¿Un pago en especie se puede acordar como no constitutivo de salario?

¿Es posible que un pago en especie pueda ser pactado entre las partes como ingreso no constitutivo de salario? ¿Los pagos en especie son o no salariales?

Suele suceder que algunos empleadores acuerdan con sus trabajadores que los pagos en especie no constituyan salario. ¿Se ajusta a la ley ese acuerdo?

Veamos lo que dice el artículo 128 del código sustantivo del trabajo:

No constituyen salario las sumas que ocasionalmente y por mera liberalidad recibe el trabajador del empleador, como primas, bonificaciones o gratificaciones ocasionales, participación de utilidades, excedentes de las empresas de economía solidaria y lo que recibe en dinero o en especie no para su beneficio, ni para enriquecer su patrimonio, sino para desempeñar a cabalidad sus funciones, como gastos de representación, medios de transporte, elementos de trabajo y otros semejantes. Tampoco las prestaciones sociales de que tratan los títulos VIII y IX, ni los beneficios o auxilios habituales u ocasionales acordados convencional o contractualmente u otorgados en forma extralegal por el empleador, cuando las partes hayan dispuesto expresamente que no constituyen salario en dinero o en especie, tales como la alimentación, habitación o vestuario, las primas extralegales, de vacaciones, de servicios o de navidad.

De la norma nos interesa la parte que expresamente dice “ni los beneficios o auxilios habituales u ocasionales acordados convencional o contractualmente u otorgados en forma extralegal por el empleador, cuando las partes hayan dispuesto expresamente que no constituyen salario en dinero o en especie, tales como la alimentación, habitación o vestuario”, de donde se interpreta que sí es posible acordar que un pago no constituya salario.

No obstante, esa libertad no es absoluta, ni todo pago en especie puede acordarse cono no constitutivo de salario por una razón: la norma habla de beneficios o auxilios, es decir, que si el pago en especie constituye un beneficio o un auxilio, entonces sí se puede pactar como no constitutivo de salario.

¿Y cuándo un pago en especie se considera un beneficio o un auxilio? Consideramos que un pago en especie es un beneficio o un auxilio cuando no es remuneratorio, es decir, cuando el trabajador recibe su salario completo,  y como beneficio, como extra, el empleador le suministra unos bienes o servicios adicionales al trabajador.

Pero si parte del salario se ha acordado en especie, ese parte en especie, que como su nombre lo indica es salario, no puede acordarse como no constitutivo de salario, y esto se da cuando se aplica el artículo 129 del código sustantivo del trabajo, es decir cuando se pacta que la remuneración será mixta: una parte en dinero y otra parte en especie.

Recordemos una vez más que el pago en especie podrá ser no constitutivo de salario siempre que ese pago no tenga carácter remuneratorio, que sea un beneficio extra o adicional al salario.

Veamos la siguiente situación que creemos ilustra un caso en que el pago tiene por obligación la naturaleza de salario:

- Día 1. Señor, trabaje para mí y le pago un salario de $2.000.000, el que estará representado en un pago en efectivo de $1.500.000 y un pago en especie de $500.000.

- Día 2. Señor, ¿Recuerda que ayer pactamos un sueldo de $2.000.000 mensuales y que parte de ese sueldo era en especie? ¿Qué le parece si dejamos que ese pago en especie no constituya salario?

Evidentemente ya se pactó un factor remuneratorio en especie, luego ya no se puede cambiar la naturaleza remuneratoria de ese pago.

Lo correcto sería que en la cláusula del contrato de trabajo relativa al salario, se incluya el salario que se pretende pagar en dinero ($1.500.000), y en otra clausula  más adelante, que se puede llamar “Beneficios y auxilios” se acuerde suministrar determinados bienes y servicios al trabajador por $500.000 que se entenderán como no constitutivos de salario.

Como se puede observar, en este supuesto hay una separación entre salario  y beneficios, y el trabajador podrá decir con claridad que tiene un salario de $1.500.000 mensuales más unos beneficios en especie, lo que supone una gran diferencia con respecto al primer supuesto.

Es lo mismo pero con una formalidad diferente que deja claro qué es lo remuneratorio y qué no lo es.

Conozca nuestra Guía Laboral 2017

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.