Teorización de la Prescripción de las deudas con tarjeta de crédito

Por 13 febrero, 2019

Aspectos relevantes a considerar respecto a la prescripción de las deudas con tarjetas de crédito.

Delimitación

Esta inquietud de varios de nuestros consultantes, es el diario en el corrillo entre amigos que ha permitido construir de boca en boca multicidad de opiniones entre lo divino y lo mundano, razón por la cual dedicaremos unas líneas en revisar un tema que aunque de arraigo general extrañamente pasa desapercibido.

Al caso, abstraigámonos al momento en que ansiosos y expectantes nos es aprobada la Tarjeta de Crédito {TC}… que felicidad !!!, y entre los tantos papeles que firmamos está un pagaré en blanco con su carta de instrucciones, ambas preimpresos  en letra tipo Arial 5 color azul, de esa que solo es legible a la luz del sol con aumento del 200% y que obviamente no leemos, pagaré este, técnicamente denominado Pagaré de Contra-garantía, cuyos efectos, detallaremos más adelante.

Tengamos presente que intratándose de pagaré, el termino de prescripción declarable judicialmente como “…perdida de derecho del acreedor negligente a cobrar las sumas de dinero contenidas en él…”, es de tres (3) años contados a partir de la fecha que, en principio, le es impuesta como de vencimiento o exigibilidad.

Ahora bien, al momento de usar la TC, por cada compra, estamos firmando adicionalmente otro pagaré, que llamaremos para no confundirnos, pagaré de compra, el cual diferimos pagar entre una y treinta seis cuotas-en algunos casos más-, de tal forma que al final del mes tendremos en la billetera cero billetes y un mínimo de copias de diez pagares de compra a diferentes plazos.

Nótese bien: COPIAS de los pagarés de compra. Los originales con los que se queda el establecimiento constituyen a su vez soporte para el pago de la venta, base de cargo a nuestra cuenta y sustento del Pagaré de Contra-garantía.

En un salto quántico, pensemos que al año y seis meses de uso y pago a trancas o mochas, con un saldo a cargo de $ 5´800.000,oo nos reventamos… no podemos continuar pagando. Nos pasamos el primer corte y al día siguiente comienza el acoso telefónico…nos aguantamos el resto del año, de pronto se calman, cambiamos de residencia, de trabajo y hasta de ciudad…  y a los 5 o más años, por arte de magia nos ubican de CREAR PAIS, REFINANCIA, CONALCREDITO o de la Casa de Cobranzas tal, presentándose orondamente como los compradores de la cartera del banco, “con un saldo pendiente de $ 15´000.000,oo” comienza un estratégico y permanente acoso de tenaza  al fijo, al móvil, al correo, al mail,  presencial, o como sea, para que lleguemos a un “acuerdito de pago por el 60% del valor de la deudita” y es entonces cuando nos asalta la inquietud titular de este editorial, máxime cuando nos da por revisar el cajón olvidado del armario y en una bolsa encontramos cerca de tres docenas de pagarés de compra por allá de esas épocas y que sumados son $ 4´000.000,oo en compritas diferidas entonces entre 6 a 24 meses…y comienza a dolernos la cabeza, como es entonces que prescriben estas deudas?

Pagarés de Compra y Pagaré de Contra-garantía.

Retomemos el Pagaré de Contra-garantía con su “cartica” de instrucciones: en alguna de sus ilegibles líneas indica más o menos que, la mora en el pago de una o más obligaciones hará exigibles todas las adquiridas incluso las aun sin vencer y se podrá diligenciar el pagaré por el valor total de todas las obligaciones asi consten en otros  documentos. Esto, en principio, significa ni más ni menos, que estando en mora el pago de la cuota que sea, asi cada pagaré de compra este pendiente de plazo, tal como se recogen en el último extracto, el banco podrá declarar automáticamente insubsistentes estos e integrar los valores individuales de cada pagaré de compra como un todo en el saldo total a cargo en el Pagaré inicial, o de Contra-garantía.

Al caso precisemos que el Pagaré de Contra-garantía opera como un resguardo para el banco en estas operaciones con TC, ya que en lugar de cobrar uno a uno los múltiples pagarés de compra, cobran uno solo integrado con la suma de los capitales y demás arandelas de los últimos indicados.

En este orden de ideas, siguiendo la carta de instrucciones, todas las obligaciones serían exigibles el día en que sea diligenciado el Pagaré de Contra-garantía y el término de prescripción comenzaría a correr a partir del día siguiente. Muy sencillo de entender, pero el negocio no está en hacer exigibles los saldos inmediatamente porque se perderían los intereses corrientes a los cuales financiamos nuestras compras asi como las cuotas de manejo, y es entonces cuando el banco arremete con el cobro telefónico directo, institucional o administrativo, hasta que el plazo del ultimo pagaré de compra se agote, para entonces sí, proceder a diligenciar el Pagaré de Contra-garantía.

