Solicité la pensión pero me la negaron porque me faltaban 148 semanas, coticé 153 semanas más, ahora me la niegan nuevamente porque me faltan 2 semanas

El caso se puede resumir así: 

-Don Benjamín nació el 20 de diciembre de 1941.

-Su situación económica es muy precaria pues los recursos de que dispone para su subsistencia son insuficientes.

- Durante toda su vida laboral don Benjamín estuvo afiliado al ISS, para los riesgos de vejez, invalidez y muerte.

- El 1º de abril de 1994 don Benjamín tenía 52 años de edad, y se encontraba cotizando al ISS.

- Como cumplió la edad pero no reunía el número de semanas necesarias para la pensión, don Benjamín solicitó al ISS el reconocimiento de la indemnización sustitutiva de la pensión de vejez, la cual fue concedida en cuantía única de $ 3.46.328, calculada con base en 770 semanas cotizadas.

- Por considerar que ese valor era demasiado bajo, el reclamante presentó un escrito al ISS en el que indicó que renunciaba a la indemnización sustitutiva de la pensión de vejez, y que optaba por continuar cotizando al Sistema, con el fin de consolidar su derecho a la pensión por vejez.

- El dinero correspondiente a la indemnización sustitutiva al no ser reclamado por don Benjamín fue reintegrado al ISS.

- En esa oportunidad, el ISS reconoció expresamente que don Benjamín acreditaba un total de 852 semanas cotizadas al Sistema.

- Basado en la confianza que le brindaba la información del ISS de que contabilizaba 852 semanas, don Benjamín resolvió cotizar 153 semanas más.

- Tiempo después, al considerar que ya tenía cumplido el periodo de cotización, don Benjamín elevó nueva petición al ISS solicitando el reconocimiento de la pensión de vejez.

-   Esa petición fue negada por el ISS aduciendo que como ya había reclamado la indemnización sustitutiva, las semanas cotizadas con posterioridad a la reclamación serían objeto de devolución.

- Don Benjamín solicitó al ISS la revocatoria de la Resolución. Sin embargo, la entidad, pese a reconocer que el dinero correspondiente a la indemnización sustitutiva nunca fue reclamado por el demandante, negó la pensión de vejez, al considerar esta vez que sólo se encontraban acreditadas al Sistema 998 semanas de cotización.

-  El trabajador impugnó la Resolución que le negaba la pensión, pero el ISS no atendió su reclamo y dejó en firme la decisión de negar la pensión.

- Con base en lo anterior, don Benjamín optó por acudir a la acción de tutela en procura de que se le ampararan sus derechos fundamentales vulnerados.

-El Juez a quo negó el amparo solicitado por el demandante y lo propio hizo el Tribunal al resolver sobre la apelación que formuló don Benjamín.

- La Corte Constitucional seleccionó para revisión las sentencias de los jueces.

En su estudio la Corte observó que el ISS, además de vulnerar el derecho de petición del señor Benjamín Huertas Rodríguez, en la medida en que todas las solicitudes elevadas en relación con el reconocimiento y pago de su pensión de vejez no fueron resueltas de manera oportuna y completa, vulneró también su derecho fundamental al debido proceso, principalmente por las siguientes razones:

-Porque a pesar de haber quedado claramente establecido en las Resoluciones del ISS, que el actor nunca reclamó el dinero correspondiente a la indemnización sustitutiva y que el mismo fue reintegrado a la entidad, ésta le negó la pensión de vejez con el argumento según el cual aquella sí había sido reclamada.

-Porque no obstante que en la Resolución por medio de la cual se decidió la solicitud de revocatoria directa contra la decisión anterior se reconoció que el señor Huertas había renunciado a tal indemnización, el ISS negó la prestación aduciendo que no se cumplía con el número de semanas cotizadas, argumento que reiteró en su última decisión adoptada.

