Ya no hay forma de negar que estamos en recesión

Con los resultados de la inflación en junio pasado, ya no podemos negar la dura realidad de que estamos en recesión económica.

El gobierno se resiste a aceptar que en Colombia estamos en una recesión económica, pero ya no es sostenible esa apreciación, porque los resultados negativos en todos los aspectos de la economía evidencian claramente que estamos en recesión.

La inflación en junio fue negativa, no creció sino que decreció, o mejor dicho, lo que hubo fue deflación, donde el índice de precios disminuyó en lugar de incrementarse.

Cuando los precios de los bienes y servicios bajan, quiere decir que el consumo está resentido, que las empresas no encuentran quien consuma sus productos, así que tienen que bajar los precios para tratar de salir de sus inventarios, y esto sólo sucede cuando estamos en crisis.

Al comportamiento negativo de la inflación, se suma el alto desempleo, la disminución de las exportaciones e incluso la disminución de las tasas de interés, tanto las que fija el banco de la república hasta el interés interbancario.

Pero aún así el gobierno insiste en que técnicamente no estamos en recesión, y bien sabemos que la solución a los problemas comienzas desde el momento en que aceptamos su existencia, pero el gobierno se resiste a ello, así que es de suponer que la solución a esta crisis no será al corto plazo.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.