¿Por qué una moneda o divisa vale más que otra?

Para entender de forma completa las causas que afectan al valor de las distintas monedas, hay que conocer en primer lugar cuáles son las funciones de las reservas de divisas (que cualquier país del mundo debe poseer si quiere hacer frente a pagos internacionales y a compras de bienes para la importación).

Los economistas suelen argumentar que las divisas (es decir, las monedas extranjeras que poseen los diferentes bancos nacionales o supranacionales, como en el caso de la Unión Europea) cumplen una triple función de protección para Estados y Bancos Centrales: las monedas extranjeras permiten hacer frente a las obligaciones del país a corto plazo, servir de dique de contención ante un ataque especulativo a la moneda nacional y evitar -en la medida de lo posible- que el tipo de cambio varíe de forma excesiva de los valores preestablecidos.

Teniendo en cuenta que el Sistema Monetario Internacional (que se encarga de regular los tipos de cambio de todas las monedas) debe servir para crear medios de pago mundiales, dotar de liquidez al sistema y corregir los desequilibrios que puedan producirse en las balanzas de pagos de los diferentes países, son varias las razones que explican por qué una moneda vale más (o menos) que otra. Así, el tipo de cambio de las monedas (que es el precio que equilibra la oferta y la demanda de la divisa en todo momento) está determinado por la confluencia de varios factores:

1) Los diferenciales de inflación. Esto significa que la moneda en cuyo país haya un proceso inflacionario sufrirá una depreciación, ya que su poder adquisitivo será menor y esto implicará un aumento de la demanda de otra divisa para comprar bienes o servicios.

2) Los diferenciales de interés. La moneda en cuyo Estado el tipo de interés sea más alto se apreciará, ya que la demanda de compra de esta divisa aumentará por parte de inversores de otros países.

3) El ritmo de crecimiento económico del país. Si la renta nacional de un país (que podemos denominar 'A') aumenta con respecto a la renta de un país ('C'), la moneda del primero se apreciará con respecto a la moneda del segundo, puesto que la demanda de moneda del primer país será mayor que la del segundo.

4) Cambios de expectativas políticas y económicas. Si en un país hay problemas de orden político o económico (espiral inflacionista, paro creciente o inestabilidad socio-política), su moneda sufrirá un proceso de devaluación con respecto a otras divisas.

5) Los controles por parte del Estado. Las instituciones monetarias del Estado pueden provocar subidas o bajadas en la cotización de una moneda, ya sea imponiendo o eliminando barreras al comercio, ya sea estableciendo tipos fijos, flexibles o semi-flexibles de cambio entre unas divisas y otras.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.