Cuando cumplí la edad pedí la devolución de los aportes. Ahora estoy muy enferma y necesito que se me reconozca la pensión de invalidez, ¿eso es posible?

Recordemos que “Devolución de aportes” es lo mismo que “Indemnización sustitutiva de la pensión de vejez”. El primer nombre aplica en los Fondos privados (RAIS) y el segundo en Colpensiones (RPM). 

El caso que vamos a desarrollar se puede resumir así:

Cuando la señora Gloria Toro Rodríguez cumplió los 57 años de edad solicitó a Colpensiones el reconocimiento y pago de la pensión de vejez a la que creía tener derecho. Sin embargo, su petición no fue acogida por la  Administradora desde la consideración de que la reclamante si bien cumplía con el requisito de la edad, no contaba con el número de semanas requeridas para acceder a tal beneficio.

Frente a esa situación, Colpensiones optó entonces  por reconocerle a doña Gloria la indemnización sustitutiva de la pensión de vejez, tomando en cuenta que el artículo 37 de la ley 100 de 1993 establece que:

“Las personas que habiendo cumplido la edad para obtener la pensión de vejez no hayan cotizado el mínimo de semanas exigidas, y declaren su imposibilidad de continuar cotizando, tendrán derecho a recibir, en sustitución, una indemnización equivalente a un salario base de liquidación promedio semanal multiplicado por el número de semanas cotizadas; al resultado así obtenido se le aplica el promedio ponderado de los porcentajes sobre los cuales haya cotizado el afiliado”.

 En vista de lo anterior, la señora Toro recibió la indemnización sustitutiva pero no se retiró del sistema sino que siguió cotizando sin que el ISS-Colpensiones advirtiera improcedencia alguna a la continuidad de las cotizaciones.

Pues bien, como la protagonista de esta historia ya arribó a los 60 años de edad y según manifiesta padece de graves dolencias médicas que la imposibilitan para desempeñar su actividad laboral habitual y limitan su capacidad funcional para realizar sus actividades cotidianas y las relacionadas con su cuidado personal, solicitó ser valorada por la unidad de Medicina Laboral de Colpensiones, quien estableció que la afiliada tenía una pérdida de capacidad laboral del 52.35% por enfermedad de origen común, con fecha de estructuración del 08 de julio de 2015.

Con fundamento en dicho dictamen, la señora Toro Rodríguez solicitó ante Colpensiones el reconocimiento y pago de pensión de invalidez al considerar que cumplía con los requisitos necesarios, petición que le fue negada por la Administradora argumentando que, al momento de recibir la indemnización sustitutiva, la beneficiaria había aceptado que, de seguir cotizando, estos nuevos aportes solo podrían ser objeto de devolución y que, en todo caso, ya había recibido la mencionada indemnización por lo que no podía ser beneficiaria de una nueva prestación de carácter pensional.

Puesta en esas circunstancias, doña Gloria decidió acudir a la acción de tutela solicitando la protección de sus derechos fundamentales a la vida digna, la seguridad social, la igualdad y al mínimo vital y pretendiendo que se ordenara  a Colpensiones que, de manera definitiva o transitoria, procediera a reconocer y pagar a su favor la pensión de invalidez solicitada, teniendo en cuenta su estado de vulnerabilidad.

Mediante escrito presentado el 12 de abril de 2016, el representante de Colpensiones respondió a la acción de tutela indicando que, dado que la accionante pretendía el reconocimiento y pago de una prestación de carácter económico, la petición de amparo debía ser declarada improcedente por no cumplir con el requisito de subsidiariedad, al existir otros mecanismos judiciales ordinarios para ventilar la controversia.

 El juez a quo declaró improcedente la acción planteada por la señora Toro Rodríguez tras considerar que no se había satisfecho el requisito de agotamiento de todos los recursos judiciales ordinarios previos a la interposición del amparo, e indicó que la accionante no se encontraba en riesgo de sufrir un perjuicio irremediable por cuanto se encontraba afiliada al sistema general de riesgos en salud y, por otro lado, contaba con medios judiciales idóneos para resolver la controversia planteada.

La accionante impugnó la decisión pero el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca resolvió confirmar la providencia acusada, utilizando argumentos similares a los esgrimidos por el Juez a quo. 

La sentencia del Tribunal fue seleccionada por la Corte Constitucional para su revisión. 

