Un proyecto sin contemplar costos laborales es de alto riesgo

Por   22/09/2017

Recibimos constantes inquietudes de nuestros usuarios relacionadas con los altos costos laborales que hacen inviable muchos pequeños negocios.

Es evidente que la carga laboral es un factor importante a la hora de iniciar un negocio, por la incidencia que tiene en los costos y por consiguiente en la rentabilidad.

Es por esa razón que muchos empresarios pequeños e inclusive medianos, deciden “hacerle el quite” a las obligaciones laborales, contratando personal utilizando la figura del contrato de servicios.

Las cargas prestacionales de un contrato laboral incrementan el costo de los salarios en un 50% aproximadamente, por lo que mas de uno se ve tentado en disminuir costos evadiendo las responsabilidades laborales.

Las cargas prestacionales son una obligación legal y social, por tanto no deben excluirse de ningún proyecto empresarial.

Incumplir con las obligaciones laborales, es un enorme riesgo para el empresario, puesto que se expone a sanciones, y lo que es mas preocupante, se expone a tener que responder con su patrimonio ante cualquier problema de saludo que aqueje a cualquiera de sus empleados.

Los empresarios pueden terminar literalmente en la calle, si por ahorrarse 2 o 3 millones de pesos en seguridad social, por ejemplo, tienen que pagar facturas millonarias por concepto de prestación de servicios de salud a un empleado accidentado o enfermo, e incluso tener que pensionarlo.

No se puede excusar en los costos para evadir las obligaciones laborales. Si un proyecto o negocio no da para pagar lo que por el se debe pagar, es un proyecto que financieramente no es viable.

Cuando se hace un estudio de factibilidad, así sea de forma incipiente, se deben tener en cuenta las obligaciones laborales, y si el resultado es un proyecto no viable, se debe replantear el proyecto o abandonarlo, pero iniciarlo a sabiendas que no rentará lo suficiente para cumplir con todas las obligaciones es una irresponsabilidad.

Desafortunadamente nos hemos acostumbrado a solucionar los problemas por el lado más fácil, y este ha sido por la parte laboral. Siempre resulta más cómodo pagar salarios bajos y sin prestaciones que ser creativos y novedosos en un negocio.

Si una panadería por ejemplo, no da para pagar bien sus empleados, es un negocio que no se debe contemplar, o de contemplarse, debe abordarse de una forma completamente diferente, encaminada a lograr rentabilizarla al máximo de modo que pueda asumir la carga laboral correspondiente.

Se debe tener muy presente, que en cuestión laboral, puede ser muy real el refrán que nos dice que lo barato sale caro. Primero por el riesgo de tener que correr con gastos médicos y de pensión de un empleado, y segundo porque un empleado mal remunerado es un empleado poco productivo, puesto que no está motivado, ni adquiere compromiso ni sentido de pertenencia por su empresa, algo que en nuestro medio no es valorado.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.