Contrato de obra civil

El contrato de obra civil es un contrato regulado por el código civil, mediante el cual el contratante encarga al contratista para que construya una obra o realice una actividad.

Este contrato está regulado por los artículos 2053 a 2062 del código civil colombiano bajo el capítulo "De los contratos para la confección de una obra material", y es uno de los contratos más utilizados cuando de construcción se trata o de mantenimiento y reparaciones locativas.

¿Cómo se determina el término del contrato de comodato cuando este no se fija?

Al ser el comodato un préstamo la celebración de este contrato lleva inmerso como condición que la cosa debe ser restituida a su dueño o a quien la prestó; de conformidad con lo señalado por el artículo 2200 del código civil, ahora bien el comodante a  la hora de celebrar un contrato puede señalar el termino por el cual presta su bien; pero si no se pacta termino para el comodato ¿puede el comodatario devolverlo cuando a bien lo tenga?

¿Es el comodato realmente un contrato de carácter unilateral?

Se habla de bilateralidad en los contratos, cuando la celebración del mismo acarrea obligaciones para ambas partes; respecto al contrato de comodato se predica de este su unilateralidad, toda vez que es el comodatario quien debe conservar la cosa prestada, darle el uso convenido y restituirla en buen estado una vez termine el contrato.

Diferencias entre suscribir un contrato de comodato y constituir un derecho real de uso o habitación

Cuando la intención sea la de prestar un bien inmueble como por ejemplo una casa, para que terceros la habiten por determinado tiempo, es importante saber bien, bajo que figura se otorga el goce de este, ya que de lo anterior dependerá el momento en el que podemos recuperar el goce del mismo; ya que no es lo mismo constituir un derecho de habitación que suscribir un contrato de comodato.

El leasing habitacional, solución o espejismo

A requerimiento de nuestros consultantes, retomaremos un tema que se consideraba superado y guarda referencia a las expectativas creadas mediante la implementación de este novedoso sistema para la adquisición de vivienda mediante el pago de canon de arrendamiento, que se ha considerado evolucionó inversamente de panacea a caja de pandora, descubriéndose al final, lo que muchos quisimos no considerar en su oportunidad, que por constituir una operación financiera, nunca tuvo nada de social y sí mucho, por no decir que todo, de tiburón,  hasta el punto de tenerse hoy por hoy, si no “derogado”, si, en vía de extinción, a pesar de sus aun innegables beneficios tributarios.

¿Cuándo le es lícito al mandatario terminar de manera unilateral el mandato?

Una de las características fundamentales del contrato de mandato es su bilateralidad, es decir, que no solo el mandatario es quien debe llevar a cabo el encargo, ya que al mandante, también le asisten una serie de obligaciones las cuales son fundamentales para que el mandatario pueda cumplir a cabalidad lo que se le encomendó en el contrato.

Obligaciones del corredor e interesados en el contrato de corretaje

Cabe recordar el concepto del contrato de corretaje; el cual es la operación mercantil donde se pacta un negocio jurídico entre un corredor (quien es el que tiene el conocimiento sobre la oferta, demanda y va a ser el intermediario de las partes) y los interesados (quienes son los que encargan el negocio), existiendo dentro del contrato de corretaje unas obligaciones entre las partes así:

Relación entre mera tenencia y contrato de comodato

La característica fundamental de la mera tenencia radica en que, quien la ejerce reconoce el dominio sobre el bien en cabeza de otra persona, convirtiéndose el mero tenedor en alguien que solo cuida o administra el bien ajeno; bajo este entendido ¿se podría decir que el comodatario es un mero tenedor? Se puede definir la mera tenencia como la circunstancia de hecho a través de la cual una persona disfruta de bien aceptando que este le pertenece a otra persona.

De la prestación de servicios profesionales con abogado. Cuando no se pacta expresamente el valor de los honorarios

Algunas veces, por las razones que sea, no se suscribe Contrato de Prestación de Servicios Profesionales con Abogado y en consecuencia, no se fija el valor de los honorarios profesionales por su gestión, convirtiéndose entonces, en un interminable dolor de cabeza su determinación cierta en uno u otro momento.

De la prestación de servicios profesionales con abogado. El pacto de honorarios a cuota litis y por prima de éxito

Continuando con nuestro editorial, solo nos queda por referenciar los sistemas a Cuota Litis y por Prima de Éxito, que si bien es cierto en nuestro País no tienen regulación alguna, en otros es férreamente reglamentado o expresamente prohibido, ya que conllevan la filosofía del abogado como socio dominante del cliente en un proceso del que por razones éticas no se entendiere pudiere ser parte.