Cuando cumplí la edad pedí la devolución de los aportes. Ahora estoy muy enferma y necesito que se me reconozca la pensión de invalidez, ¿eso es posible?

Recordemos que “Devolución de aportes” es lo mismo que “Indemnización sustitutiva de la pensión de vejez”. El primer nombre aplica en los Fondos privados (RAIS) y el segundo en Colpensiones (RPM). 

El caso que vamos a desarrollar se puede resumir así:

Cuando la señora Gloria Toro Rodríguez cumplió los 57 años de edad solicitó a Colpensiones el reconocimiento y pago de la pensión de vejez a la que creía tener derecho. Sin embargo, su petición no fue acogida por la  Administradora desde la consideración de que la reclamante si bien cumplía con el requisito de la edad, no contaba con el número de semanas requeridas para acceder a tal beneficio.

Frente a esa situación, Colpensiones optó entonces  por reconocerle a doña Gloria la indemnización sustitutiva de la pensión de vejez, tomando en cuenta que el artículo 37 de la ley 100 de 1993 establece que:

“Las personas que habiendo cumplido la edad para obtener la pensión de vejez no hayan cotizado el mínimo de semanas exigidas, y declaren su imposibilidad de continuar cotizando, tendrán derecho a recibir, en sustitución, una indemnización equivalente a un salario base de liquidación promedio semanal multiplicado por el número de semanas cotizadas; al resultado así obtenido se le aplica el promedio ponderado de los porcentajes sobre los cuales haya cotizado el afiliado”.

 En vista de lo anterior, la señora Toro recibió la indemnización sustitutiva pero no se retiró del sistema sino que siguió cotizando sin que el ISS-Colpensiones advirtiera improcedencia alguna a la continuidad de las cotizaciones.

Pues bien, como la protagonista de esta historia ya arribó a los 60 años de edad y según manifiesta padece de graves dolencias médicas que la imposibilitan para desempeñar su actividad laboral habitual y limitan su capacidad funcional para realizar sus actividades cotidianas y las relacionadas con su cuidado personal, solicitó ser valorada por la unidad de Medicina Laboral de Colpensiones, quien estableció que la afiliada tenía una pérdida de capacidad laboral del 52.35% por enfermedad de origen común, con fecha de estructuración del 08 de julio de 2015.

Con fundamento en dicho dictamen, la señora Toro Rodríguez solicitó ante Colpensiones el reconocimiento y pago de pensión de invalidez al considerar que cumplía con los requisitos necesarios, petición que le fue negada por la Administradora argumentando que, al momento de recibir la indemnización sustitutiva, la beneficiaria había aceptado que, de seguir cotizando, estos nuevos aportes solo podrían ser objeto de devolución y que, en todo caso, ya había recibido la mencionada indemnización por lo que no podía ser beneficiaria de una nueva prestación de carácter pensional.

Puesta en esas circunstancias, doña Gloria decidió acudir a la acción de tutela solicitando la protección de sus derechos fundamentales a la vida digna, la seguridad social, la igualdad y al mínimo vital y pretendiendo que se ordenara  a Colpensiones que, de manera definitiva o transitoria, procediera a reconocer y pagar a su favor la pensión de invalidez solicitada, teniendo en cuenta su estado de vulnerabilidad.

Mediante escrito presentado el 12 de abril de 2016, el representante de Colpensiones respondió a la acción de tutela indicando que, dado que la accionante pretendía el reconocimiento y pago de una prestación de carácter económico, la petición de amparo debía ser declarada improcedente por no cumplir con el requisito de subsidiariedad, al existir otros mecanismos judiciales ordinarios para ventilar la controversia.

 El juez a quo declaró improcedente la acción planteada por la señora Toro Rodríguez tras considerar que no se había satisfecho el requisito de agotamiento de todos los recursos judiciales ordinarios previos a la interposición del amparo, e indicó que la accionante no se encontraba en riesgo de sufrir un perjuicio irremediable por cuanto se encontraba afiliada al sistema general de riesgos en salud y, por otro lado, contaba con medios judiciales idóneos para resolver la controversia planteada.

La accionante impugnó la decisión pero el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca resolvió confirmar la providencia acusada, utilizando argumentos similares a los esgrimidos por el Juez a quo. 

La sentencia del Tribunal fue seleccionada por la Corte Constitucional para su revisión. 

