Que tu cuerpo no te delate

Miedo, tristeza, ira, asco, desprecio, sorpresa, felicidad, son las 7 emociones universales que según estudios revelan nuestros pensamientos, sentimientos y estados anímicos y que al estar conectadas de un modo natural e inevitable con nuestro cuerpo, las reflejamos en diferentes situaciones a las cuales nos enfrentamos diariamente, consciente o inconscientemente, con intensión o sin ella, es la manera de expresar lo que sentimos.

Cuando las empresas pierden a sus clientes. El caso “Pepito”, que no le pase a usted

¿Se acuerdan de pepito? Si, la persona que aprendió a expresarse asertivamente luego de que era muy tímido e inseguro de sí mismo. Pues resulta que don Pepito aparte de ser un exitoso profesional ahora se había convertido en un joven empresario; y una de sus grandes ideas logró materializarla convirtiéndola en una empresa que generaba empleo para muchas personas. Con el tiempo sus ventas iban en alto y rápido crecimiento y por supuesto se sentía muy satisfecho de sus resultados. Poco a poco comenzó a establecer sucursales en diferentes ciudades del país; y como era lógico no podía entenderse personalmente con sus clientes, así que fue dedicándose a otras labores más administrativas y para ello contrataba personal idóneo que manejara con la más excelente calidad las relaciones con sus apreciados clientes.

Desarrolle sus habilidades expresivas y amplié sus posibilidades

Desde que nacemos sentimos la necesidad de expresarnos. Nuestra primera forma de comunicación aunque no lo recordamos, ya que éramos bebes, fue el llanto; y a través de él expresábamos nuestras necesidades y emociones (miedo, hambre, sueño, disgusto). Poco a poco los gestos, la sonrisa, los balbuceos y las palabras se fueron convirtiendo en una forma más estructurada de comunicación. Y así en la infancia y adolescencia fuimos aprendiendo a relacionarnos mejor con nuestro entorno.

El día en el que “PEPITO” aprendió a expresarse

Pepito era muy tímido, desde pequeño fue un niño muy inteligente, cariñoso y talentoso, le gustaba mucho estudiar y sacaba las mejores notas del colegio. Pero pepito tenía pocos amigos. Con el paso del tiempo su timidez y miedo para relacionarse fácilmente con las demás personas fue disminuyendo pero aun en su juventud se le dificultaba expresar abiertamente sus sentimientos, pensamientos y grandes ideas.

Gestos ilustradores y manipuladores

¿Cuándo fue la última vez que se detuvo a pensar en cómo utiliza las manos al comunicarse? Seguramente no sepa diferenciar entre los miles de movimientos que puede hacer con ellas al hablar. Hay dos clasificaciones muy sencillas (pero no por eso menos importantes) de gestos manuales: los gestos ilustradores y los gestos manipuladores.

El mito del lenguaje corporal

Si está leyendo este artículo, probablemente habrá, deseado saber lo que pensaba una persona cuando le hablaba, si un ser querido le escondía algo, o si sospechaba que le mentían pero no podía saber con certeza por qué.

El problema que surge cuando se despierta el deseo de estudiar el lenguaje corporal es que -con demasiada frecuencia- pensamos que será una vía directa a desentrañar todo lo que los demás nos esconden; que será capaz de detectar mentiras como si fuese un detective de película; y que logrará manipular a los demás controlando su voluntad a su antojo, detectando todos sus miedos y puntos débiles para imponer su autoridad sobre ellos. Ni hablar del éxito como seductores, negociantes y prácticamente cualquier rubro que involucre persuadir a otros de lo que queremos.

Leer los gestos faciales

Cuando se habla de expresiones faciales, a veces preocupa un poco cómo va a conseguir identificar las 10.000 expresiones distintas que el científico Paul Ekman clasificó en su Sistema de Codificación Facial (FACS) hace algunos años.

Crear empatía a través del lenguaje corporal

Los seres humanos nos estamos distanciando con mayor rapidez, no sólo en nuestra manera de comunicarnos, sino en la forma como interactuamos físicamente.

La desconfianza y la inseguridad han tenido unos efectos desastrosos en la forma en que nos acercamos unos a otros, especialmente en lo que respecta al contacto físico casual. Cualquier roce, tropiezo o toque accidental es acompañado inmediatamente de una disculpa; y es que parece que estamos condicionados para pensar que cualquier acercamiento entre nosotros es incómodo y debe ser rechazado.

El error de hablar con las manos ocupadas

Uno de los grandes secretos de la oratoria es el uso adecuado de las manos durante el discurso, se trata de un lenguaje en sí mismo, permite que se reafirme en su personalidad y en aquellos mensajes que pretende transmitir a su audiencia. Puede convertir el discurso más sencillo en todo un evento.

6 consejos para un buen apretón de manos

El apretón de manos es la forma de comunicación no verbal más aceptada en el mundo, especialmente en el área de trabajo.  Nos sirve de presentación y de despedida, con ese gesto podemos intercambiar muchos mensajes sutiles: bienvenida, aprobación, aceptación, congratulaciones e incluso lealtad.