Gastos de representación están incluidos en el límite del 40% de la cédula de rentas laborales

Recordemos que el artículo 206 del Estatuto Tributario contempla las rentas de trabajo que se consideran exentas para efectos del impuesto sobre la renta y complementarios. Ahora bien, en el numeral 7 ibídem señala que en el caso de los magistrados de tribunales y sus fiscales, el 50% de sus salario se considerará gastos de representación exentos. Igual suerte se predica de los rectores y profesores de universidades públicas.

El 25% de renta exenta del numeral 10 del artículo 206 del ET, está dentro del límite del 40% señalado para cedula de rentas de trabajo

Se han escucha voces que señalan que la renta exenta del 25% de que trata el numeral 10 del artículo 206 del estatuto tributario no está incluida para efectos de la limitación que trae la cédula de rentas de trabajo.

Para

DIAN confirma doctrina en relación con las pensiones extranjeras

Hace algún tiempo señalamos cómo a juicio de la autoridad tributaria expresada en oficio 58213 de 2014, las pensiones percibidas del exterior no pueden considerarse como renta exenta bajo el entendido de que no fueron producto del sistema de seguridad social integral.

Proyecto de ley busca ampliar exoneración del sector hotelero por 20 años

En un momento crítico de la hacienda pública, como el que vivimos actualmente, se debe tomar dos opciones, o se grava con plenitud las rentas para que con dichos impuestos se tenga recursos para dinamizar la economía, o se desgrava sustancialmente para que sea el sector privado el que tome la iniciativa y se reactive la economía.

La sanción moratoria por el no pago oportuno de las cesantías es renta exenta

El artículo 206 del estatuto tributario y específicamente el numeral 4, señala que los intereses de cesantías son una renta exenta para el trabajador. Dispone la norma:

“4. El auxilio de cesantía y los intereses sobre cesantías, siempre y cuando sean recibidos por trabajadores cuyo ingreso mensual promedio en los seis (6) últimos meses de vinculación laboral no exceda de 350 UVT.”

Renta exenta del 25% en el caso de los no residentes

En esta oportunidad trataremos simplemente un problema de orden práctico. Es así como las personas naturales se clasifican en empleados, trabajadores por cuenta propia y otros, estos tres, todos, bajo el presupuesto de que sean considerados residentes. De allí que la pregunta es ¿a qué categoría tributaria pertenecen los no residentes?

Traslado entre cuentas AFC de las mismas características a un establecimiento bancario diferente, no conserva el beneficio tributario de renta exenta

Recordemos que con ocasión de la ley 1607 de 2012, los aportes  que se hagan a cuentas AFC pasaron a ser considerados una renta exenta. Para ello, de conformidad con el artículo 126-4 del estatuto tributario deben permanecer en dichas cuentas por un término de 10 años. Y solo podrá retirarse conservando los beneficios cuando dichos recursos sean destinados para la adquisición de vivienda.

Para que se mantenga como renta exenta aportes a cuentas AFC, el titular de la cuenta es al quien debe efectuarse el desembolso del retiro

Recordemos que a partir de la ley 1607 de 2012, los aportes a la cuentas AFC pasaron de ser denominadas ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional a ser consideradas renta exenta, en los términos del artículo 126-4 del estatuto tributario.

Renta exenta en el IMAN e IMAS de empleados ¿se encontraba limitada?

Ya hemos contado, en que va el tema de la sentencia C-492 de 2015 y como sus efectos fueron diferidos por la Corte Constitucional por la admisión del incidente de impacto fiscal, y solo en el año gravable 2017, declaraciones que se presentan en 2018, podremos hacer uso de dicha renta exenta. Eso si la reforma mantiene el sistema, situación bien difícil, teniendo en cuenta las recomendaciones de la comisión de expertos.

Por tercera vez, DIAN señala que renta exenta del 25% no aplica a la retención mínima

Desde la expedición del fallo de la Corte Constitucional sobre la aplicación, relativo a la aplicación del 25% como renta exenta en el IMAN e IMAS de empleados, se avizoró las complicaciones que traería el mismo.

La principal de esas preocupaciones, estaba relacionada con la forma en que se debería modificar la retención mínima del artículo 384 del estatuto tributario, sabiendo que de no hacerlo probablemente se suscite una cascada de saldos a favor de empleados.