Plazo para implementar Sistema Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo vence el 31 de enero de 2017

Todas las empresas, ya sean pequeñas, medianas y grandes deben implementar el llamado  Sistema Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo, y el plazo máximo para su implementación vence el 31 de enero de 2017.

Me negaron la pensión de invalidez porque tenía 8 semanas cotizadas y se requieren 50 ¿Qué hago?

Un lector nos hace la siguiente consulta:

Un familiar sufrió un accidente de tránsito el 14 de diciembre de 2014. En ese momento tenía 20 años de edad. A raíz del accidente el siniestrado presenta discapacidad del miembro superior derecho. La Junta Regional lo calificó con un con el 56% de pérdida de su capacidad laboral, y el fondo de pensiones Porvenir con un 61%. Al momento del accidente dicha persona solo llevaba 8 semanas cotizadas. Se presentó la documentación destinada al reconocimiento de la pensión de invalidez pero ésta le fue negada con la explicación de que no tiene derecho porque al momento del accidente no contaba con 50 semanas cotizadas.

Pensión anticipada de vejez – La deficiencia que la origina puede ser de origen común o laboral, la edad requerida es 55 años, y solo se necesitan mil semanas cotizadas

En Sentencia T – 462 del 29 de agosto de 2016 la corte Constitucional recuerda cuales son los requisitos que debe cumplir el discapacitado para acceder a esta modalidad especial de pensión.

Antes de entrar en detalles recordemos qué dice el Artículo 33 de la ley 100 de 1993, modificado por el artículo 9 de la ley 797 de 2003.

¿Un servidor público se puede pensionar con 55 años de edad y 1000 semanas cotizadas si dichos requisitos los cumplió antes de finalizar el año 2014?

Un lector nos hace la siguiente consulta: 

Nací en 1958; laboré como servidor público durante más de 20 años continuos. No quedé amparado por el régimen de transición, pues a 1º de abril de 1994 no tenía 40 años de edad ni había acumulado 15 años de servicios cotizados. En enero de 2003 contabilizaba 1042 semanas cotizadas, o sea 42 semanas adicionales de las 1000 requeridas en ese año. A julio de 2005 tenía 1.100 semanas cotizadas. Antes del 31 de diciembre de 2014 ya había cumplido 55 años de edad y acumulaba 1300 semanas. Pregunto: ¿Me podía  haber pensionado con esas 1.000 semanas y 55 años de edad, o debo esperar a cumplir 62 años? Hoy tengo 58.

No es posible el reembolso de los aportes para salud que se le descontaron al pensionado sobre las mesadas retroactivas

Frecuentemente se nos pregunta sobre el procedimiento que deben utilizar los pensionados para que sus EPS les devuelvan los aportes para salud que les fueron descontados al momento en que se les reconoció la pensión de vejez o de sobrevivientes.

Si el trabajador sufre un accidente de tránsito hallándose en el desempeño de sus funciones, ¿quién debe responder: el SOAT o la ARL?

Una visitante de la página nos ha planteado  la siguiente inquietud que hemos editado para mayor claridad: 

Buenos días, soy auxiliar de enfermería de remisiones en ambulancia. En una de ellas tuvimos un accidente en el cual la ambulancia rodó por un abismo causándome fractura de rotula izquierda y hematomas en varias partes del cuerpo. Inicialmente me atendieron por SOAT.  La ARL me ofrece programa de rehabilitación una vez termine el tope del SOAT, pero éste no me ofrece nada de rehabilitación en mi lugar de residencia. Pregunto: ¿quién debe asumir mi proceso de rehabilitación, siendo que se trató de un accidente de trabajo pero a la vez de tránsito?. Llevo siete meses de terapia física, dos cirugías  y no me recupero. ¿A quién le corresponde asumir mi proceso de rehabilitación a la  ARL o al SOAT?

Condición más beneficiosa – Corte Constitucional unifica los criterios conforme a los cuales procede dicho beneficio en materia de pensión de invalidez

En una columna publicada aquí hace varios meses, indicamos en qué consiste el principio de la condición más beneficiosa. Subrayamos en esa ocasión que había que distinguir entre el principio de la condición más beneficiosa y el de la norma más favorable, pues los escenarios de aquel y éste son diferentes. Dijimos que en el caso de la norma más favorable el intérprete se encuentra frente a dos normas vigentes, y debe escoger una de ellas, pues las dos son excluyentes entre sí, y tampoco se puede construir una tercera tomando partes de una y otra. Según este principio, se debe escoger la más favorable.

Mi papá y mi mamá reclamaron el incremento del 14% y Colpensiones lo pagó, pero él no quiere entregarle el dinero a mi mamá. ¿Qué se puede hacer?

