Cuando se presenta diferencia patrimonial en la declaración de renta el contribuyente debe demostrar los hechos y circunstancias que la justifican

Una forma sencilla, muy elemental que tiene la Dian para determinar si un contribuyente ha omitido ingresos u ocultado rentas, es mediante una operación aritmética para determinar si hay o no una diferencia patrimonial con respecto al patrimonio declarado en el periodo anterior.

Para explicarlo de forma simplificada, se puede decir que mi patrimonio de este año debe  ser igual al del año pasado más las utilidades que obtuve en este año. El patrimonio puede ser menor pero nunca mayor, pues el incremento patrimonial no se puede explicar de otra forma que con utilidades, ganancias, con ingresos, regalos, etc.

Resulta por lo menos extraño que el año anterior hubiera declarado un patrimonio de 100 y este año uno de 500, al tiempo que declaré una utilidad de 200. ¿Cómo obtuve los otros 300?

Si se presenta una diferencia patrimonial, la ley presume que se  han omitido rentas y crea la figura de la renta por comparación patrimonial a que se refiere el artículo 236 del estatuto tributario:

Cuando la suma de la renta gravable, las rentas exentas y la ganancia ocasional neta, resultare inferior a la diferencia entre el patrimonio líquido del último período gravable y el patrimonio líquido del período inmediatamente anterior, dicha diferencia se considera renta gravable, a menos que el contribuyente demuestre que el aumento patrimonial obedece a causas justificativas.

La simple diferencia aritmética faculta a la Dian para que adicione la renta gravable en un monto igual a la diferencia, y será el contribuyente quien tenga que demostrar que esa diferencia está justificada como la misma norma la considera.

Estamos ante una presunción creada por la ley, y es todo lo que la Dian necesita para proponer la modificación de la liquidación privada del contribuyente, de manera que la carga probatoria queda en manos del contribuyente.

Esa carga de la prueba está contenida en el mismo artículo 236 y en el 786 del estatuto tributario.

Recordemos que la misma norma tributaria considera expresamente que algunos hecho pueden justificar la existencia de la diferencia patrimonial, y son esos hechos que el contribuyente debe demostrar y debe tener claro desde el mismo momento en que elabora la declaración de renta.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

3 Opiniones
  1. Jose Villa dice:

    En este editorial aparece el siguiente texto:

    “Resulta por lo menos extraño que el año anterior hubiera declarado un patrimonio de 100 y este año uno de 50, al tiempo que declaré una utilidad de 20. ¿Cómo obtuve los otros 30?”

    Pienso que hubo un lapsus al momento de digitar. Creo que el texto correcto sería así:

    Resulta por lo menos extraño que el año anterior hubiera declarado un patrimonio de 500 y este año uno de 100, al tiempo que declaré una utilidad de 20. ¿Cómo obtuve los otros 30?

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.