Libros de contabilidad en los consorcios y uniones temporales

La ley no obliga a que los consorcios o las uniones temporales lleven libros de contabilidad, pero tampoco les impide que por control lleven su contabilidad, y en algunos casos le permite llevar contabilidad con el objetivo de utilizarla como prueba.

¿Cómo se prueba la existencia de un consorcio o unión temporal?

Nos consultan nuestros lectores cómo se debe probar la existencia de un consorcio o unión temporal.

Los consorcios y uniones temporales no constituyen una persona jurídica, ni siquiera una sociedad de hecho, por lo tanto, no existe registro mercantil ni escritura pública, documentos con los cuales se podría probar la existencia del consorcio o unión temporal.

Consorcios y uniones temporales frente al impuesto a las ventas

Los consorcios y uniones temporales son responsables del impuesto a las ventas (Iva), cuando directamente ejercen alguna actividad gravada con este impuesto.

Aunque los consorcios y uniones temporales no constituyen una persona jurídica, ni figura societaria alguna, y en consecuencia no se pueden considerar contribuyentes como tal, respecto al impuesto a las ventas pueden llegar a ser responsables.

Consorcios no se inscriben en el registro mercantil ni registras los libros de contabilidad en la cámara de comercio

Los consorcios, por no corresponder a una persona jurídica, no inscriben en el registro mercantil,  y en consecuencia, no deben registrar los libros de contabilidad en la cámara de comercio.

Si el consorcio lleva contabilidad y necesita su valor probatorio, cuanto menos para efectos tributarios, debe registrar sus libros de contabilidad en la Dirección de impuestos y aduanas nacionales (DIAN).

Diferencia entre consorcio y unión temporal

Cuando hablamos de consorcios y uniones temporales no siempre tenemos claridad respecto a lo que diferencia una organización de la otra.

Y es que el tratamiento  contable, tributario y laboral del consorcio y de la unión temporal, son iguales, no hay diferencia entre ellos.

Consorcios y uniones temporales deben tener NIT e inscribirse en el Rut

Los consorcios y uniones temporales, aunque no tienen personería jurídica, tienen la obligación de obtener el NIT y de registrarse en el Rut.

Esto se debe a que por expresa disposición legal, los consorcios y las uniones temporales son agentes de retención, y al ser agentes de retención, necesariamente deben tener un Nit al tiempo que deben tener su propio Rut.

Retención en la fuente a uniones temporales

Hemos conocido de una situación muy particular de retención en la fuente a uniones temporales, en la que el porcentaje de participación en un negocio no es el mismo que el porcentaje de participación con que se ha constituido la unión temporal.

Acta de constitución de consorcio

Entre ________ y ________. identificados como aparece al pie de nuestras firmas, en nuestra condición de representantes legales de las sociedades ________________.. y __________________, constituidas, como se acredita con los certificados expedidos por la cámara de comercio, los que se anexan a este contrato para que hagan parte del mismo, domiciliados en ________________.., hemos decidido celebrar el contrato de consorcio que consta en el documento que ahora se suscribe y que se rige por las cláusulas que se enuncian, y en lo no previsto en ellas por las disposiciones legales aplicables a la materia de que trata este acto jurídico:

Facturación en los consorcios

OFICIO 131555 de marzo de 2004

En su escrito de la referencia solicita aclaración al Concepto 080856 de diciembre 16 de 2002, proferido por esta Oficina, en el sentido de establecer si para el caso de la facturación de los consorcios o uniones temporales, previsto en el numeral 3°, del citado concepto, y referido a “Que lo hagan en forma conjunta los miembros del consorcio o unión temporal.”, corresponde a que cada uno de los miembros del consorcio puede hacerlo.

Consorcios y uniones temporales

ORIENTACIÓN PROFESIONAL No 04 DE 2002
1.OBJETIVO
El Consejo Técnico de la Contaduría Pública como órgano orientador técnico científico de la Profesión, en cumplimiento de las funciones establecidas en el artículo 33 de la Ley 43 de 1990 y consciente que en la actualidad existen dudas en relación con el manejo contable y los procedimientos de control en las actividades desarrolladas por los consorcios y uniones temporales, considera necesario orientar (con base en la normatividad vigente) su manejo e indicar los procedimientos que permitan el adecuado reconocimiento, registro, causación, medición, valuación, clasificación y emisión de información contable y financiera.