¿Ya no hay excusas?

La semana pasada el presidente Obama dijo algo que parece indicarnos que nos  las cosas en el  mundo han cambiado mucho, y que muchas de las excusas a las que a diario recurrimos para ser o hacer lo que somos, o para no ser lo que queremos, ya no tienen vigencia.

El presidente ha dicho que ser negro no es excusa para ser fracasado, para tener malas notas, para retirarse de la escuela.

“Si vives en un barrio pobre, te enfrentarás a dificultades que algunos en los barrios residenciales ricos no tienen que sortear. Pero eso no son razones para tener malas notas, eso no son razones para faltar a clase o para abandonar los estudios. ¡Basta de excusas! Nadie ha escrito tu destino por ti. Tu destino está en tus manos. ¡No hay excusas!”

La mejor prueba de esta tesis es el mismo presidente Obama, para quien no fue un obstáculo ser negro para llegar a la presidencia.

Y es que el problema de las excusas se ha vuelto en nuestro medio la justificación perfecta para nuestra incapacidad, para nuestra incompetencia, para nuestra desidia, irresponsabilidad y otros tantos males que hoy nos tienen en uno de los lugares menos privilegiados de la historia.

Por ejemplo, la eterna excusa de los latinoamericanos ante la pobreza y el atraso, es el imperialismo, expresión de cajón que se ha pretendido contrarrestar con otra frase de cajón conocida como patria, socialismo o muerte.

Pero la pregunta de fondo es: ¿Quién es el verdadero culpable de nuestro atraso?

Sin duda que el “Imperialismo” nos ha impuesto condiciones que los favorecen a ellos y nos perjudican a nosotros, pero eso no será suficiente para justificar nuestros eternos fracasos. Ellos hacen su trabajo, nosotros no hacemos el nuestro.

¿Son los gringos los culpables de que nuestros políticos [de izquierda, centro o derecha], desde el concejal del pueblo más remoto, pasando por alcaldes, gobernadores, ministros, presidentes, y hasta algunos empleados de empresas estatales sean corruptos?

¿Son los gringos los culpables de que el ciudadano común vuelva a votar por el político que reiteradamente lo ha engañado y robado?

¿Son los gringos los responsables de que el estudiante, en lugar de estudiar se vaya a consumir alcohol o hasta drogas?

¿Son los gringos los culpables de que el ciudadano del común, en lugar de ahorrar o invertir se tome su sueldo en cerveza?

¿Son los gringos los culpables de que la gente, en lugar de trabajar se conforme con hacer una fila de dos días y recibir del estado $100.000 cada mes?

¿Son los gringos los culpables de que Colombia sea un país de festivos y fiestas?

¿Son los gringos los culpables de que la gente se interese más por un televisor plasma que por crear una empresa o por lo menos por ahorrar?

¿Son los gringos los culpables que el colombiano promedio, cuando lee un documento como este en lugar de reflexionar se siente ofendido y hasta insulta a quien se atreve a escribirlo?

Como lo ha dicho Obama, basta de excusas. O hacemos nuestro trabajo o aceptamos nuestra incapacidad e incompetencia y dejamos de buscar chivos expiatorios.

En lugar de renegar de quien ha logrado lo que no hemos sido capaces de lograr, es más provechoso si nos ponemos a trabajar como ellos lo hicieron.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.