Leverage

El Leverage es un indicador del nivel de endeudamiento de una empresa u organización en relación a sus activos o patrimonio.

Leverage financiero.

El leverage financiero es un indicador que mide hasta qué punto está comprometido el patrimonio de los propietarios de la empresa con respecto a sus acreedores.

El Leverage determina la proporción con que el patrimonio y los acreedores participan en el financiamiento de los activos.

Este indicador se utiliza para determinar el riesgo que corre cada uno de los financiadores de los activos [socios y acreedores], de acuerdo al nivel de endeudamiento de la empresa.

Fórmula para determinar el Leverage.

El Leverage se determina la siguiente fórmula:

Pasivo/Patrimonio

Ejemplo: supongamos un pasivo de 120.000 y un patrimonio 80.000, tendremos entonces 120.000/80.000 = 1.5

Para 120.000 en pasivos y 80.000 en patrimonio, se tiene un índice de apalancamiento o leverage de 1,5. Esto significa que, por cada peso en patrimonio, existe una deuda de 1,5 en pasivos.

Razones financieras.Las razones financieras permiten evaluar y analizar la estructura financiera y económica de una empresa con base a indicadores financieros de distinto tipo.

Interpretación del Leverage.

Entre más alto sea el resultado del Leverage, menor es el patrimonio frente a los pasivos, significando que a mayor Leverage, mayores son los pasivos.

Teniendo en cuenta que entre mayor es el Leverage menor es el patrimonio, el costo que asumen los socios es menor, puesto que su aporte en la financiación de los activos es menor, y caso contrario sucede desde el punto de vista del acreedor, que entre mayor sea el Leverage, mayor será su riesgo puesto que los activos estarán financiados en su mayoría por pasivos.

Si bien el tener un alto Leverage supone un menor costo para el socio, esto será conveniente siempre y cuando el costo financiero de los altos pasivos sea compensado por una alta rentabilidad de los activos.

La renta generada por los activos debe ser suficiente para pagar el costo financiero de los pasivos y pagar el rendimiento esperado por los socios.

Si el rendimiento de los activos no es suficiente para pagar al menos los costos del pasivo cuando este es elevado, naturalmente que el inversionista no estará obteniendo rentabilidad alguna, pues a este sólo le corresponde rentabilidad cuando se han cubierto las obligaciones con terceros.

Al igual que casi todos los indicadores financieros, en el Leverage no existe un valor ideal, sino que su comportamiento depende del tipo empresa y de otros elementos financieros.

Se esperaría que un Leverage de 1.0 fuera adecuado puesto que se comparte el riesgo de forma equilibrada entre inversionistas y acreedores, lo cual no quiere decir que un Leverage del 2.0 sea negativo para el acreedor o positivo para el inversionista, puesto que mientras el rendimiento del activo sea eficiente, se puede cubrir el riesgo y la expectativa tanto del inversionista como el acreedor, sin importar en qué proporción participen.

Es un hecho que una empresa entable es un buen negocio para quienes participan en ella, ya sea como acreedor o como inversionista, lo que permite concluir que un Leverage será negativo o positivo en función del índice de rentabilidad de los activos financiados.

Si lo que yo he financiado no es rentable, cualquiera que sea el Leverage el resultado será negativo, y lo contrario, cuando los activos que estoy financiando ofrecen una alta rentabilidad, cualquiera que sea el Leverage será positivo.

Para la empresa, un alto Leverage implica un menor riesgo, pero a la vez implica una menor participación de la rentabilidad que tuvieren los activos, puesto que parte de esa rentabilidad deberá destinarse a pagar el costo de los pasivos, lo que lleva a confirmar la premisa que a mayor riesgo mayor rentabilidad y a menor riesgo menor rentabilidad.

El pasivo y el patrimonio en el leverage.

El leverage tiene dos elementos esenciales que son el pasivo y el patrimonio, que en su conjunto representan el 100% de la empresa.

Recordemos la ecuación patrimonial que nos dice que los activos son iguales a la suma del pasivo más patrimonio, es decir, que los activos se financian en su totalidad por pasivos y patrimonio.

Ecuación patrimonial.La ecuación patrimonial representa la proporción en que los pasivos y el patrimonio financian los activos de la empresa.

Por tanto, para la empresa el patrimonio representa un pasivo, solo que no es con terceros sino con los socios o inversionistas.

Y el leverage lo que hace es determinar la proporción en que los pasivos financian la empresa respecto a la proporción que está siendo financiada por el patrimonio, esto es, por los socios.

Lo ideal es que el patrimonio represente una mayor proporción que los pasivos, pues es un indicador de que los socios tienen una mayor participación en la empresa que los terceros acreedores.

Cuando la proporción del pasivo es superior a la del patrimonio, se puede decir que la empresa pertenece a los acreedores y no a los socios, y, además, significa que la mayoría de los recursos generados por la empresa se destinan a satisfacer los intereses de los acreedores y no de los socios.

Esto hace que el leverage sea un indicador que tiene gran incidencia en la decisión de invertir o no en una empresa,  puesto que si esa empresa tiene enormes pasivos es más difícil retorno de inversión adecuado.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter Compártalo en Whatsapp

Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. juan pablo Dice:

    gracias por la explicación muy clara

    Responder
  2. Javiera Dice:

    Clarísimo, muchas gracias por la información, la utilicé en mi proyecto de título!

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.