Obsolescencia programada

La obsolescencia programada o planificada consiste en la determinación o planificación del fin de la vida útil de un bien o servicio. El comienzo de la obsolescencia programada se dio en los años 30 cuando un folleto de Bernard London daba instrucciones de cómo terminar la gran depresión. En dicho panfleto se proponía una ley de obsolescencia programada, lo cual quiere decir que por ley el gobierno le pondría un límite de vida a los productos de los consumidores. De esta manera se estimularía la demanda y por ende la economía. El término, sin embargo, se hizo popular cuando Brooks Stevens dio una charla sobre el tema en Minneapolis en el año 1954.

Existen diferentes tipos de obsolescencia programada entre los cuales los ejemplos más relevantes son los siguientes:

- Técnica o funcional: es una de las formas de obsolescencia más comunes. Consiste en que en las primeras etapas de diseño de un producto se decida cuánto tiempo el producto funcionará. Así se puede saber qué componentes se deben usar con exactitud y consecuentemente avanzar a las otras etapas de diseño. Este tipo de obsolescencia, es reforzado por el hecho de hacer que reparaciones de cierto producto sean tan costosas como un producto nuevo o simplemente dejar de prestar un servicio técnico por un producto que sea juzgado como "demasiado viejo". Así se fuerza al consumidor a comprar uno nuevo.

- Sistémica: en este tipo de obsolescencia es un intento deliberado de hacer el producto obsoleto al alterar el sistema que es vital para su funcionamiento. Este caso es muy frecuente con el software, el nuevo es introducido frecuentemente y se vuelve poco a poco incompatible con el software anterior. Por ejemplo, un procesador de texto viejo puede seguir funcionando a la perfección, pero su capacidad de leer nuevos formatos de texto puede que no funcione, haciéndolo obsoleto. Lo mismo sucede con las impresoras y nuevos formatos de cartuchos de tinta.

- Estilo: aquí el fabricante no hace cambios radicales en el producto. En este tipo de obsolescencia, el fabricante simplemente cambia la apariencia del producto en períodos de tiempo estrictos, como es el caso con los coches. En el caso de los automóviles, este período de tiempo es frecuentemente de un año haciendo cambios menores sobretodo en la apariencia del coche. Esto principalmente es para hacer sentir a los propietarios de modelos anteriores "fuera de moda".

- Notificación: son frecuentemente los productos que notifican al usuario que el producto debe ser reemplazado. Por ejemplo, con los cartuchos de tinta de las impresoras, a veces aunque se imprima solo en tinta negra, la impresora estará programada a utilizar varios colores así gastando los recursos de los cartuchos de colores. Esto obliga al usuario a comprar cartuchos de colores aunque solo haya utilizado su impresora para impresiones en blanco y negro.

La obsolescencia programada funciona la mayor parte del tiempo solo cuando el productor tiene al menos un oligopolio del mercado en cuestión. Dado que cuando hay más competencia la esperanza de vida de los productos aumenta, el productor que planifica la obsolescencia debe tener cierta confianza de que el usuario de su producto volverá a comprarle en cuanto el producto sea obsoleto.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.