Situaciones administrativas de los servidores públicos – Las licencias

En los términos del artículo 58 del decreto 1950 de 1973 los empleados vinculados regularmente a la administración pública, pueden encontrarse en las siguientes situaciones administrativas:

a) En servicio activo

b) En licencia

c) En permiso

d) En comisión

e) Ejerciendo las funciones de otro empleo por encargo

f) Prestando servicio militar

g) En vacaciones, y

h) Suspendido en ejercicio de sus funciones.

Como lo indica el título de esta columna, hoy nos vamos a ocupar de las licencias a que tienen derecho los servidores públicos. Y para ello tomaremos como fuente el Decreto 1950 de 1973.

-Un empleado se encuentra en licencia cuando se separa de manera transitoria del ejercicio de su cargo, bien sea por solicitud propia, por enfermedad, por maternidad o por luto.

-La licencia ordinaria es una situación administrativa en la cual se puede encontrar un empleado público por solicitud propia y a juicio de la entidad nominadora; es considerado un derecho del empleado público cuyo ejercicio no implica la terminación del vínculo laboral. Esta situación deriva para el servidor la suspensión temporal de la obligación que le asiste de prestar el servicio, y para la Administración la suspensión del deber de pagar los salarios y las prestaciones sociales durante el tiempo de la licencia.

-Otra consecuencia que trae consigo el otorgamiento de la licencia es que el tiempo de su duración, incluido el de su prórroga, si la hubiere, no es computable en ningún caso  como tiempo de servicio. Así las cosas, dicho lapso de tiempo no sumará para cesantías, primas, pensiones, etc.

-Según lo prevé el Decreto en comento, los empleados públicos tienen derecho a licencia no remunerada durante 60 días al año, que pueden ser continuos o discontinuos, y puede ser prorrogada a criterio de la Administración hasta por treinta 30 días más, si concurre justa causa. Cuando la solicitud de la licencia no obedezca a razones de fuerza mayor o caso fortuito, la autoridad nominadora decidirá sobre la oportunidad de concederla, teniendo en cuenta las necesidades del servicio.

-Toda solicitud de licencia ordinaria o de su prórroga, deberá elevarse por escrito, acompañada de los documentos que la justifiquen, cuando se requieran.

-Cuando la solicitud de licencia ordinaria no obedezca a razones de fuerza mayor o de caso fortuito, la autoridad competente decidirá sobre la oportunidad de concederla, teniendo en cuenta las necesidades del servicio.

-Durante la vigencia de la licencia ordinaria el servidor público no podrá desempeñar otro cargo dentro de la administración pública.  El incumplimiento a esta disposición tendrá como consecuencia sanción disciplinaria y la revocatoria del nuevo nombramiento. (Artículo 2.2.5.10.9 del Decreto Sectorial de Función Pública 1083 de 2015).

-Además de la anterior restricción,  a los empleados que se encuentren en licencia ordinaria, les está prohibida cualquier actividad que implique intervención en política.

-La licencia no puede ser revocada por la autoridad que la concede, pero el beneficiario sí puede renunciar a ella. 

-Al vencerse la licencia o su prórroga el servidor debe reincorporarse al ejercicio de sus funciones. Si no las reasume incurrirá en abandono del cargo. (Artículo 126 del Decreto 1950/73). 

-Las licencias ordinarias para los ministros y jefes de departamentos administrativos, superintendentes, directores o gerentes y presidentes de los establecimientos públicos y empresas industriales y comerciales del Estado, serán concedidas por el Presidente de la República, y para los demás empleados por el jefe del organismo correspondiente, quien podrá delegar la facultad. 

-Al concederse una licencia ordinaria el empleado podrá separarse inmediatamente del servicio, salvo que en el acto que la conceda se determine fecha distinta. 

-Licencias por enfermedad o por maternidad.- Se rigen por las normas del régimen de seguridad social para los empleados oficiales y serán concedidas por el jefe del organismo o por quien haya recibido delegación.

-Para autorizar licencia por enfermedad se procederá de oficio o a solicitud de parte, pero se requerirá siempre la certificación de incapacidad expedida por autoridad competente. 

-De conformidad con el artículo 18 del Decreto 3135 de 1968 y el artículo 9 del Decreto 1848 de 1969, el empleado incapacitado tendrá derecho al pago de un subsidio en dinero correspondiente a un salario completo durante ciento ochenta días (180), cuando la enfermedad fuere profesional y a las dos terceras (2/3) partes del salario durante los primeros noventa (90) días y la mitad del mismo por los noventa (90) días siguientes, cuando la enfermedad no fuere profesional.

Ahora bien, cuando la enfermedad sea catalogada como profesional o se considere como accidente de trabajo, la ARL respectiva deberá reconocer y pagar el 100% de la asignación salarial a favor del empleado público, de otra parte, en el caso que se trate de enfermedad general o accidente no laboral, la entidad u organismo público deberá asumir el 100% de la asignación salarial del empleado por los primeros dos (2) días, a partir del tercer (3) día, la Entidad Promotora de Salud (EPS) a la que se encuentre afiliado el empleado público deberá asumir las dos terceras partes 2/3 partes del salario.

-Licencia por luto.- La ley 1635 del 11 de junio de 2013, “por medio de la cual se establece la licencia por luto para los servidores públicos”, dispone  en su artículo 1° lo siguiente:

“Conceder a los Servidores Públicos en caso de fallecimiento de su cónyuge, compañero o compañera permanente o de un familiar hasta el grado segundo de consanguinidad, primero de afinidad y segundo civil, una: licencia remunerada por luto de cinco (5) días hábiles”. 

Licencia de maternidad.- Veamos lo que dice sobre este punto el Departamento Administrativo de la Función Pública:

“De conformidad con la ley 1822 de 2017, la prestación social por maternidad es un derecho de toda trabajadora en estado de embarazo consistente en el descanso de diez y ocho  semanas remuneradas, contadas a partir del día del parto o del tiempo que estipule el médico que debe ausentarse de su trabajo, las cuales se liquidarán con el 100% del salario que devengue al entrar a disfrutar del descanso. Se trata así de un derecho laboral de carácter sustantivo con efectos económicos y temporales en la relación laboral de la cual se origina, en favor del sector de los trabajadores públicos y privados, a cargo del sistema de régimen contributivo al cual se encuentre afiliada, o del propio empleador si no lo está, independientemente de si estén o no cobijadas por el sistema integral de seguridad social en salud de la ley 100 de 1993. Está a cargo del empleador el pago de la referida licencia, teniendo éste el derecho a solicitar el reembolso a la EPS en caso de cumplir las exigencias legales, como quiera que de esta forma se brinda la protección especial que la madre y el menor requieren frente a sus necesidades básicas y se evita que puedan verse afectados como consecuencia de demora o conflictos en la reclamación del dinero.

Conozca sus derechos laborales como trabajador o empleador: Guía Laboral 2017.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.