Cómo proteger su empresa de amenazas digitales

No solo las grandes empresas y entidades gubernamentales están en el punto de mira de los ciberdelincuentes. Las pequeñas y medianas empresas son un objetivo jugoso para quienes se ganan la vida con las debilidades de los demás.

Procedimiento para que el costo del parqueo de vehículos inmovilizados por orden judicial sea asumido por la rama judicial

Hace un tiempo desarrollábamos nuestro editorial en cuanto que el costo del parqueadero de vehículos inmovilizados por orden judicial no es a cargo del afectado por esta, sino que en virtud del Inciso 10 del Artículo 1o de  Ley 1730 de 29 de julio de 2014 sustitutivo del Artículo 18 de la Ley 769 de 2002, este debe ser asumido "por la autoridad judicial instructora del proceso respectivo hasta el día que el vehículo sea retirado del parqueadero", no obstante ser una disposición de orden público y obligado cumplimiento que supusimos era de acatamiento automático, es tal la inercia y desfachatez de ciertos jueces que no solo desconocen la norma, sino que una vez conocida se inhiben de aplicarla empujando a los afectados a las fauces de los dueños y administradores de parqueaderos.

Pseudochepitos virtuales. Nueva forma de cybercrimen a la colombiana

Desde la estafa nigeriana, el niño con cáncer terminal, la madre de 5 hijos que busca a su niña de 8 años raptada por secta satánica, hasta la llamada millonaria, o el celular premiado son ya viejos esquemas de estafas rápidas en las que muy pocos caen; pero ahora, la cyberindustria del crimen ha evolucionado a esquemas sorprendentes tanto por la argucia de quien lo concibe como la majadería de quien cae.

Por qué pagar por la consulta virtual privada

En un mundo tecnologizado -si cupiere la expresión- donde toda la información está disponible a menos de diez centímetros llegándose a afirmar que lo no exista en Internet, no existe, demarcamos con especial referencia el acceso a la búsqueda de consejo y apoyo en los temas más disímiles que hasta hace menos de un lustro tan siquiera pudiéramos imaginar.

Las deudas por infracciones de tránsito y el boletín de deudores morosos del estado colombiano

Además de DATACRETO y ASOBANCARIA, para nuestra pesadilla, existe una poco conocida y hasta quizás desapercibida, tercera base de datos de registro del comportamiento negativo de pago de las obligaciones a cargo.

El Boletín de Deudores Morosos del Estado *BDME* es una relación de las personas naturales y jurídicas que a cualquier título, modo o condición, dentro de las fechas de corte, tienen contraída una obligación con una entidad pública de cualquier orden o nivel, cuya cuantía supera los cinco (5) salarios mínimos mensuales legales vigentes (SMMLV) -$ 3´221.750,oo para 2015- y más de seis (6) meses de mora, o, que habiendo suscrito un acuerdo de pago, lo hubiesen incumplido.

Las infracciones de tránsito que nunca cometí pero que me cobran coactivamente

De las múltiples inquietudes de nuestros amables visitantes, adaptamos esta por la común recurrencia de su formulación:

"...fui a renovar mi licencia de conducir, y me entere que tenia dos multas de transito de unas motos que supuestamente conducía, pero primero yo no tengo moto, segundo jamás he tenido licencia de moto, y en el lugar donde aparecen las multas, nunca he estado, tampoco me llegaron notificaciones, con todo, iba a pagar y me dijeron que tenia que ser en la localidad donde ocurrió, vivo en Manizales y las multas fueron en Barranquilla..."

Procedimiento de transito con vehículos blindados no caravanizados

Adicional a la tortura que debemos padecer como conductores de vehículos en soportar las motos que aparecen y desaparecen como almas en pena transgrediendo todas las normas de transito, debemos padecer la de los escuadrones de escoltas que bloquean cualquier intersección e incluso aun a riesgo de su propia integridad le tiran la moto encima  a la desprevenida señora de la tercera edad que en su pichirilo avanza pesadamente, para darle vía a tal o cual Politiquero, Funcionario, Ejecutivo, Diplomático o Milico que se siente transportado en el blindado a su primera infancia y el país de nunca jamás...

¿En el comparendo electrónico el infractor es el conductor o el propietario del vehículo?

Traemos la siguiente reiterada inquietud de nuestros visitantes:

"... hace como seis meses le facilité mi vehículo a un amigo y le aplicaron un comparendo electrónico por exceder la velocidad. Lo curioso es que se lo cargaron a la placa del carro, es decir a mi, pero para esa época estaba de comisión en el exterior y ese carro lo vendí hará 15 días sin problemas, pero ahora me notifican que debo pagarlo, pero si yo no estaba conduciéndolo por estar en el país. Es legal ?...

Término para rechazar un comparendo de tránsito y pagar con descuento

Nada más caótico que entender y aplicar los términos que regula los remiendos legislativos que integran el Código Nacional de Transito, que partiendo de una norma referente, la Ley 769 de 2002, ha sido modificada por la Ley 1383 de 2010, y aunque debiera ser reglamentada por un decreto especializado, terminó siendo modificada por el Decreto Nacional Antitrámites 019 de 2012, de tal forma que, al afectarse unas normas y mantenerse otras sin ninguna coherencia entre si, se crearon una serie de baches que van desde la incomprensión de redacción y la imposibilidad de articulación, hasta la contradicción entre los términos fijados en un articulo y en otro, aspectos que para el ciudadano corriente cumplidor de la ley, se convirtieron en un galimatías de cuentas, que termina resolviéndolo quien menos idea tiene de los mismos, el Agente, Guarda, o Alférez de Transito que elabora y notifica la Orden de Comparendo.

Infracciones de tránsito. Notificación de la orden de comparendo y cobro coactivo

En nuestro diario evaluar las consultas de nuestros amables visitantes encontramos especial referencia a  quejas por haber sido multados por infracciones de transito sin  ser previamente notificados de ordenes de comparendo como tampoco de los cobros coactivos y que a pesar de derechos de petición y acciones de tutela, no se les da la razón.