Value Investing

Existen diversas estrategias de inversión en el complejo y extenso mercado de capitales internacional. Una de las estrategias inversoras más importantes y más desarrolladas en los últimos tiempos es la "value investing", que proviene de los planteamientos sobre especulación e inversión de capitales que postularon los profesores de la Escuela de Negocios de Columbia David Dodd y Benjamin Graham a finales de los años 20 (justo un año antes del crack bursátil del 29).

La estrategia de inversión "value investing" se fundamenta en la compra de valores bursátiles a bajo precio, establecido de acuerdo al llamado "Análisis fundamental", el cual permite la evaluación del auténtico valor del título financiero, el valor fundamental de la acción. Este valor fundamental o intrínseco alude al valor contenido en la acción misma y, generalmente, es el valor descontado de distribuciones ulteriores o, lo que es lo mismo, el resultado de sumar el ingreso futuro producido por el activo financiero conforme a un criterio de valor actual. Ahora bien, hay que tener en cuenta que el índice de descuento adecuado y las distribuciones futuras solo pueden valorarse de forma aproximada.

Los valores de una estrategia de inversión basada en la "value investing" pueden ser de diferentes tipos. Así, los valores sujetos a la "value investing" pueden tomar la forma de acciones que proporcionan rendimientos muy altos en dividendos, acciones con una relación inmejorable en cuanto a precio bajo/valor contable, títulos públicos que cotizan en los mercados a descuento de valor contable o, por último, acciones con una relación muy alta entre el precio y los beneficios (en el argot financiero, se habla de PER o "Price to Earnings Ratio").

En esencia, se entiende que el paradigma de inversión de "value investing" tiene como divisa fundamental la de adquirir acciones a un precio considerablemente menor al de su valor intrínseco. Así, queda conformado lo que el influyente economista Benjamin Graham denominó "margen de seguridad", que es el resultado de restar al precio de mercado el valor intrínseco de la acción.

El precio de la acción podrá elevarse, en teoría, si se dan dos condiciones: el mercado debe ajustarse y, sobre todo, el precio de mercado debe ser inferior al valor fundamental del título financiero. El problema más importante que afecta a este tipo de estrategia inversora es el de la estimación correcta del valor fundamental del título financiero, que habitualmente suele ser aproximado y no exacto.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.