Viáticos pagados a trabajadores independientes no son deducibles del impuesto a la renta

En un país fiscalista el contribuyente debe hacer una correcta planeación en todos sus aspectos, como en el relacionado con la contratación y remuneración de su personal, pues de ello puede significar que no pueda deducir ciertos pagos como los viáticos o auxilio de transporte que pague a trabajadores independientes.

Un trabajador independiente es aquel que no se vincula mediante una relación laboral sino mediante un contrato de servicios, y el consejo de estado en reciente sentencia ha manifestado que el contribuyente no puede deducir del impuesto de renta el auxilio de transporte o los viáticos que pague a este tipo de trabajadores por no corresponder a una relación laboral, pues según el concejo de estado, los viáticos sólo son viables dentro de dicho marco legal.

Es así como en la sentencia del 12 de marzo de 2009 radicación 18172, dijo la sección cuarta del consejo de estado:

Viáticos, según el Diccionario de la Real Academia, es la prevención, en especie o dinero, de lo necesario para el sustento del que hace un viaje; en consecuencia, el concepto cubre los gastos en que incurre el trabajador por el cumplimiento de sus funciones o de las actividades relacionadas con su trabajo, fuera de su sede habitual.

Explica la demandante que los pagos fueron realizados a personas no vinculadas laboralmente a la empresa y que no figuraban en la nómina de sus empleados; por lo tanto, considera la Sala que si los viáticos se predican frente a relaciones laborales y de acuerdo con la explicación de la actora, tales personas no tienen ese vínculo de subordinación y dependencia con ella, los pagos hechos como viáticos, no son deducibles.

Cuando se trata de la prestación de servicios independientes en los que no existe relación laboral, el contratista recibe como contraprestación una remuneración que bien puede corresponder al concepto de honorarios, comisiones o servicios, dependiendo de la naturaleza y calificación del servicio prestado y si requiere desplazarse a diversos lugares, estos gastos de transporte corren por su cuenta y no pueden calificarse como viáticos, los que, como se vio, aluden a una relación laboral.

En ese contexto, el pago no cumple con los requisitos establecidos en el artículo 107 del Estatuto Tributario, causalidad, necesidad y proporcionalidad, por cuanto, no beneficia la actividad productora de renta (…)”

Esta realidad obliga que la remuneración en la contratación por servicios considere incluir los posibles viáticos y gastos de transporte en que pueda incurrir el trabajador en la ejecución del contrato, de manera que todo quede bajo el concepto de honorarios para que el trabajador pueda asumir de su bolsillo dichos pagos y así ajustarse a lo que expone tanto la Dian como el consejo de estado.

Así por ejemplo, si se pactan unos honorarios mensuales de $2.000.000 y se estima que el trabajador debe invertir en gastos de transporte la suma de $500.000, lo   ideal es pactar en el respectivo contrato honorarios por la suma de $2.500.000 mensuales y no pagar esos $500.000 por fuera del contrato de servicios, pues ello dará lugar a que le sean rechazados como deducción. Al final el resultado será el mismo pero será legal si nos acogemos el criterio de la sabia, inefable y justa jurisprudencia.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.