Entonces a manera de ejemplo, si el plazo del primero de las tres docenas de  pagarés de compra terminaba el 15 de marzo de 2010, y mes a mes, el plazo del ultimo terminaba el 24 de diciembre de 2014, si el Pagaré de Contra-garantía se diligencia el 28 de diciembre de 2014, a partir de cuando se contaría el termino de prescripción…?

La respuesta pareciera obvia, pues a partir del 29 de diciembre de 2014… tal cual se ha estimado como fe notarial por los bancos,  impuesta a los usuarios, adherida por los  jueces, e ignorada por los organismos de vigilancia y control.

Mas no consideramos que sea así de “obvio”, como lo veremos en el siguiente editorial.

De la Integración abusiva

Retomando el ejemplo previo, en el que el banco integra en el Pagaré de Contra-garantía como saldo total todas las obligaciones vencidas desde hace más de cuatro años con un vencimiento presente imaginario, amparado en la Carta de Instrucciones, teorizamos que al ser de esta manera, se está procediendo en una integración abusiva del título valor, toda vez que, entre el 15 de marzo de 2010 y el 28 de diciembre de 2014 –referidos en el escenario anterior, han corrido cerca de 54 meses, y si lo vemos en retrospectiva, aun estando vencidos todos los plazos de los pagarés de compra incluso desde el 2010, estos se actualizaron mágicamente a 28 de diciembre de 2014 en perjuicio del deudor y beneficio del banco, salvando maquiavélicamente términos de prescripción.

Dentro de esta teoría, cada uno de los pagarés de compra al tener un plazo acordado entre usuario y banco genera una obligación reciproca vinculante y como tal debería ser tenida en cuenta por el deudor y respetada por el acreedor, de tal suerte que, sí los términos de prescripción corren como sus plazos, individualmente, una vez en mora la primera de las cuotas, siguiendo la carta de instrucciones, todos los pagarés de compra se hacen automáticamente exigibles ipsofacto, de tal forma que los términos de prescripción se unifican desde esta primera mora, y no contra el vencimiento del último plazo del ultimo pagaré de compra, y más allá, como se evidencia inveteradamente abusándose del tenor literal de  la carta de instrucciones.

Será que nos falta maña como estudiantes de Derecho,  vuelo a la Superintendencia Financiera, o perspectiva como Abogados Litigantes, y quizá por los exiguos honorarios que representan estos procesos con saldos de TC, no sean de interés para nadie, pero desde este espacio, porque como lo decantábamos en nuestro editorial   invitamos por igual a eruditos y profanos a teorizar prácticamente yendo más allá del espectro vinculante del facultativo “podrá” que caracteriza las Cartas de Instrucciones, que aunque lapidarias en su efecto, no dejan de estar condicionadas a la verdad de las operaciones que ampara para revisar esta pseudo forma criminal de capitalización a expensas del sector más débil de la escala de servicios bancarios, los usuarios de TC, esa es la educación financiera que necesitamos, como entender y manejar las operaciones del sector, no como endeudarnos más, para obtener lo mismo.

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

4 Opiniones
  1. Ignacio Dice:

    Buenas,como puedo solicitar la prescripcion de una deuda de tarjeta exito la cual han pasado 7 años y nunca me ejecutaron, me comunique con conalcredito ya que en almacenes exito me dicen que ellos compraron la cartera y me dicen que debo 950 mil pesos pero que si cancelo 400 mil pesos me entregan un paz y salvo, me dicen que nunca procedieron contra mi ya que el numero de telefono que tienen de mi persona se encuentra desactivado. Pero ahora me amenazan con ejecutarme si no llego a un acuerdo de pago con ellos. Mi pregunta es como solicito la prescripcion? Que debo hacer? Gracias.

    Responder
    • lucia Dice:

      Buenas tardes tuve una tarjeta con BBVVA ya pasaron quince años y en Data Credito no aparece ningún reporte pero COVINOC es la que esta cobrando. Que debo hacer si ya esa deuda ya caduco.

      Responder
  2. Andrés Dice:

    Muy buena columna, muy buen análisis.

    Responder
  3. Gwendolyn Dice:

    Este portal siempre ha brindado valiosa y actualizada información. Sin embargo, por primera vez me siento en la necesidad de dar mi opinión para decir que, esta columna parece el relato de un cuento interminable, todo para hacer una interpretación jurídica.

    Los textos que esta página expone se han caracterizado por ser, concisos, claros y cortos, no este historial caricaturesco.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Propiedad horizontal