Silencio administrativo positivo no se puede solicitar ante la jurisdicción contencioso administrativa

El artículo 734 del estatuto tributario contempla el silencio administrativo positivo, y en caso de que ello ocurra y la administración de impuestos niegue su ocurrencia o configuración, el contribuyente no puede solicitar ante la jurisdicción contencioso administrativa que se declare ese silencio administrativo.

El silencio administrativo positivo se solicita en la vía gubernativa, esto es, ante la Dian o administración de impuestos que corresponda, y si la Dian hace caso omiso a esa solicitud, lo que procede es solicitar la nulidad del acto administrativo proferido por la Dian en ocasión al desconocimiento del silencio positivo.

Si la Dian no reconoce la existencia del silencio positivo, naturalmente continuará con el proceso administrativo y proferirá el acto administrativo correspondiente, acto que sí es demandable por cuanto adolece de un causal de nulidad, como la contenida en el numeral 3 del artículo 730 del estatuto tributario (notificación por fuera del término legal), y es en ese sentido que se debe abordar la situación jurídica administrativa creada por el desconocimiento del silencio positivo.

Frente a este tema se pronunció la sección cuarta del consejo de estado en sentencia 22084 de noviembre de 2016 con ponencia de la magistrada Estella Carvajal:

En esas condiciones, si bien la primera pretensión, esto es, la que se refiere únicamente a que el Juez Contencioso «declare que se configuró el silencio administrativo positivo» no es procedente formularla ante esta jurisdicción, pues esa solicitud se debe elevar ante la Administración, tal petición no genera el rechazo de plano de la demanda pues, de acuerdo con la jurisprudencia de la Sala, en este caso, el demandante optó por acudir a la jurisdicción para demostrar la nulidad de la resolución que decidió el recurso de reconsideración, por falta de competencia temporal del ente demandado para expedirla, por haber ocurrido el silencio administrativo positivo, con los efectos que esto genera en materia tributaria y, en ese contexto, es procedente el medio de control de nulidad y restablecimiento del derecho interpuesto.

El camino natural a seguir cuando ocurre el silencio administrativo, es que el contribuyente solicite a la administración tributaria el reconocimiento de ese silencio administrativo, pero no es obligatorio que así se haga, de manera tal que el contribuyente puede no invocar el silencio administrativo, y en su lugar demandar la nulidad el acto administrativo que tiene vicios de nulidad por la ocurrencia del silencio administrativo. Así lo hizo saber la sala en la misma sentencia:

De acuerdo con lo anterior, el contribuyente puede solicitar a la Administración que reconozca la ocurrencia del silencio administrativo positivo respecto del acto administrativo que fue notificado fuera del término establecido en la ley pero, también puede someter dicho acto al control jurisdiccional para que se decrete la nulidad que sobre ellos recae, al haber incurrido en la causal establecida en el numeral 3 del artículo 730 del Estatuto Tributario y, en consecuencia, reconocer los efectos que se derivan de su nulidad.

Así, no es requisito que en la vía gubernativa se deba solicitar el reconocimiento del silencio administrativo para que se pueda demandar la nulidad del acto administrativo ante la justicia administrativa.

Sea que el contribuyente solicite el reconocimiento del silencio administrativo y la Dian lo niegue,  o que el contribuyente no solicite a la Dian su reconocimiento, igual procede la demanda de nulidad.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Rosa Amalia Burbano Pino dice:

    Señores
    Gerencie.con
    Atento saludo.
    Quiero felicitarlos y agradecerles por sus publicaciones. Son muy interesantes, concretas y de mucha actualidad.
    Mil gracias por sus aportes.
    Un abrazo.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.