Matrimonios religiosos distintos al católico son validos en Colombia

Ante la proliferación de infinidad de iglesias que profesan toda suerte de creencias que adhieren adeptos, fieles, creyentes, seguidores o como mejor se les quiera llamar, viene para los familiares, amigos y relacionados de quienes sucumben a tales pregones, la inquietud en cuanto a la validez y reconocimiento de ciertos ritos, entre ellos el del matrimonio, por lo que haremos eco de distintos correos que hemos recibido al efecto.

A efecto de no llamarnos a confusiones, precisemos para nuestro editorial, que “matrimonio” no es una denominación exclusiva, ni propia de cierta religión, sino más allá de una institución jurídica, contrato o convención, simplemente es un vocablo de nuestra lengua castellana que tiene como sus sinónimos más representativos, “casorio, boda, ceremonia” y dentro de esa concepción gramatical nos centraremos, no obstante la norma referente a continuación indicada, prevenga que “matrimonio”, se aplica exclusivamente a las Iglesias y Denominaciones Religiosas, en el referidas

Por extravagante que pareciere, mediante el Decreto 354 de 1998, propio de la presidencia de quien no vio un elefante que se metió en su campaña, se aprueba el Convenio de Derecho Público Interno número 1 de 1997, entre el Estado colombiano y algunas Entidades Religiosas Cristianas no Católicas, por el cual se aceptó no solo el matrimonio religioso bajo ritos diferentes al católico, sino se garantizó la creación de un vínculo institucional, mediante el cual las entidades religiosas pudieren ejercer la instrucción, guía y apoyo espiritual en establecimientos docentes, militares, hospitalarios, asistenciales, y penitenciarios por medio de capellanías o visitas por parte de una autoridad pastoral, al tiempo que se suspendieron las clases de religión tradicional que para los jóvenes de nuestra generación, como aquellas de Educación Cívica, eran más anecdóticas que fundamentalistas.

En consecuencia, son reconocidos y validos en el país una vez inscritos en el Registro Civil, UNICAMENTE los matrimonios celebrados por los siguientes credos e iglesias:

  1. Concilio de las Asambleas de Dios de Colombia, a la que pertenece la Iglesia Comunidad Cristiana Manantial de Vida Eterna
  2. Iglesia Cruzada Cristiana
  3. Iglesia Cristiana Cuadrangular
  4. Iglesia de Dios en Colombia
  5. Casa sobre la Roca Iglesia Cristiana Integral
  6. Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
  7. Denominación Misión Panamericana de Colombia
  8. Iglesia de Dios Pentecostal Movimiento Internacional en Colombia
  9. Iglesia Adventista del Séptimo Día de Colombia
  10. Iglesia Wesleyana
  11. Iglesia Cristiana de Puente Largo
  12. Federación Consejo Evangélico de Colombia * Cedecol *

De tal forma que los matrimonios celebrados bajo cultos o religiones no reconocidas en el Decreto 354 de 1998, por más que profesen en imponentes templos con toda suerte de estruendosos ritos, pregonen lacias profecías augureras en repetidas emisiones televisivas o radiales  y hasta logren enquistar  partidarios en el podio de Bolívar, no tienen ninguna validez ni capacidad para alterar el Registro Civil de las personas, hasta el punto que dichas uniones se consideran simples uniones maritales de hecho.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

5 Opiniones
  1. MARIAM GARZON dice:

    Bueno tocaría ver lo mas importante que para Dios también lo sea, eso lo sabremos en el juicio personal. Cada día de vida es una oportunidad para arreglar este asunto.

  2. Jose Villa dice:

    Lo que pasa es que las autodenominados iglesias cristianas tienen regado el cuento que ellas son las auténticas embajadas de Dios en la tierra y que en consecuencia los matrimonios católicos NO son reconocidos como tales por Dios. En ese orden de ideas los casados por el rito católico ante Dios viven en adulterio y fornicación, es decir, en pecado y si en ese estado los sorprende la muerte, al infierno van a parar, mientras que los casados por los ritos cristianos no viven en pecado.

    Ahora, quienes viven en unión libre llevan la peor parte porque son vistos tanto por católicos como por cristianos como pecadores. En este caso de darse la muerte de cualquiera de los cónyuges, según los cristianos, el muerto va para el infierno, pero según los católicos es probable que en lugar de ir a parar al infierno vaya al purgatorio.

    Claro está que si hay billete de por medio se van para el cielo.

  3. Carlos dice:

    Muy informativo el artículo del Sr. Calderón Olaya, pero muy despectivo en alguno de sus apartes. Siempre es bueno informar pero no ser altruista en la redacción de un documento, ya que puede pasar de constructivo a arrogante.

    • Fernando Calderón Olaya dice:

      Agradecemos su participación

    • Jose Villa dice:

      "Siempre es bueno informar pero no ser altruista en la redacción de un documento, ya que puede pasar de constructivo a arrogante."

      UNA PREGUNTA:
      Qué tiene que ver la palabra "ALTRUISTA" en este mensaje?, o qué sentido o significado está jugando?

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.