Con ocasión de la publicación en este sitio de la columna titulada “El derecho al incremento pensional por persona a cargo del pensionado no prescribe”, un lector nos ha dejado la siguiente nota: 

“Buenos días, pasa que mi mamá y mi papá reclamaron a Colpensiones el reconocimiento y pago del incremento del 14%, adicional a la pensión,  que prevé la ley por tener la esposa a  cargo. Ya llegó el dinero pero mi papá no quiere darle la plata a mi mama;  dice que eso es solo de él por el motivo de que eso llega en su mesada. Qué se debe hacer en este caso? Fuera de eso el abogado cobró el 40%. Gracias, espero su respuesta.”

El derecho al reajuste de la pensión por inclusión de nuevos factores salariales no prescribe

Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia: “No existe un principio de razón suficiente para seguir sosteniendo la prescriptibilidad del reajuste por inclusión de nuevos factores salariales.”

Como algunos lectores lo recordarán, hasta el año 2003 la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia mantuvo  el criterio de que  la pensión podía ser reajustada en cualquier momento como consecuencia de la inclusión de factores salariales no incorporados a la base de liquidación al momento de su reconocimiento, pues respecto de dichos factores salariales no operaba el fenómeno de la prescripción.

Sin embargo, esa posición de la Corte fue recogida por la Corporación mediante sentencia del 15 de julio de 2003, rad. 19557, en la cual pasó a adoctrinar que dicha acción y el derecho que le da sustento, es susceptible de verse afectada por el fenómeno de la prescripción extintiva, de conformidad con los arts. 151 del C.P.T. y 488 del C.S.T.

Para adoptar ese cambio de jurisprudencia la Corte consideró que como los derechos crediticios emanados de una relación de trabajo prescriben, eso implicaba la imposibilidad de considerarlos para cualquier efecto jurídico, incluido  la reliquidación de las pensiones, y por tanto  «lo lógico y legal es que al producirse la prescripción de la acción personal del trabajador respecto de acreencias laborales o de algunas de ellas, los derechos que ellas comportan se extingan».

Eso, puesto en términos bien sencillos significa que como el derecho a reclamar el pago de un concepto salarial o prestacional (horas extras o cesantías, por ejemplo) prescribe al cabo de los tres años de haberse causado, lo lógico es que una vez prescribe el derecho a reclamar, los derechos que ellos representan se extingan, lo cual hace que no se puedan utilizar para ningún efecto jurídico, como sería revalorizar la pensión.

Vale la pena hacer aquí un paréntesis para recordar que en materia laboral los derechos salariales, prestacionales, indemnizatorios, etc., no prescriben, la que prescribe es la acción, o sea el derecho a reclamar judicialmente el pago de tales beneficios.  Veamos un ejemplo: si el empleador no le pagó al trabajador la prima de servicios de junio de 2012 y éste no reclamó, el derecho al pago de esa prima aún se mantiene, no se ha extinguido, así hayan pasado 4 años, lo que le prescribió al trabajador fue el derecho a acudir a la justicia en procura de que se obligue al empleador a pagarle dicha prestación. Técnicamente se dice que la obligación del empleador dejó de ser exigible judicialmente y pasó a ser una obligación natural.

Cerramos el paréntesis y volvemos al tema central de esta columna.

Siguiendo con los argumentos que utilizó la Corte para asentar que no es posible utilizar tardíamente unos factores salariales para reajustar la pensión, veamos como discurrió la Corporación  en ese momento:

“(…) No aparece entonces razonable afirmar la extinción de los créditos sociales del trabajador por efectos del acaecimiento de la prescripción al haberse cumplido el plazo trienal establecido por la ley y, a la vez, sostener su vigencia por constituir parte de la base económica de la prestación pensional. Lo lógico y legal es que al producirse la prescripción de la acción personal del trabajador respecto de acreencias laborales o de algunas de ellas, los derechos que ellas comportan se extingan y que no sea posible considerar su existencia para ningún efecto jurídico, dado que al desaparecer del mundo jurídico entran al terreno de las obligaciones naturales que, como es sabido, no tienen fuerza vinculante.

“(…) Y es que, se insiste, fijado el monto de la pensión surge para el pensionado el derecho a que éste sea reliquidado por  desconocerse algunos de los componentes que constituyeron su base, pero tal reconocimiento está sujeto a la existencia del derecho de crédito que comporta; de tal suerte que, extinguido éste por prescripción no es posible volver a hacerle producir efectos jurídicos.

La anterior doctrina, se mantuvo intacta y vigente hasta junio de 2016.

En efecto, mediante sentencia SL8544-2016 - Radicación n. 45050 – del 15 de junio de 2016

Límite superior del ingreso base de cotización a seguridad social privilegia altos salarios

El ingreso base de cotización a seguridad social tiene dos límites, uno inferior y otro superior, y el límite superior es un límite diseñado para personas privilegiadas que devengan altos salarios, como nuestros  congresistas que terminan cotizando apenas sobre la mitad de su sueldo, o un poco más.