Topes de activos e ingresos para estar obligados a tener revisor fiscal

Hemos recibido una interesante inquietud relacionada con el cumplimiento de los requisitos para estar obligado a tener revisor fiscal, contemplados en el artículo 13, parágrafo 2, de la ley 43 de 1990.

Dice el artículo 13, parágrafo segundo de la ley 43 de 1990:

"Parágrafo segundo. Será obligatorio tener Revisor Fiscal en todas las sociedades comerciales, de cualquier naturaleza, cuyos activos brutos a 31 de diciembre del año inmediatamente anterior sean o excedan el equivalente de cinco mil salarios mínimos y/o cuyos ingresos brutos durante el año inmediatamente anterior sean o excedan al equivalente a tres mil salarios mínimos".

La inquietud se refiere específicamente a que si es necesario cumplir los dos requisitos [topes de ingresos y de activos] o basta con sobrepasar un tope para que nazca la obligación de tener revisor fiscal.

La norma dice que será obligatorio tener revisor fiscal si se tiene unos activos brutos iguales o superiores a 5.000 salarios mínimos y/o unos ingresos brutos  iguales o  superiores a 3.000 salarios mínimos.

Para determinar si se deben cumplir los dos requisitos o uno solo, hay que analizar el significado de la conjunción doble y/o.

La conjunción Y significa que se deben cumplir las dos condiciones planteadas: [ejemplo] la empresa debe tener contador y revisor fiscal. La conjunción Y en este contexto, quiere significar que es obligatorio tener tanto contador como revisor fiscal, por lo que al estar la conjunción Y dentro de la redacción de la norma, hace obligatoria la observación de los dos requisitos.

La conjunción O puede, dependiendo del contexto, cumplir una función excluyente: la empresa debe tener contador o revisor fiscal. En este contexto, la conjunción O significa que la empresa o debe tener revisor fiscal o debe tener contador, cualquiera de los dos, no necesariamente debe tener las dos figuras, aunque tampoco prohíbe una interpretación contraria. En todo caso, al estar la conjunción O dentro de la redacción de la norma, basta con  el cumplimiento  de unos de los dos requisitos, para estar obligado a tener revisor fiscal.

La ley 43, para evitar ambigüedades y garantizar el cumplimiento de la ley, agregó la conjunción doble Y/O, de suerte que en este contexto,  ya sea que se cumpla uno o los dos requisitos, se debe tener revisor fiscal. En cualquier caso, se debe tener revisor fiscal.

Si la ley sólo contemplara únicamente la conjunción O, aun así se debe interpretar que con el cumplimiento de cualquiera de los dos,  o el cumplimiento de los dos, nace la obligación de tener revisor fiscal, luego con mayor razón se debe interpretar que  si se cumple uno o los dos requisitos [y/o], se debe tener revisor fiscal.
La introducción de la conjunción doble Y/O busca evitar que al cumplirse los dos requisitos se entienda que no hay obligación de tener revisor fiscal, porque se sobrentiende, y no debe quedar duda de ello, que con el cumplimiento de uno de los dos requisitos, se debe tener revisor fiscal.

Se podría decir por ejemplo: se necesita contador público que hable inglés O japonés. Si un contador habla cualquiera de de los dos idiomas, es un candidato perfecto, y si habla los dos, también lo es. Sería un exabrupto pensar que si se sabe inglés y japonés, entonces no se cumplen las condiciones para acceder al empleo, sólo porque la convocatoria decía “O”, uno de de los dos. Y fue precisamente para evitar una interpretación de este tipo, que se incluyó la conjunción doble Y/O en la ley 43, pues de esta forma, así se cumpla uno o los dos requisitos, se debe entender que se está obligado a tener revisor fiscal.

En este orden de ideas tenemos que:

  1. Si la sociedad supera el tope de activos únicamente, está obligada a tener revisor fiscal.
  2. Si la sociedad supera el tope de ingresos únicamente, está obligada a tener revisor fiscal
  3. Si la sociedad supera el tope de activos y el tope de ingresos, está obligada a tener revisor fiscal

Sobre la interpretación de la conjunción doble Y/O, dice la Wikipedia:

"Atendiendo a los sabios consejos de Fernando Lázaro Carreter (El dardo en la palabra. Barcelona: Galaxia Gutenberg, Círculo de Lectores; 1997: 105-7) y de José Martínez de Sousa (Diccionario de ortografía de la lengua española. Madrid: Paraninfo; 1996:102), entre otros, el uso de la conjunción doble y/o es una incorrección gramatical. En efecto, esta conjunción doble no está admitida en ningún tratado de gramática, ya que el valor de disyunción inclusiva que se pretende atribuir a y/o es precisamente uno de los valores de la conjunción o. Por lo tanto, cuando queramos indicar que puede ser una cosa u otra o ambas, usaremos la conjunción o, así, sola, sin más."

Así las cosas, debe quedar claro que aunque gramáticamente sea incorrecto utilizar la conjunción doble Y/O, al utilizarla se quiere indicar un cosa u otra, o ambas, lo mismo que se indicaría con la conjunción O en el contexto analizado.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. elizabeth dice:

    si se viene firmando todas las declaraciones con el contador pero ya no se supera los topes para firmar el contador se puede seguir presentando las declaraciones solo con la firma del representante legal . sin necesidad de notificar a la Dian

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.