Activos subyacentes en el mercado financiero

Los mercados financieros están divididos en tres grandes sectores: el mercado de acciones, el mercado de deuda (donde se incluirían los mercados de divisas, los monetarios, los interbancarios y los de renta fija) y los mercados de derivados.

En los últimos años, el mercado de derivados ha tenido un enorme crecimiento por sus garantías de cubrir los riesgos, ya que se gestionan de manera separada a la fluctuación del precio del activo, a través de productos derivados.

Y cuando hablamos de “subyacentes”, hacemos referencia al origen en el que se basa el valor del objeto derivado. Para conocer mejor su funcionamiento, debemos saber que los derivados financieros son productos que tienen un valor basado en el precio de estos activos “subyacentes”.

Así, el activo “subyacente” sería un activo que funcionaría como tal, aunque también podría ser un tipo (de interés o de cambio), un crédito de referencia (como los derivados de crédito, por ejemplo) o un valor de índice (como un índice de renta fija o variable). Y a este activo “subyacente” se le conoce como "subyacente".

Los “subyacentes” pueden tener diferentes esencias, dependiendo de las necesidades y características de los particulares o empresas que compran o venden derivados. Pueden tener forma de un bien físico (como el oro, la plata o determinados cultivos de alto valor), de un tipo de interés de un bono nacional, de una cartera de activos (como los  índices bursátiles) o de un activo financiero (divisas o títulos, una acción o varias cotizadas en bolsa).

Con todo, podemos afirmar que los activos “subyacentes” son los que ponen la base para una opción o para un contrato de futuro. Las opciones son productos derivados donde abonas una cantidad y con bastante frecuencia ofreces una garantía. De esta manera, se fija un acuerdo de beneficios y pérdidas. Aunque los beneficios sean limitados, las pérdidas, al estar pactadas según el valor de lo abonado previamente, no son exageradas. En el caso de los “futuros” no hay que pagar nada, aunque hay que garantizar su disposición. Con los “futuros” tenemos la obligación de pagar sobre los derivados que adquiramos. El riesgo es amplio, pero los beneficios son mucho más elevados que en el caso de las opciones.

Los riesgos que conllevan las posibles inversiones en estos llamados mercados de derivados dependen de que el activo sea precisamente una opción o un futuro, de que se compre o se venda y de que se posea este activo subyacente o no.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.