Al estudiar el caso la Corte señaló: 

“(…) la Sala observa que la accionante padece de enfermedades óseas de gravedad y de tipo progresivo derivadas de la osteoartritis, que la han imposibilitado para trabajar al punto de tener una pérdida de capacidad laboral del 52.35%. Así, por ejemplo, como puede leerse en la historia clínica, cuya copia fue aportada al proceso, la señora Toro “reporta dificultad progresiva para la marcha por dolor asociado con debilidad de miembros inferiores, por lo cual realiza pocos desplazamientos, tiene mucha dificultad para realizar labores domésticas y laborales por no poder levantar ambos miembros superiores y por dolor como consecuencia de sus deformidades de manos. Le ayuda el esposo para el baño e higiene corporal y para vestir y desvestir. Requiere permanecer mucho tiempo sentada pues no tolera por dolor de espaldas y rodillas estar de pie”

“(…)”

Y luego de hacer otras consideraciones precisó la Corporación, que

“Si bien las regulaciones anteriores a la Ley 100 de 1993 (concretamente, el artículo 13 del Decreto 3041 de 1966) señalaban que quienes aceptaban la indemnización sustitutiva no podían seguir cotizando válidamente al sistema general de pensiones, es de resaltar que el sistema actual no contempla expresamente esa prohibición. Esta situación no sólo ha sido reconocida por la jurisprudencia constitucional, sino también por la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia, que en providencia del año 2007 señaló que “lo que es pertinente afirmar es que quien recibió la indemnización sustitutiva de la pensión de vejez, estaría excluido del seguro social obligatorio por esa misma contingencia, pues a nada se opone que un afiliado, que no reunió en su debido momento los requisitos para acceder a la pensión de vejez, y por ende se le cancele la citada indemnización, pueda seguir asegurado para otro tipo de contingencias, como la invalidez”

Y prosiguió la Corte Constitucional:

“Por lo anterior, puede afirmarse que quien recibió una indemnización sustitutiva de la pensión de vejez puede seguir cotizando al sistema pensional válidamente con el objeto de cubrir riesgos diferentes, tales como la invalidez. En otras palabras, puede decirse que, actualmente, tanto la jurisprudencia constitucional como laboral, reconocen que las disposiciones sobre indemnización sustitutiva contenidas en la Ley 100 de 1993 y en los Decretos dictados con anterioridad a la misma deben interpretarse de un modo amplio, entendiendo que una persona que ha recibido la mencionada indemnización como sustituto de la pensión de vejez no puede seguir cotizando a efectos de alcanzar este tipo de prestación pero sí para pensionarse por una contingencia diferente, cubierta por el régimen de pensiones.

 Así las cosas, la Corte revocó las decisiones objeto de revisión y, en su lugar concedió el amparo deprecado.

Y como consecuencia de ello le ordenó a Colpensiones que dentro de las 48 horas siguientes a la notificación de su providencia emitiera la Resolución de reconocimiento y pago de la pensión de invalidez a favor de la señora Gloria Toro Rodríguez, por haber cumplido los requisitos para tal efecto.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. Paola dice:

    Dr. Riobo, sobra felicitarlo por la compresión y claridad de sus conceptos jurídicos, que ademas de estar actualizados son de gran ayuda en diferentes campos. Laboro en la Rama Judicial, y esta pagina y concretamente sus publicaciones son de enorme ayuda y constante consulta. Gracias! De otra parte quisiera me guiara con el tema del reconocimiento de una verdadera relación laboral con las madres comunitarias y el ICBF.

  2. Oscar dice:

    Buen Día Dr. Riobó

    Desde el mes de junio de 2016, mi padre realizó la respectiva solicitud de Pensión especial de vejez anticipada por invalidez a Colpensiones, cumpliendo los 3 requisitos que tiene este tipo de pensión. Vencidos los 4 meses permitidos por ley para evaluar la solicitud y dar una respuesta al respecto, y ante un derecho de petición oficial enviado para conocer un resultado, Colpensiones responde y argumenta que la pensión ya está aprobada pero que no autoriza ninguna resolución hasta que una empresa, denominada Cosinte, no valide los documentos registrados por mi padre.

    Mi padre lleva ya 8 meses de espera escuchando a Colpensiones escudarse en Cosinte para extender la obligación que se le exige y siendo casi que tomado del pelo con la cantidad de llamadas y visitas a sus asesores.

    ¿Conoce ud cuál es la verdadera labor de Cosinte, experiencias similares con otros pensionados?

    ¿Ante la ley, este argumento que utiliza Colpensiones vinculando a Cosinte, es permitido?

    ¿Qué acciones legales afrontaría Colpensiones al utilizar la excusa de Cosinte para exceder así los 4 meses permitidos y jugando de manera indeterminada con una respuesta? (respuesta que en el marco legal no debe superar los 4 meses, más 2 meses como máximo para que el pensionado sea incluido en nomina y le desembolse el primer pago)

    Gracias por cualquier información al respecto

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.