Retención en la fuente en las entidades del sector público

La retención en la fuente, por regla general se ha de aplicar en el momento del pago el abono en cuenta, lo que ocurra primero de los dos.

Esta regla tiene su excepción en algunas entidades del sector público, en donde según el artículo 76 de la ley 633 del 200, “Las entidades ejecutoras del presupuesto General de la Nación operarán bajo el sistema de caja para efectos del pago de las retenciones en la fuente de impuestos nacionales”.

Quiere decir esto que aquellas entidades públicas que ejecuten recursos del presupuesto general de la nación, para efectos de la retención en la fuente, deben operar bajo el sistema de caja, por lo que la retención en la fuente se aplicará siempre que se haga el pago, no cuando se haga el abono en cuenta, de modo que si primero ocurre el abono en cuenta, no se aplica la retención en la fuente hasta tanto no se realice el pago.

Este procedimiento no se aplica en todas las entidades publicas, sino sólo en aquellas entidades que ejecuten presupuesto general de la nación, pues así lo estableció la ley, por lo que aquellas entidades que no ejecuten presupuesto nacional sino que ejecuten presupuesto propio, para efectos de la retención en la fuente deberán aplicar el principio general, esto es, aplicar la retención en el momento en que se realice el abono en cuenta o el pago, lo primero que ocurra.

Resta entonces definir cuales son las entidades públicas que ejecutan presupuesto general de la nación, que son las únicas que pueden operar con el sistema de caja en cuanto a retención en la fuente.

El presupuesto general de la nación, esta regulado por el decreto 111 de 1996, el cual conforma el estatuto orgánico del presupuesto.

Establece el artículo 3 del citado decreto:

Artículo 3º. Cobertura del estatuto. Consta de dos (2) niveles: un primer nivel corresponde al presupuesto general de la Nación, compuesto por los presupuestos de los establecimientos públicos del orden nacional y el presupuesto nacional.

El presupuesto nacional comprende las ramas legislativa y judicial, el Ministerio Público, la Contraloría General de la República, la organización electoral, y la rama ejecutiva del nivel nacional, con excepción de los establecimientos públicos, las empresas industriales y comerciales del Estado y las sociedades de economía mixta.

Un segundo nivel, que incluye la fijación de metas financieras a todo el sector público y la distribución de los excedentes financieros de las empresas industriales y comerciales del Estado, y de las sociedades de economía mixta con el régimen de aquéllas, sin perjuicio de la autonomía que la Constitución y la ley les otorga.

A las empresas industriales y comerciales del Estado y las sociedades de economía mixta con el régimen de aquéllas, se les aplicarán las normas que expresamente las mencione (L. 38/89, art. 2º; L. 179/94, art. 1º).

Nótese que dentro del presupuesto nacional no figuran las entidades territoriales ni los establecimientos públicos del orden territorial.

Según el artículo 286 de la constitución política, son entidades territoriales los Departamentos, los Distritos, los Municipios y los territorios indígenas.

Quiere decir esto, que los municipios, departamentos, distritos, establecimientos y empresas públicas o mixtas del orden territorial, por no formar parte del presupuesto nacional, no se les puede aplicar el artículo 76 de la ley 633 de 2.000, por tanto la retención en la fuente en estas entidades debe practicarse de acuerdo al principio de causación.

En el caso de las entidades y establecimientos públicos territoriales, si bien pueden incorporar recursos del presupuesto nacional, estos son un componente más de su propio presupuesto y al incorporarse a el, no implica que se conviertan en ejecutores del presupuesto general de la nación, máxime cuando el miso estatuto orgánico del presupuesto general de la nación, no las incluye como componentes del mismo, de modo que por definición legal, los entes territoriales y los establecimientos públicos de carácter territorial, no son ejecutores del presupuesto general de la nación.

Recordemos que el principio general de la retención en la fuente, establece que ésta se debe practicar al momento del pago o abono en cuenta [Art. 366 del estatuto tributario], y la ley sólo ha considerado dos excepciones a dicho principio en los que la retención se aplica al momento del pago, como es en la retención por ingresos laborales y para las empresas ejecutoras del presupuesto general de la nación que es el caso que nos ocupa.

Este tipo de excepciones son de carácter restrictivo, lo que quiere decir que serán aplicables únicamente en los casos taxativamente señalados por la ley, y no se pueden extender por analogía, y en el caso en análisis, la ley 633 del 2000 ha considerado la aplicación del principio de caja exclusivamente para las empresas ejecutoras del presupuesto nacional.

Archivado en Impuestos

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

2 Opiniones
  1. maricel del carmen quejada mena dice:

    Buenos días. Soy servidora pública de entidad territorial- Gobernación del Chocó.- tengo 19 años de servicio. A partir de este año la funcionaria que realiza la nómina, empezo a descontar retención en la fuente, porque cuando nos cancelan las vacaciones la cuantía supera el tope legal, porque se esta aplicando la bonificación por servicios que es a partir de este año. Mi preguna es si ello es procedente, pues en realidad en el tiempo que llevo laborando en al entidad nunca se me había retenido ebn la fuente. Soy empleada en carrera administrativa. Muchas Gracias.

  2. Diana Pulido dice:

    Buen día

    tengo la siguientes inquietud y agradeceria me ayudaran a resolverla
    ¿Existe algun decreto o noram que indique que no se debe hacer retencion por concepto de prestacion de servicios en empresas publicas¡

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.