que decidió disolverse y liquidarse, «puede reactivarse o revivirse con nuevos trabajadores que ingresen a la empresa, nombrar una nueva junta directiva, registrarla ante el Ministerio de Trabajo y revivir la convención suscrita con el mismo nombre y personería jurídica de la extinta organización en el entendido que nunca se haya hecho la cancelación del registro ante la oficina de registro sindical del Ministerio de Trabajo»

La respuesta del Ministerio se puede resumir así:

El Ministerio empezó por recordar que según el artículo 39 de la Constitución Política, los trabajadores y empleadores tienen derecho a constituir sindicatos o asociaciones, sin intervención del estado. Que su reconocimiento jurídico se produce con la simple inscripción del acta de constitución, y que la cancelación o la suspensión de la personería jurídica solo proceden por vía judicial.

También rememoró que en los términos del Artículo 359 del Código Sustantivo de Trabajo, todo sindicato de trabajadores necesita para constituirse o subsistir un número no inferior a 25 afiliados; y todo sindicato patronal no menos de 5 empleadores independientes entre sí." 

Así mismo precisó el Ministerio que, con base en lo previsto por el art. 376 del C.S. del T., el sindicato podrá declarar la disolución y liquidación de la organización sindical, decisión que quedara plasmada en su respectiva acta de reunión y que surtirá efectos de acuerdo a lo que en la misma se establezca.

Y con base en lo anterior concluyó el Ministerio que aunque el sindicato no haya realizado el respectivo trámite ante la Oficina de Archivo Sindical de esa entidad para la cancelación del registro sindical, la decisión de la Asamblea surte efectos por sí sola, por cuanto el depósito ante el Ministerio de Trabajo solo cumple funciones de publicidad y oponibilidad.

Recordemos el texto del Artículo 376:

«Atribuciones exclusivas de la Asamblea. (Modificado por el artículo 16 de la Ley 11 de 1984). Son de atribución exclusiva de la asamblea general los siguientes actos: La modificación de estatutos, la fusión con otros sindicatos; la afiliación a federaciones o confederaciones y el retiro de ellas; la sustitución en propiedad de los directores que llegaren a faltar y la destitución de cualquier director; la expulsión de cualquier afiliado; la fijación de cuotas extraordinarias; la aprobación del presupuesto general; la determinación de la cuantía de la caución del tesorero; la asignación de los sueldos; la aprobación de todo gasto mayor de un equivalente a diez (10) veces el salario mínimo mensual más alto; la adopción de pliegos de peticiones que deberán presentarse a los {empleadores} a más tardar dos (2) meses después; la designación de negociadores; la elección de conciliadores y de árbitros; la votación de la huelga en los casos de la ley y la disolución o liquidación del sindicato.»

Así mismo, advirtió el Ministerio, que existen otras consecuencias ocasionadas por la reducción del número mínimo de afiliados, como lo expresó la Sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado, en el concepto de fecha noviembre 6 de 1989, en el cual expresó:

«No son válidas las actuaciones realizadas por grupos de trabajadores que no reúnan el número mínimo para conformar un sindicato. Tales actuaciones no están acordes con la exigencia legal de que todo sindicato requiere para subsistir de un número de afiliados no inferior a veinticinco. En tal caso, la Asamblea de reactivación carecería de quórum y estaría en incapacidad de obtener una mayoría decisoria. Los miembros de una organización sindical en la cual se haya reducido el número mínimo de afiliados exigido por la ley, no pueden válidamente efectuar actos propios de las agremiaciones sindicales que están en pleno ejercicio del derecho de asociación, por ajustarse en sus actividades a los preceptos legales y estatutarios, así conserve vigente la personería jurídica la organización a que pertenecen.»

Y complementó su pronunciamiento con la siguiente anotación:

De otra parte, en lo que respecta a la Convención Colectiva, es pertinente indicarle que el legislador ha previsto que aún en el evento en que el sindicato sea disuelto, la convención sigue rigiendo los derechos y obligaciones del empleador, pues, éstos han pasado a formar parte de los contratos de trabajo de quienes se beneficien de ella mientras continúen laborando en la misma empresa, como lo dispone el artículo 474 del Código Sustantivo del Trabajo, que reza: 

«Si es disuelto el sindicato que hubiere celebrado una convención, ésta continua rigiendo los derechos y obligaciones del patrono y los trabajadores.»

Ahora bien, sobre lo preceptuado en el artículo 474 antes trascrito, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, mediante sentencia de homologación del 24 de septiembre de 1990, Radicación 4077, se pronunció en los siguientes términos:

«Frente a la disolución del sindicato que hubiere celebrado o fuere parte de una convención, el patrono continúa obligado al cumplimiento de todas y cada una de las obligaciones a su cargo  establecidas en disposiciones de naturaleza normativa (art.474), pero, por obvias razones, quedará liberado del cumplimiento de aquellos compromisos exclusivamente obligacionales, así como de la parte obligacional de las disposiciones mixtas.»

Finalmente trae a colación el Ministerio, lo señalado al respecto por los tratadistas Carlos Alberto Cortés Riaño y Jaime Vargas Moreno, en su obra Derecho Laboral Colectivo Segunda Edición actualizada 2004, Ediciones Alfil página 213 en la que señalan:

«El artículo 474 del CST., contempla que si es disuelto el sindicato que hubiere celebrado una convención colectiva, esta seguirá rigiendo los derechos y obligaciones del empleador y los trabajadores, lo que significa que si se disuelve el sindicato contratante la convención no continúa vigente, es decir, no sigue prorrogándose automáticamente sino que termina, pero pasa a formar parte de los contratos de trabajo de quienes se beneficiaban de ella mientras continúen laborando en la misma empresa. Por lo tanto, esta convención colectiva no se aplica a los trabajadores que ingresen a la empresa con posterioridad a la disolución de la organización sindical.»

Tal vez no sobra advertir que esos trabajadores podrían crear un nuevo sindicato y presentar pliego de peticiones, firmar una convención colectiva, etc.

(Ver concepto 30423 – del 21 de noviembre de 2017)

Conozca nuestra Guía Laboral 2018

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. FERNANDO GARCIA Dice:

    Buenos días. Qué mecanismos jurídicos se pueden emplear cuando en una manifestación o mitin de un sindicato frente a las instalaciones de la Empresa se dicen a viva voz o por alto parlantes improperios, insultos, groserías, apodos y demás calificativos indecentes y obscenos en contra de los que no están asociados al sindicato o contra sus directivos y parte administrativa?? Gracias por la respuesta.

    Responder
  2. jorge eliecer Dice:

    A los Ex-empleados de Telecom que tenían convención colectiva esta se les respeta aun después de haber sido retirados de la entidad o es solo para los empleados activos como dicen las entidades de pensiones y no se tiene derecho a pensionarse por esta

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.