Qué es una posición corta y larga en el mercado de futuros

Los mercados de derivados son todos aquellos mercados de capitales en los que se utilizan distintos tipos de productos financieros subyacentes. Dichos derivados financieros se basan en el valor de mercado de cualquier otro activo financiero.

Derivados y futuros financieros.

Dentro del importante mercado de derivados internacional, estos pueden subdividirse en opciones sobre acciones, índices o divisas; "swaps" o permutas financieras y, por último, futuros financieros.

Los futuros financieros son aquellos derivados formalizados a través de un contrato por el cual las partes contratantes están obligadas a comprar o vender un activo subyacente. Además, en un contrato de futuros también se determina claramente la fecha futura y concreta en que el activo subyacente se comprará o venderá. Por último, el contrato establece igualmente el precio mutuamente acordado de compraventa del activo.

Los contratos de futuros, que son usados sobre todo para operaciones de cobertura y de tipo especulativo, pueden ser comercializados en los mercados de capitales de dos formas distintas.

Qué es una posición larga.

En este caso, el comprador del activo subyacente ostenta el derecho a recibir el mismo activo negociado en la fecha de vencimiento acordada en el contrato.

La posición larga en los futuros es usada para conseguir importantes plusvalías con la compra del activo para su posterior reventa a mayor precio.

En otras palabras, la posición larga se da cuando se espera que el producto financiero suba de precio, para lo cual se compra un producto con la intención de venderlo en el futuro a un mayor precio.

Qué es una posición corta.

En este concepto de futuro, el vendedor del contrato tiene que entregar el activo subyacente en una fecha acordada, siendo a cambio retribuido por ello en la fecha de venta establecida entre las dos partes.

La posición corta se utiliza en los mercados de derivados para mejorar la financiación. Se diferencia de la posición larga, en que en la posición corta el activo subyacente es devuelto y vendido para conseguir la citada financiación.

La posición corta supone que el valor del producto financiero bajará en el futuro, de manera que el inversos se beneficia con la bajada de precio, y para ello toma prestado el producto financiero (lo financia) y se compromete a devolver el producto financiero al precio que esté en el futuro.

Posición corta y larga en el mercado forex

Como en todo negocio, en Forex hay ocasiones en que conviene esperar para comprar o hacerlo en el momento, lo mismo ocurre con las ventas. Cuando se toma una posición larga, se hace referencia a un valor expresado en bonos o acciones dentro del mercado en donde el inversor tiene en su poder dicho valor y conseguirá beneficios si en el futuro el valor sube. En resumen, el inversionista compra un determinado activo y toma una posición larga a la espera de este incremento en el precio.

Como se mencionó anteriormente, en este negocio se puede comprar o vender. Existen dos opciones: una es trabajar en un mercado en alza en donde los precios suben a diario y la inversión es pronta con cada incremento o también se puede trabajar en baja, especulando con una futura ganancia.

En este contexto, la posición corta es exactamente todo lo contrario que indica la posición larga. En la primera se compra con la intención de ganar con la suba del activo obtenido. En cambio, cuando se habla de posición larga, el inversor obtendrá una ganancia importante cuando el valor del activo baja.

En las divisas se hace referencia a una posición corta al resultado de las apuestas o especulaciones que hacen las personas sobre el valor que tiene una moneda en particular. Cuando es corta, se piensa que el valor caerá a corto o mediano plazo. En cambio, cuando es una posición larga, cada uno de los especuladores o los que realizan sus apuestas esperan una apreciación clara de esta moneda en particular.

Ejemplo de posición corta y larga.

Para ilustrar los conceptos de corto y largo, supongamos que compramos una acción de Apple, que a día de hoy vale 128 dólares.

Si el inverso cree que la acción subirá de precio, entonces tomará una posición larga comprando la acciones para en un futuro venderlas a un mayor precio.

En la posición larga el inversor compra las acciones, para luego venderlas a un mayor precio.

Por el contrario, si el inversor cree que las acciones de Apple bajarán de precio tomará una posición corta, tomando prestadas las acciones para devolverlas en un futuro cuando espera que estén más baratas.

En la posición corta el inversionista no compra las acciones, sino que las toma prestadas, y cuando venza el plazo las devuelve, para lo cual tendrá que pagarlas al precio en que este a la fecha en que se venza el contrato, y si el precio es menor como esperaba, ganará dinero.

Por ejemplo, si tomamos prestadas acciones de Apple a 128 dólares y nos comprometemos a devolverlas dentro de 6 meses, si para esa fecha las acciones han bajado como esperábamos a 100 dólares nos habremos ganado 28 dólares por acción.

Por lo anterior, el inversionista que negocia futuros o divisas debe hacer un análisis para estimar si la el precio disminuirá o se incrementará, y en función de ello hace la inversión, y la ganancia dependerá si acierta en su pronóstico.

Esto le permite al inversos ganar dinero tanto si el producto baja de precio como si sube, siempre que acierte en su estimación.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.