Soldado profesional discapacitado – Su retiro del servicio solo procede cuando no es posible su reubicación

El 6 de octubre de 2007, mientras se encontraba en una misión militar, el soldado profesional Yener Sierra Acosta sufrió una caída que le ocasionó la luxación del hombro izquierdo.

De conformidad con lo que refiere el informe correspondiente, ese día, mientras se adelantaba la operación Majestad - Misión Táctica Omega, el SLP Yener Acosta Sierra sufrió una caída desde su propia altura, lo cual le ocasionó luxación del hombro izquierdo. Inmediatamente se le prestaron los primeros auxilios y posteriormente fue trasladado al dispensario médico para su respectivo tratamiento.”

Según lo refiere el acta de la Junta Médica Laboral del 28 de octubre de 2008, ese día se le practicó al accidentado el examen de capacidad psicofísica, concluyéndose que presentaba una pérdida de su capacidad laboral del 14%, por causa y razón del servicio. Al respecto se indicó lo siguiente:

“Diagnóstico positivo de las lesiones o afecciones:

1). Luxación recidivante hombro izquierdo valorado y tratado por ortopedista que deja como secuela: limitación de la movilidad de hombro izquierdo (…).

Clasificación de las lesiones o afecciones y calificación de la capacidad psicofísica para el servicio: Incapacidad permanente parcial No apto para actividad militar”.

El 6 de octubre de 2009 el Tribunal Médico Laboral del Ministerio de Defensa, ratificó lo considerado por la Junta Médica Laboral.

Días después, el jefe de desarrollo humano del Ejército Nacional, dispuso el retiro del servicio activo del señor Yener Acosta Sierra como soldado profesional, con fundamento en el artículo 10 del Decreto 1793 de 2000.

En vista de lo anterior, el señor Yaner Acosta Sierra solicitó la nulidad del acto administrativo  por el cual fue retirado del servicio y el reintegro a un cargo de igual o mejor nivel. Como fundamento de la demanda indicó que se encontraba en un estado de debilidad manifiesta ocasionado por las lesiones sufridas durante el ejercicio de sus funciones como soldado profesional y, por consiguiente, gozaba de un estado de protección laboral reforzada.

El Tribunal Administrativo de Santander declaró la nulidad del acto por el cual se retiró del servicio al demandante, tras considerar que la pérdida del 14% de su capacidad laboral no le impedía realizar otras actividades diferentes a las militares dentro del Ejército Nacional.

Inconforme con la decisión del Tribunal, la entidad convocada al juicio (La Nación – Ministerio de Defensa – Ejercito Nacionalinterpuso el recurso de apelación, en el cual planteó que el Tribunal Administrativo de Santander en la sentencia de primera instancia, desconoció que las labores del soldado profesional consisten en ejecutar operaciones militares y que, en consecuencia, en aplicación del artículo 8 del Decreto Ley 1793 de 2000, ante la disminución de su capacidad psicofísica, el accionante debía ser retirado del servicio activo.

Al resolver el recurso de apelación, la Sala de lo Contencioso Administrativo (Sección Segunda, Subsección B) del Consejo de Estado encontró que el señor Yener Acosta Sierra, por su condición de soldado profesional con una pérdida de la capacidad laboral del 14%, era un sujeto de especial protección del Estado con estabilidad laboral reforzada.

Recordó el Consejo de Estado que esa Corporación ha considerado que se debe proteger al soldado profesional que sufre una discapacidad en la prestación del servicio. Y señaló:

Así, la Sección Segunda, Subsección A del Consejo de Estado, en sede de tutela, en fallo del 17 de marzo de 2011, estimó:

“Si bien le asiste razón a la entidad demandada cuando afirma que para cumplir con la misión como Soldado Profesional del Ejército Nacional se requiere plena capacidad sicofísica, no puede perderse de vista que el Estado debe asegurar una debida protección a las personas que han sufrido una discapacidad en la prestación el servicio, más aún, cuando sin mediar concepto razonado sobre la imposibilidad de nuevas funciones, la entidad procedió a retirarlo.

En asuntos como el presente, tratándose de persona que durante el desempeño de su labor ha sufrido una disminución de la capacidad laboral, la Ley dispone el retiro, no obstante, si obtiene concepto favorable de la Junta Médico Laboral sobre reubicación, su trayectoria profesional lo hace merecedor y sus capacidades pueden ser aprovechadas, la entidad puede mantenerlo en el servicio activo.” (Resaltado fuera de texto)

También, el Consejo de Estado ha precisado en el caso de un soldado profesional, que «Las personas en situación de discapacidad cuentan con una serie de acciones afirmativas, que buscan reducir los obstáculos que deben soportar día a día.» y que las personas «en situación de discapacidad o con graves trastornos en su salud tienen derecho a la estabilidad laboral reforzada», así:

“Por esta razón, los artículos 47 y 54 de la Constitución Política consagran expresamente que el Estado debe adelantar “una política de previsión, rehabilitación e integración social para los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos, a quienes se prestará la atención especializada que requieran”y,  particularmente en materia laboral, que “El Estado debe (…) garantizar a los minusválidos el derecho a un trabajo acorde con sus condiciones de salud”.

Y más adelante anotó:

Así mismo, la Sala recuerda que la obligación de la entidad demandada de reubicar laboralmente al accionante encuentra sustento en la aplicación del Convenio 159 de 1983 de la OIT relativo a la readaptación profesional y el empleo de personas en situación de discapacidad, aprobado por la Ley 82 de 1988.

Y finalmente concluyó:

 En este orden de ideas, se comparte la decisión del a quo de declarar la nulidad del acto demandado y ordenar el reintegro del actor, debido a la protección laboral reforzada de que goza el soldado profesional por la disminución de su capacidad laboral ocasionada por la prestación del servicio.”

Sentencia, Referencia: 68001-23-31-000-2010-000220-01 – Número interno del 2122 – 2013 – 1° de diciembre de 2016 C. P. Dr. Cesar Palomino Cortés – Consejo de Estado

Conozca nuestra Guía Laboral 2017

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.