 -Así mismo, advirtió la Sala que el ISS también vulneró el derecho fundamental al debido proceso del accionante, al desconocer el principio de confianza legítima, como quiera que durante más de tres años permitió que efectuara cotizaciones al Sistema General de Pensiones, sin objetarlas ni rechazarlas, generando en él la expectativa fundada, y la convicción, de que una vez acumulara el número mínimo de semanas exigidas para consolidar la pensión de vejez, ésta sería reconocida por la entidad.

Con base en las consideraciones que se vienen de expresar, la Corte concluyó que el accionante tenía una expectativa seria y fundada, en que consolidaría su derecho a la pensión una vez reuniera el número mínimo de semanas requeridas para el efecto, como quiera que renunció a la indemnización sustitutiva, nunca la reclamó, y además cotizó desde el 1 de marzo de 2005 hasta el 29 de febrero de 2008.

Seguidamente, la Sala pasó a analizar si el accionante tenía derecho al reconocimiento de la pensión de vejez, teniendo en cuenta que se trata de una persona de 68 años -adulto mayor- con una considerable afectación de su estado de salud, y por tanto sujeto de especial protección constitucional, que se encontraba frente a una vulneración de su derecho fundamental al mínimo vital y que, por tanto, requería de una protección urgente de sus derechos.

Luego de establecer que don Benjamín era beneficiario del régimen de transición previsto en el artículo 36 de la Ley 100 de 1993, la Sala estimó que el accionante, tenía derecho a pensionarse con 60 años de edad y 1000 semanas cotizadas.

En forma textual dijo la Corte:

“Expresamente, en la mencionada resolución, se señaló que: “… para acreditar el tiempo requerido para el derecho a la pensión se solicitó internamente certificado de Historia Laboral de las semanas cotizadas por el asegurado, acreditando un total de 852 semanas válidamente cotizadas al ISS para el Sistema General de Pensiones, de las cuales acredita un total de 339 semanas cotizadas dentro de los veinte años anteriores al cumplimiento de la edad” (subrayado fuera del texto original) y donde se le sugirió al actor “… seguir cotizando para salud y pensión de conformidad con el artículo 3° del Decreto 520 de 2003 hasta completar el tiempo que le hace falta para adquirir el derecho a la pensión o mediante solicitud escrita reiterar la solicitud del pago de la indemnización sustitutiva de conformidad con lo establecido en el artículo 37 de la Ley 100 de 1993.”.

Con fundamento en esa respuesta, el accionante cotizó desde el 1 de marzo de 2005 hasta el 29 de febrero de 2008, hecho que se encuentra probado con los soportes allegados en sede de revisión del pago de dichas cotizaciones y el de semanas cotizadas en pensiones (…)”

Al término de su intervención encontró la Sala que el accionante además de ser beneficiario del régimen de transición, cumplía  con el requisito de edad para consolidar el derecho a la pensión, y satisfacía el requisito de las mil semanas de cotización en cualquier tiempo.

Y en ese orden le concedió al ISS un plazo de 30 días para que dejara sin efectos la Resolución en la que le negó la pensión de vejez a don Benjamín, y procediera, en su lugar, a reconocérsela.

En conclusión, como el ISS inicialmente le había indicado al accionante que contaba con 852 semanas, mal podía después esa entidad destruir la confianza legítima que esa información había generado en el afiliado.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

Una opinión
  1. hector dionisio martinez malaver dice:

    Despues de haber cotizado 1.650 semanas y altos valores al I.S.S actual COLPENSIONES ¿ es justo y legal una PIRRICAPENSIONLIMOSNA de un salario minímo legal vigente más una chichigúita ? Exigiendo debido proceso de FAVORABILIDAD E IGUALDAD DE OPORTUNIDADES desde año 2002 donde lo digno de resaltar es resoluciones y documentos burlescos dilatorios por montones y cuatro RETAZOSMINIRELIQUIACIONES que han convertido esta EXIGENCIA en un autentico CALVARIO o para que por cansancio DESISTA a mis JUSTOS Y LEGALES DERECHOS HUMANOS PENSIONALES ADQUIRIDOS. gracias y me suscribo.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.