En la depreciación se puede tomar una vida útil superior pero no menor a la legal

En la depreciación de activos fijos se puede utilizar una vida útil superior a la legal, pero nunca inferior.

La ley tributaria ha establecido la vida útil de los diferentes activos, y con base a ella se debe calcular la respectiva depreciación.

Activos en montaje o en construcción no se deprecian

Los activos fijos que se encuentran proceso de montaje o en construcción, no se deprecian.

La razón es que los activos sólo se deprecian en la medida en que se utilizan,  y es obvio que mientras los activos estén en proceso de montaje o construcción, no se pueden utilizar.

Tratamiento de los activos completamente depreciados

Qué hacer con los activos que ya han sido depreciados en su totalidad, es una de las preguntas más frecuentes que recibimos en Gerencie.com, así que expondremos nuestra opinión sobre el respecto.

Diferencia entre amortización y depreciación

En el reconocimiento de los activos a la generación de ingresos, se recurre a las figuras de la depreciación y de la amortización; veamos cuales son las diferencias entre estos dos conceptos.

Tanto la depreciación como la amortización, hacen referencia al desgaste o agotamiento que sufre un activo en la medida que con su utilización contribuye a la generación de los ingresos de la empresa.

Al depreciar construcciones y edificaciones se debe excluir el terreno sobre el que están construidas

Cuando se deprecian construcciones y edificaciones, se debe tener presente que antes de proceder a calcular la depreciación, se debe excluir el terreno sobre el cual están construidos.

Esto debido a que los terrenos por disposición legal no son susceptibles de depreciarse, de modo que hay que hacer esa separación para no llevar al gasto un valor indebido.

Finalidad de la cuota de salvamento en la depreciación de activos

Cuando se deprecia un activo fijo, se suele dejar una cuota de salvamento, decisión que a veces no comprendemos del todo.

La cuota de salvamento es aquel valor del activo que no depreciamos, de modo que al terminar la vida útil del activo, nos queda ese valor sin depreciar.

Depreciación fiscal acelerada

La legislación fiscal permite la depreciación acelerada para aquellos activos que por su naturaleza y utilización sufren un desgaste acelerado.

El artículo 140 del estatuto tributario, ofrece la posibilidad al contribuyente de incrementar la cuota de depreciación en un 25% por cada turno adicional que el activo sea utilizado.

Depreciación de activos usados

Los activos fijos usados que el contribuyente adquiera, pueden ser objeto de depreciación tomando como referencia la vida útil que le resta al activo.

Las reglas y procedimientos para la depreciación de activos fijos usados, son las mismas que para los bienes nuevos, teniendo presente que la vida útil utilizada por el contribuyente adquiriente del bien usado, sumada con la vida útil transcurrida en manos del anterior propietario, no puede ser inferior a la vida útil establecida por la norma para el activo correspondiente. Así lo expresa el artículo 139 del estatuto tributario:

Adiciones y mejoras a los activos frente a la depreciación

Las adiciones y mejoras que se realicen a los activos fijos que se capitalicen, entran a formar parte de la base sobre la cual se calcula la depreciación.

Cuando se hacen adiciones y mejoras a un activo fijo, estas por lo general se capitalizan, es decir, se llevan como un mayor valor del activo, lo cual, implica que el valor invertido en las adiciones y mejoras, en adelante entre a formar parte de la base sobre la cual se calcula la respectiva alícuota de depreciación.

Activos fijos que se pueden depreciar en un solo año

Para el 2010, los activos fijos que tengan un valor igual o inferior a $1.228.000 se pueden depreciar en un año sin considerar su vida útil.

Por definición legal, cada tipo de activo tiene su vida útil que por obligación se debe considerar al depreciar los activos fijos.