Trabajador que es reintegrado debe devolver valores pagados por indemnización y cesantías

El trabajador que es reintegrado a su puesto por orden de un nuez laboral o de tutela, debe reintegrar los valores que recibió como consecuencia del despido, tales como la indemnización por despido injustificado (si la hubo), o las cesantías que se le hubieren pagado directamente.

Esto se debe a que el decretarse el reintegro, ese reintegro se hace sin solución de continuidad, de manera que legalmente es como si el contrato de trabajo nunca se hubiera interrumpido, de suerte que el empleador debe pagar al trabajador todo lo dejado de pagar por el tiempo que estuvo desvinculado, y el trabajador a su vez, tendrá que reintegrar lo que hubiera recibido del empleador por cuenta del despido a la postre considerado ilegal.

La sala laboral de la Corte suprema de justicia en sentencia 23610 del 10 de noviembre de 2004 se pronunció en los siguientes términos al abordar este tema:

Según las anteriores consideraciones, el contrato no terminó y ha estado vigente. Si ello es así, no puede el trabajador beneficiado por el reintegro retener el monto de la indemnización por despido que recibió en el momento de la ilegal terminación, ni de cualquier otro que por su esencia y naturaleza sea contrario al restablecimiento del vínculo, como ocurre, por ejemplo, con la liquidación definitiva del auxilio de cesantía que teniendo como causa el fenecimiento del contrato, recibió en ese momento. En este caso, cuando el trabajador ha recibido una indemnización por despido y otros derechos laborales y judicialmente se ha decretado su reintegro sin solución de continuidad, es lógico y de sentido común pensar que esos pagos perdieron su causa y su razón de ser. Y si así sucede, en el que de otro lado, el empleador debe pagar los salarios y prestaciones correspondientes causados durante el período en que el asalariado estuvo cesante, surge incontrastablemente que las partes quedan obligadas a las restituciones mutuas, pues por fuerza de la decisión judicial, el contrato de trabajo recobró su vigencia y esa vigencia cubre también el tiempo durante el cual el trabajador estuvo desvinculado por la decisión ilegal de su empleador. Ciertamente, no se necesitan mayores consideraciones para llegar a ese aserto, ya que de lo contrario, con evidente menoscabo de los principios de la buena fe y del enriquecimiento sin causa, resultaría beneficiado doblemente el trabajador que se apropia de montos cuyas causas desaparecieron precisamente por la acción judicial que él instauró y que procura el restablecimiento de las cosas al estado anterior en que se encontraban cuando fue despedido por una determinación de su empleador que posteriormente es declarada inválida.

Al producirse el reintegro se hace en términos en que el despido desaparece, por lo tanto debe desaparecer todo reconocimiento económico derivado del despido.

Respecto a las cesantías, estas deben consignarse en el fondo de cesantías, de tal manera que el trabajador que las haya recibido al terminar el contrato de trabajo, debe reintegrarlas a la empresa para que esta las consigne en el respectivo fondo, pues así debió ser si el contrato de trabajo no se hubiere terminado, como en efecto considera el juez cuando ordena un reintegro sin solución de continuidad.

Conozca nuestra Guía Laboral 2017

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

5 Opiniones
  1. Jose Villa dice:

    Es muy probable que el trabajador haya utilizado lo recibido por indemnización y por cesantías en su sustento cotidiano, entonces de manera operativa cómo funciona la cosa?

    • El empleador liquida lo que le debe al trabajador por estar vigente el contrato de trabajo y le descuenta lo que le debe el trabajador, sin existir autorización de éste para que aplique tal descuento?

    • Si la deuda del trabajador para con su empleador es superior a la deuda del empleador para con el empleado y si el empleado no tiene con qué pagar, cómo se hace para que queden a paz y salvo?

    • El juez al fallar, expide un título valor a favor del trabajador y otro título valor a favor del empleador o es que estas deudas quedan sin más soporte que el fallo del juez, fallo que no es título valor?

    • Alonso Riobó Rubio dice:

      1. Como durante el tiempo que el trabajador está por fuera de la empresa -por causa del despido- se generan a su favor salarios, cesantías, intereses, primas, vacaciones, etc., el juez generalmente autoriza al empleador para que del monto de los salarios y las prestaciones sociales (salvo las cesantías) causados en ese período, deduzca el valor de las cesantías y la indemnización que le pagó al trabajador al momento del despido. En terminos coloquiales, el juez autoriza a las partes para que crucen cuentas.

      2. Ahora bien, si queda algún saldo a favor del empleador, las partes pueden convenir la forma en que el trabajador le va a reembolsar a aquél el excedente.

      3. No, el juez no distribuye nada, simplemente autoriza al empleador para efectuar las deducciones del caso, en la forma que ya se indicó. La sentencia es un título que presta mérito ejecutivo.

      Saludos,

  2. Jose Villa dice:

    Veamos un caso suigéneris:
    No todo habitante de la calle es iletrado, de hecho hay habitantes de la calle con estudios profesionales y que manejan muy bien los celulares.
    Dos habitantes de la calle llegan a una casa, piden comida, la dueña de casa les da comida y eso queda gravado en los celulares.
    En la puerta de la casa, en una placa, está el nombre del esposo de la dueña de casa. Hay fotos.
    Los dos habitantes de la calle, se ponen a limpiar el césped, barren y embolsan el pasto cortado.
    La gente que pasa por el frente de la casa, ve a los dos habitantes de la calle en su labor de deshierbe y limpieza y eso queda grabado en los celulares.
    Golpean para cobrar el trabajo que han hecho.
    La dueña de casa les dice que ella no les dió la orden para realizar ese trabajo, ellos aseguran que su esposo los había contratado de manera verbal el día anterior. Todo esta conversación queda gravada.
    El esposo niega haberlos contratado, y al mejor estilo de Roberto Prieto respecto de Otto Bula, dice que nunca en la vida los había visto, que no los conoce.
    Los habitantes de la calle amenazan con demandar laboralmente al señor de la casa, cuyo nombre y dirección tienen grabada, Aseguran tener abogado para el litigio.
    Los dos habitantes de la calle son la parte débil en este caso.
    Piden el pago del jornal, prestaciones sociales, seguridad social, etc.

    Ahí qué??
    Cómo se sale el dueño de casa de ese chicharrón?

    • Alonso Riobó Rubio dice:

      Muy sencillo.

      1. En ese caso los reclamantes no serían la parte débil de la relación jurídica sino uno avivatos empeñados en sacar provecho de una situación particular.

      2. Si bien es cierto en Colombia todo trabajo debe ser remunerado, en este caso los personajes en cuestión tendrían que probar que el esposo de la señora los contrató para que realizaran esa labor.

      3. Aunque se probara que el esposo de la dueña de la casa contrató a esos individuos para que desarrollaran esa labor, de todas maneras allí no se habría configurado una relación laboral porque ésta exige continuidad en la prestación del servicio, y en el caso del ejemplo el contrato resultó de ejecución instantànea, lo cual es ajeno a la naturaleza jurídica del contrato de trabajo. Y como no hubo relación laboral los “trabajadores” no podrían reclamar el pago de conceptos laborales. Desde luego que habiéndose probado que el cónyuge de la dueña de la casa sí los contrató para que hicieran ese trabajo, habría lugar al pago de esos servicios pero como obligación de carácter civil.

      Saludos,

  3. Rosa lia dice:

    buenas noches una trabajador de maquinaria pesada que labora, por 300 horas la echura de calles, represas a que prestaciones tendría derecho también sería un trabajador por la realización de la obra o labor contratada ?

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.