Terminación del contrato de agencia y sus efectos

Cuando el contrato de agencia comercial termina, según lo establecido en el artículo 1324 del código de comercio el agente tiene derecho, a que el empresario le cancele una suma equivalente a la doceava parte de la utilidad  recibida en los tres últimos años, por cada año de vigencia del contrato, según lo estipulado en el inciso primero de dicho artículo.

El legislador incluyó este pago que el empresario debe hacer a favor del agente como una recompensa por el tiempo en que aquel efectuó la tarea de fabricar o distribuir los productos del comerciante.

Por otro lado cuando el empresario sin justa causa de por terminado el contrato de agencia, además de la recompensa mencionada deberá pagar una indemnización al agente, como gratificación a sus esfuerzos, de igual manera habrá lugar a dicha indemnización cuando el contrato sea terminado por el agente por justa causa imputable al empresario.

Esta regla se encuentra establecida en el segundo inciso del artículo 1324, el cual dice lo siguiente:

“Además de la prestación indicada en el inciso anterior, cuando el empresario revoque o dé por terminado unilateralmente el contrato, sin justa causa comprobada, deberá pagar al agente una indemnización equitativa,  como retribución a sus esfuerzos para acreditar la marca, la línea de productos o los servicios objeto del contrato. La misma regla se aplicará cuando el agente termine el contrato por justa causa imputable al empresario.”

¿Qué pasa si la causa de terminación es imputable al agente? Si es el agente el que da lugar a la terminación unilateral simplemente no tendrá derecho a pago alguno o a indemnización, pues por causa imputable a él se dio por terminado unilateralmente el contrato y por ende no es procedente recompensarlo.

Respecto a la terminación del contrato la Corte Suprema de Justicia en sentencia de 20 de octubre de 2000, expediente 5497, citando sentencia de 31 de octubre de 1995, dijo lo siguiente:

Como cláusula accidental de un contrato, se pacta que puede darse por terminado en forma anticipada, o no prorrogarse por un término igual al inicialmente convenido, siempre y cuando se dé aviso a la otra parte contratante con la debida anticipación. Es claro entonces que el ejercicio por una de las partes de esa facultad, no puede, ni de lejos constituir abuso del derecho”.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.