Ingresos en especie

Los ingresos se pueden percibir en efectivo o en especie y su reconocimiento fiscal se hace conforme lo señala el estatuto tributario en sus artículos 27.

¿Qué es un ingreso en especie?

Un ingreso en especie es aquel en el que se utiliza un medio de pago distinto a efecto o equivalente al efectivo.

Tal es el caso de los pagos que se hacen con mercancías o servicios prestados.

El ingreso es el mismo y se contabiliza de la misma forma, y lo única que cambia es el método de pago utilizado por parte del cliente.

Valor fiscal de los ingresos en especie.

Los ingresos en especie deben ser valorados para determinar por qué monto se deben realizar y declarar.

Al respecto señala el artículo 29 del estatuto tributario en su inciso primero:

«El valor de los pagos o abonos en especie que sean constitutivos de ingresos, se determina por el valor comercial de las especies en el momento de la entrega.»

El valor del ingreso corresponde al valor comercial de la especie o bien que reciba el contribuyente, como puede ser un vehículo, un apartamento, maquinaria o mercancías.

Por su parte señala el inciso segundo del artículo 29 del estatuto tributario:

«Si en pago de obligaciones pactadas en dinero se dieren especies, el valor de éstas se determina, salvo prueba en contrario, por el precio fijado en el contrato.»

En tal caso el valor comercial se tomará cuenta solo si es demostrado por el contribuyente, pues el valor fijado en el contrato primará mientras no haya prueba suficiente de que el valor comercial es diferente.

Estas regulaciones tienen sentido debido a que la figura de pagar obligaciones en especie, entregando bienes por un valor muy inferior al comercial, es una de las muchas estrategias de evasión que utilizan algunos contribuyentes.

Registro contable de los pagos en especie.

Los bienes recibidos en pago ingresan a la contabilidad del contribuyente en la cuenta que corresponda según la naturaleza de los bienes. Así como el dinero en efectivo se ingresa en caja o en bancos, si se recibe un vehículo, por ejemplo, este ingresará en la cuenta de propiedad planta y equipo, pero el ingreso sigue siendo un ingreso, es decir, se registra en la cuenta 41 que corresponda.

Cuando el bien recibido tiene un valor inferior al valor que figura en la cuenta de clientes, y no es posible que el cliente pague el saldo faltante, este valor no cancelado puede ser deducido del impuesto de renta mediante la provisión de cartera.

Caso contrario, es decir, que, si el bien recibido en pago tiene un valor comercial superior al valor adeudado por el cliente, el exceso constituye un ingreso que naturalmente está gravado con el impuesto de renta.

No sobra insistir que cuando se hace una venta, el ingreso originado en esa venta se contabiliza en la respectiva subcuenta de la cuenta 41, independientemente de si el pago se hará en efectivo o en especie. Si posteriormente el pago se hace en especie, se realizarán los ajustes correspondientes en caso de que el bien presente un valor diferente al de la deuda, como ya se anotó.

Pago en especie.

El pago en especie es aquel que, en lugar de hacerse en dinero, se hace entregando un bien o un servicio.

El pago en especie debe ser equivalente al valor del pago en efectivo, y para ello las partes acuerdan el valor en dinero por el que será recibido el bien o el servicio.

El pago en especie requiere que el acreedor lo acepte, en caso que el medio de pago inicialmente pactado haya sido en dinero.

El pago en especie es la contraparte del ingreso en especie, y se reconoce fiscalmente según su valor comercial, aunque las partes hayan acordado un valor diferente.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.