Corte Constitucional dice que utilizar el contrato de prestación de servicios para esconder relaciones laborales es violatorio de la constitución Nacional

La Corporación le reprochó  a las entidades públicas hacer uso irregular de ese instrumento de contratación, siendo que su deber como parte del Estado es asegurar el respecto a la Constitución Nacional.

Al revisar una sentencia de tutela proferida por el juzgado ochenta y seis Civil Municipal de Bogotá, la Corte Constitucional fustigó severamente a las entidades públicas, por utilizar la figura del contrato de prestación de servicios para enmascarar relaciones laborales y evadir consistentemente el pago de prestaciones sociales, desconociendo así las garantías especiales de la relación laboral que la Constitución consagra, dejando de lado además, la excepcionalidad de este tipo de contratación.

El ius variandi no aplica en contrato de servicios

El ius variandi es una facultad que sólo la tiene el empleador como parte de una relación laboral, por tanto no aplica para los contratos de prestación de servicios, pues el ius  variandi riñe con las características propias de un contrato de servicios, donde la prestación del servicio goza de cierta independencia, independencia que se pierde si se aplica el ius variandi.

Terminación unilateral del contrato de prestación de servicios requiere autorización previa del inspector de trabajo si el contratista goza de fuero sindical

Es muy probable que el título de esta columna despierte cierta extrañeza entre algunos lectores, pues asociar los conceptos de fuero sindical y  contratistas no suele ser común.

La inquietud tiene su explicación en el hecho de que entre la mayoría de las personas existe la idea equivocada de que los sindicatos solo pueden acoger en sus organizaciones a trabajadores dependientes, es decir a trabajadores empleados, y como los contratistas no participan de esa condición estarían excluidos de ellas, y por tanto no podrían ostentar el amparo foral, el cual, como se sabe, está reservado para los fundadores del sindicato, al igual que para los trabajadores que, con anterioridad a la inscripción en el registro sindical, ingresen al sindicato; los miembros de la junta directiva y subdirectivas del sindicato, federación o confederación de sindicatos, sin pasar de cinco principales y cinco  suplentes; los miembros de los comités seccionales, sin pasar de un principal y un  suplente; y para dos de los miembros de la comisión estatutaria de reclamos.

¿A la contratista embarazada, debe renovársele el contrato de prestación de servicios y de apoyo a la gestión, así se haya terminado el plazo de ejecución?

Dentro del contrato de prestación de servicios profesionales y de apoyo a la gestión, cuando se ha terminado la ejecución del contrato en mención y la contratista ha manifestado en cualquier momento o por cualquier medio su estado de embarazo, la Entidad debe aplicar lo señalado en la sentencia de Unificación de la Corte Constitucional SU 070 Y 071 de 2013 las cuales expresan los siguiente:

En el contrato de prestación de servicios puede existir coordinación, pero jamás subordinación

Cuando en la ejecución de un contrato se hace visible la subordinación, ese contrato necesariamente será de trabajo.

El Contrato de Prestación de Servicios pertenece al bloque de los llamados contratos innominados o atípicos. Y con esa denominación se están indicando dos cosas: una, que a dichos contratos la ley no les ha asignado un nombre determinado, y otra, que  los mismo no están regulados en el Código Civil. 

¿”Coordinación”, elemento clave en el contrato de prestación de servicios?

Suficientemente claro ha quedado para expertos y profanos que la configuración de un Contrato de Trabajo deviene de la concurrencia de tres elementos fundamentales: Prestación personal del servicio, subordinación, y retribución económica.

Contrato de prestación de servicios, el contratante debe afiliar al contratista a Riesgos Laborales si éste es persona natural

El Decreto 723 de 2013 se expidió con el fin de establecer las reglas destinadas a regular la afiliación, la cobertura y el pago de los aportes, en el Sistema General de Riesgos Laborales, de las personas vinculadas mediante contrato de prestación de servicios con entidades públicas o privadas, ya se trate de contratos civiles, comerciales o administrativos, y de los trabajadores independientes que ejecutan labores que a juicio del Ministerio de Trabajo sean consideradas como de alto riego. 

Características del contrato de servicios según la Corte constitucional

Cuando se vinculan trabajadores mediante la figura contractual del contrato de servicios puede resultar difícil discernir entre la existencia legal del contrato de servicios o de un contrato de trabajo realidad, por aquello de que toda relación personal de trabajo se presume regida por un contrato de trabajo según lo estipula el artículo 24 del código sustantivo del trabajo, de manera tal que es crucial poder distinguir claramente entre una figura y la otra, y la Corte constitucional nos da una excelente pista en la sentencia C-154 de 1997:

Un contrato de servicios no deja de serlo por el mero paso del tiempo

Un contrato de servicios no deja de serlo para convertirse en un contrato de trabajo por el mero paso del tiempo, es decir, que la duración el contrato  por este  tipo de vinculación es irrelevante y no conduce al cambio de la naturaleza del contrato de servicios.

La reclamación judicial de honorarios profesionales se hace ante la jurisdicción ordinaria laboral

Aunque es el código civil el que regula el contrato de servicios (y similares) y en algunos casos el código de comercio, cualquier reclamación judicial respecto de los honorarios derivados de este tipo de contratación se hace ante la jurisdicción ordinaria laboral.