¿Son los subsidios una solución efectiva a los problemas?

Con la crisis financiera que está en pleno desarrollo, se ha visto como muchos estados han optado por apoyar financieramente a bancos y diferentes empresas, decisión que muchos cuestionan pues no hay evidencia de que sean efectivas  para solucionar los problemas de fondo.

Aunque  subsidiar  diferentes sectores de la economía es una práctica de muchos años, en la medida en que la crisis avanza y los subsidios se amplían, aparecen más críticos de esta práctica.

En el pasado, los subsidios estatales se limitaban a sectores estratégicos de la economía que tenían que ver con la garantía de la salud, alimentación y otras necesidades básicas de la población, pero hoy esos subsidios o ayudas estatales se han extendido a sectores poderosos económicamente, subsidios que resultan difíciles de justificar.

Ahora, el punto es si los subsidios son o no efectivos para solucionar los problemas.

Cuando se trata de subsidios para mejorar la calidad de vida de la población, no es necesario justificarlos, puesto que su objetivo es garantizar que la gente tenga acceso a los elementos mínimos necesarios para vivir dignamente, y allí no se mira la rentabilidad económica sino la social.

Pero cuando los subsidios van dirigidos a sectores económicos, donde los beneficiados son empresas dedicadas a obtener beneficios, resulta realmente difícil de justificar y comprender.

Una empresa es subsidiada cuando no puede sobrevivir por sí sola, esto es cuando su productividad no alcanza para garantizar su propia subsistencia; luego el problema se reduce a productividad, a rentabilidad, y como se trata de ganar dinero, aquí lo social no es relevante como lo es en los subsidios dirigidos a mejorar la calidad de vida de la población.

Si el problema de fondo es que las empresas subsidiadas no son lo suficientemente productivas para mantenerse sin ayuda, los subsidios aliviaran sus situación pero no solucionarán el problema de la baja productividad, y al contrario, pueden acentuarlo.

Si un negocio no es productivo, por más dinero que el estado le inyecte, seguirá siendo improductivo puesto que los ingresos generados por el negocio no alcanzan para cubrir los costos y gastos del mismo, de modo que la solución no es subsidiarlos, sino reestructurarlos para que encuentren la forma de ser autosuficientes.

Pero si esto no es posible, la solución no puede ser un eterno subsidio  pues se convertirá un barril sin fondo que desangrará las acercas del estado; la solución será la eliminación del negocio por inviable.

Un negocio o empresa se crea para genera dinero, y si no es productivo debe desaparecer, puesto que si se recurre al subsidio, en lugar de ganar dinero, la empresa o  negocio subsidiado se convertirá en una máquina para perder dinero y ese no es la finalidad de un negocio o empresa.

De otra parte, subsidiar una empresa hace que sus empleados y propietarios se preocupen más por conseguir o mantener los subsidios que por solucionar las causas de su improductividad, por lo que día a día requerirán más de los subsidios.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.