Y que es eso del dividendo

En economía y en derecho comercial, el dividendo se entiende como la participación en las utilidades que le corresponde a cada accionista de una sociedad comercial.

En las sociedades anónimas y asimiladas, cada acción da derecho a la parte correspondiente de las utilidades de la sociedad.

En este orden de ideas, el dividendo es el resultado de dividir la utilidad de una sociedad entre las diferentes acciones que componen su capital: dividendo por acción.

Supongamos una sociedad anónima cuyo capital está dividido en 1.000.000 de acciones, y supongamos que en el 2008 esa misma sociedad presentó una utilidad neta a distribuir de $1.000.000.000.

Para determinar el dividendo por acción, tomamos las utilidades y la dividimos por el número de acciones: 1.000.000.000/1.000.000 = $1.000. Es decir, que a cada acción le corresponden $1.000 de utilidad.

Ahora, como cada accionista puede tener varias acciones, se multiplica el número de acciones de cada accionista para determinar los dividendos que le corresponden a cada accionista.

Para el inversionista, esto es para quien compra acciones, el dividendo es fundamental, puesto que ese será el retorno, la rentabilidad de su inversión, y si esta es mínima o hasta negativa como está sucediendo hoy en día con grandes empresas multinacionales, dejará de ser interesante esa inversión, por lo que el inversionista o accionista procurará venderla, empujando a la baja las acciones de la sociedad en cuestión.

Es por ello que la política de dividendos debe corresponder a los intereses de los accionistas, sin que por ello se afecte el capital de trabajo que requiere la sociedad para operar correctamente, puesto que la sociedad no puede cometer la irresponsabilidad de perseguir grandes dividendos a costa de la operatividad de la empresa, algo que se ha visto en los últimos años cuando grandes empresas presentaron información contable y financiera falsa para forzar grandes retornos a sus inversionistas, lo que en últimas llevo a la quiebra a dichas empresas.

Se debe conseguir un equilibrio entre los dividendos esperados por el inversionista y las necesidades financieras de la sociedad.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.