La definición de la situación militar de las personas para celebrar contratos con el estado colombiano

En el marco jurídico vigente existe la obligación de definir la situación militar para todo aquel hombre menor de 50 años que pretenda celebrar contratos con el Estado, deber contemplado en la Ley 48 de 1993, “Por la cual se reglamenta el servicio de Reclutamiento y Movilización”, así:

“…ARTÍCULO 10. OBLIGACIÓN DE DEFINIR LA SITUACIÓN MILITAR. Todo varón colombiano está obligado a definir su situación militar a partir de la fecha en que cumpla su mayoría de edad, a excepción de los estudiantes de bachillerato, quienes definirán cuando obtengan su título de bachiller.

La obligación militar de los colombianos termina el día en que cumplan los cincuenta (50) años de edad.

ARTÍCULO 36. CUMPLIMIENTO DE LA OBLIGACION DE LA DEFINICION DE SITUACION MILITAR. Los colombianos hasta los 50 años de edad, están obligados a definir su situación militar. No obstante, las entidades públicas o privadas no podrán exigir a los particulares la presentación de la libreta militar, correspondiéndoles a éstas la verificación del cumplimiento de esta obligación en coordinación con la autoridad militar competente únicamente para los siguientes efectos:

  1. Celebrar contratos con cualquier entidad pública;
  2. Ingresar a la carrera administrativa;
  3. Tomar posesión de cargos públicos, y
  4. Obtener grado profesional en cualquier centro docente de educación superior….” (Subrayado y resaltado fuera de texto)

El texto resaltado exhibe tres aspectos fundamentales que se deben tener en cuenta, así:

Primer aspecto: La definición de la situación militar termina a los 50 años. Luego de cumplida la edad establecida, no se debe acreditar o cumplir con dicho requisito, es decir, puede o no haber definido su situación militar, pero ya no es obligatoria su acreditación.

Segundo aspecto: Las entidades no podrán exigir la presentación de la libreta militar. Es obligación de las entidades estatales efectuar la consulta de este requisito en las bases de datos de las fuerzas militares. Para realizar la consulta online, se pueden dirigir a esta página web.

Tercer aspecto: La definición de la situación militar se requiere para celebrar contratos con el Estado. Sobre este tema específico, falta claridad en la aplicación de esta en situaciones como:

  • ¿Aplica para procesos de selección pública en la adquisición de bienes y servicios, sin considerar la modalidad, o sólo para los contratos de prestación de servicios personales?
  • Ante las personas jurídicas que cuentan con varios representantes legales, ¿Se debería acreditar la definición de la situación militar de cada uno de ellos?.
  • ¿Si la propuesta es presentada a través de apoderado, quien prestó en debida forma su servicio militar, pero el representante legal es infractor de esta obligación legal (no definió su situación militar), la propuesta sería NO HABILITADA o RECHAZADA?.

Estas son algunos de los interrogantes que se suscitan en la aplicación de esta norma, por lo que en muchos procesos de selección pública, las entidades estatales han optado por incluir dentro de los requisitos habilitantes para personas naturales y para el representante legal de la persona jurídica, el suministro de la copia de la Libreta Militar.

Sin embargo, con la expedición de la Ley 1780 de 2016, en su artículo 20, al destacar que:

“…ARTÍCULO 20. ACREDITACIÓN DE LA SITUACIÓN MILITAR PARA EL TRABAJO. La situación militar se deberá acreditar para ejercer cargos públicos, trabajar en el sector privado y celebrar contratos de prestación de servicios como persona natural con cualquier entidad de derecho público.

Sin perjuicio de la obligación anterior, las entidades públicas o privadas no podrán exigir al ciudadano la presentación de la tarjeta militar para ingresar a un empleo. Las personas declaradas no aptas, exentas o que hayan superado la edad máxima de incorporación a filas podrán acceder a un empleo sin haber definido su situación militar. Sin embargo, a partir de la fecha de su vinculación laboral estas personas tendrán un lapso de dieciocho (18) meses para definir su situación militar. En todo caso, no se podrán contabilizar dentro de los dieciocho (18) meses previstos en este artículo, las demoras que no le sean imputables al trabajador.

Los ciudadanos que accedan a los beneficios previstos en el presente artículo, deberán tramitar ante las autoridades de reclutamiento una certificación provisional en línea que acredite el trámite de la definición de la situación militar por una única vez, que será válida por el lapso de tiempo indicado anteriormente….” (Subrayado y resaltado fuera de texto).

 Podría entenderse que la definición de la situación militar estaría delimitada únicamente para la contratación de servicios personales, sustrayendo esta obligación de los procesos de selección que se efectúan bajo las modalidades de mínima cuantía, selección abreviada, concurso de méritos y licitación pública.

En conclusión, mientras se generé una reglamentación clara sobre esta obligación legal, es recomendable que los proponentes (personas naturales y representantes legales) varones menores de 50 años, constaten su definición de la situación militar, en caso de que alguna entidad pública que no aplique correctamente lo estipulado en la Ley, requiera su acreditación.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.