Al estudiar el caso la Corte señaló: 

“(…) la Sala observa que la accionante padece de enfermedades óseas de gravedad y de tipo progresivo derivadas de la osteoartritis, que la han imposibilitado para trabajar al punto de tener una pérdida de capacidad laboral del 52.35%. Así, por ejemplo, como puede leerse en la historia clínica, cuya copia fue aportada al proceso, la señora Toro “reporta dificultad progresiva para la marcha por dolor asociado con debilidad de miembros inferiores, por lo cual realiza pocos desplazamientos, tiene mucha dificultad para realizar labores domésticas y laborales por no poder levantar ambos miembros superiores y por dolor como consecuencia de sus deformidades de manos. Le ayuda el esposo para el baño e higiene corporal y para vestir y desvestir. Requiere permanecer mucho tiempo sentada pues no tolera por dolor de espaldas y rodillas estar de pie”

“(…)”

Y luego de hacer otras consideraciones precisó la Corporación, que

“Si bien las regulaciones anteriores a la Ley 100 de 1993 (concretamente, el artículo 13 del Decreto 3041 de 1966) señalaban que quienes aceptaban la indemnización sustitutiva no podían seguir cotizando válidamente al sistema general de pensiones, es de resaltar que el sistema actual no contempla expresamente esa prohibición. Esta situación no sólo ha sido reconocida por la jurisprudencia constitucional, sino también por la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia, que en providencia del año 2007 señaló que “lo que es pertinente afirmar es que quien recibió la indemnización sustitutiva de la pensión de vejez, estaría excluido del seguro social obligatorio por esa misma contingencia, pues a nada se opone que un afiliado, que no reunió en su debido momento los requisitos para acceder a la pensión de vejez, y por ende se le cancele la citada indemnización, pueda seguir asegurado para otro tipo de contingencias, como la invalidez”

Y prosiguió la Corte Constitucional:

“Por lo anterior, puede afirmarse que quien recibió una indemnización sustitutiva de la pensión de vejez puede seguir cotizando al sistema pensional válidamente con el objeto de cubrir riesgos diferentes, tales como la invalidez. En otras palabras, puede decirse que, actualmente, tanto la jurisprudencia constitucional como laboral, reconocen que las disposiciones sobre indemnización sustitutiva contenidas en la Ley 100 de 1993 y en los Decretos dictados con anterioridad a la misma deben interpretarse de un modo amplio, entendiendo que una persona que ha recibido la mencionada indemnización como sustituto de la pensión de vejez no puede seguir cotizando a efectos de alcanzar este tipo de prestación pero sí para pensionarse por una contingencia diferente, cubierta por el régimen de pensiones.

 Así las cosas, la Corte revocó las decisiones objeto de revisión y, en su lugar concedió el amparo deprecado.

Y como consecuencia de ello le ordenó a Colpensiones que dentro de las 48 horas siguientes a la notificación de su providencia emitiera la Resolución de reconocimiento y pago de la pensión de invalidez a favor de la señora Gloria Toro Rodríguez, por haber cumplido los requisitos para tal efecto.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. www.gerencia.com Dice:

    Apreciados Srs,soy Eduardo Ortega Coneo,CC 3799480 de Cartagena Bol. docente desvinculado de la educacion publica,Secretaria de Educacion publica de Bol.desvinculado
    en junio de 2010,por la edad de retiro forsozo,hoy tengo 74 años,labore desde el 2004,me tiraron a la calle sin hacerme el estudio socioeconomico previo,sin
    el minimo vital y sin srvicios medicos sin la proteccion legal del estdo,han desconocido el tiempo cotizado en otras empresas oficiales,obligado por la necesidad,el hambre y enfermedades,acepte una pauperrima indemnizacion que me dio Colpensiones por 780semanas cotizadas al ICSS,desde el1968, ademas labore en un colegio privado en jornada contraria y no me han cotizado en pension el tiempo de 2005 hasta la actual fecha ya que yo fui el funddor y me lo expropiaron,necesito asesoria.

    Responder
  2. Carmenza Botero Moreno Dice:

    Mi esposo trabaja independiente tiene 700 semanas cotizando a Colpensiones tiene una historia clínica de dolor tras dolor . Los médicos le diagnosticaron artritis reumatoide además de fibromialgia y recetado por la clínica Psiquiátrica además de tener sus rodillas muy débiles x dos cirugías en cada una platino en la rodilla derecha y en la rodilla izquierda platino no puede trabajar x su progresiva enfermedad . No duerme sus dolores en la noche son muy fuertes , camina con apoyo de un bastón y de mi mano para movilizar sus extremidades inferiores se le imposibilita demasiado . Para la ducha se baña sentado. Sufre de muchos dolores articulares también x su Osteoporosis . Un sin número de diagnósticos x los mismos médicos de Colpensiones. Le han dado un 40 y después un 42 / . Lo último q le dio la médico laboral fue el carnet de discapacidad. Y lo envío a Colpensiones para q lo valoren fue y lo valoran con 42 y le negaron la pensión . Enviando un papel q tiene q volver a ser valorado ya estamos cansados de todo esto . Los gastos también cuentan . Y ya no tenemos de donde siempre tenemos que pagar taxi y la incomodidad de salir con él x sus dolencias . Cada día es menos posible poder pagar no solo la salud si no también la pensión x su incapacidad laboral. Mi esposo tiene 58 años cumplidos. Que debemos hacer yo no tengo empleo tengo 57 años y no obtendré pensión x falta de pago . Cotice solo 50 semanas , q podemos hacer.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.