Venta de vehículos a sociedad de comercialización internacional e impuesto nacional al consumo (INC)

Contextualizando, el artículo 71 de la ley 1607 de 2012 creó el impuesto nacional al consumo, a partir del 1 de enero de 2013, y cuyo hecho generador se fundamenta en la prestación o la venta al consumidor final o la importación por parte del consumidor final, en la prestación del servicio de telefonía móvil, en las ventas de algunos bienes corporales muebles (ver artículos 512-3, 512-4 y 512-5 del E.T.) y en los servicios de restaurante y bares, tabernas y discotecas.

Dentro del citado grupo de los bienes corporales se encuentran los vehículos, y en tal sentido conviene precisar si se materializa o no el hecho generador del INC en la venta, de esos particulares bienes, a una sociedad de comercialización internacional, la cual se encargará – posteriormente – de su debida exportación.

Al respecto, es de denotar que si bien el hecho generador de impuesto recae sobre unos puntuales bienes y servicios, la esencia primera de este elemento fundamental del tributo se sustenta en la “prestación o la venta al consumidor final o la importación por parte del consumidor final”.

Es decir, conforme a lo anterior, si no media “la prestación o la venta al consumidor final o la importación por parte del consumidor final” no se puede configurar el hecho generador del tributo, ello, pese a que se esté en presencia de los específicos bienes y servicios de que trata el ya mencionado artículo 71 de la ley 1607 de 2012 (artículo 512-1 del E.T.).

Así las cosas, es debido precisar el entendimiento del término “consumidor final”, para cuyo efecto es oportuno traer a colación lo dicho en el oficio 001117, de enero de 2014, en cuanto a que:

 “(…) toda vez que la legislación tributaria no incorpora una definición de lo que debe entenderse por tal, este Despacho considera apropiada la señalada por el numeral 3° del artículo 5° del Estatuto del Consumidor, así:

‘Consumidor o usuario. Toda persona natural o jurídica que, como destinatario final, adquiera, disfrute o utilice un determinado producto, cualquiera que sea su naturaleza para la satisfacción de una necesidad propia, privada, familiar o doméstica y empresarial cuando no esté ligada intrínsecamente a su actividad económica. Se entenderá incluido en el concepto de consumidor el de usuario.’ (negrilla fuera de texto).”.

En ese orden, y en relación con el tema propuesto, se hace necesario recordar – también – que acorde al artículo 40-1 del decreto 2685 de 1999 las sociedades de comercialización internacional se definen como “aquellas personas jurídicas que tienen por objeto social principal la comercialización y venta de productos colombianos al exterior, adquiridos en el mercado interno o fabricados por productores socios de las mismas” (negrilla fuera de texto).

Bien se podría anotar, de los referentes antes aludidos, que las sociedades de comercialización internacional no pueden ser catalogadas como consumidores finales, y en ese escenario sería forzoso colegir el no sometimiento al impuesto nacional al consumo (INC), de las ventas de vehículos (con el propósito de su posterior exportación) realizadas a tales entidades.

En ese mismo sentido, expresa la Autoridad Tributaria que “así las cosas, esta Subdirección encuentra que no está sometida al impuesto nacional al consumo la venta de cualquiera de los muebles corporales de que tratan los artículos 512-3 512-4 del Estatuto Tributario a Sociedades de Comercialización Internacional que los destinarán a su exportación efectiva, en tanto aquellas no participan como consumidores finales en la citada operación económica y por dicho motivo no se reporta la materialización del hecho generador del mencionado tributo”.  Concepto 015913 de mayo de 2015

En síntesis entonces, si bien el hecho generador del impuesto nacional al consumo se sustenta en la existencia de un “consumidor final” y se encuentra referido a particulares bienes y servicios; resulta ser relevante la evaluación de la existencia de tal “consumidor final”, para decidir el surgimiento o no del hecho generador del tributo.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.